Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tensa espera a puerta cerrada

El preparador físico Manolo Sempere dirige por segunda vez el entrenamiento del equipo ilicitano, que se llevó a cabo en el interior del estadio Martínez Valero - Bragarnik y Buitrago estuvieron cerca de los jugadores en la sesión

De izquierda a derecha, Joaquín Buitrago cierra una puerta del estadio; Palacios y Diego González; y Johan Mojica cariacontecido. | ANTONIO AMORÓS

El Elche sigue sin entrenador. Y la espera se tensa cada día que pasa. La inquietud y seriedad se podía ver ayer reflejada en las caras de los jugadores franjiverdes que asistieron a un nuevo entrenamiento a puerta cerrada. El preparador físico Manolo Sempere volvió a ser el responsable del trabajo en el campo de fútbol ilicitano. Era su segunda vez al frente del equipo, acompañado por el también preparador físico Fidel Agulló.

Los futbolistas estaban citados, según informó oficialmente el club, a las 16.30 horas, pero la mayoría entraban al coso franjiverde entre las tres y las cuatro de la tarde. La semana está siendo dura. La destitución fulminante de Escribá se siente en el ambiente del Martínez Valero, donde ayer llegó el máximo accionista después de su viaje a Madrid.

Christian Bragarnik acudió hacia la una al estadio y allí estuvo presenciando parte del entrenamiento. Joaquín Buitrago también estuvo reunido con él. De hecho, comieron en el edificio franjiverde. El presidente del Elche solo salió un momento del recinto para tomar un café en un bar cercano sobre las cuatro. En pocos minutos regresó para continuar trabajando en la planificación de la contratación del nuevo técnico.

Hoy está previsto un nuevo entrenamiento, convocado, según informa el club franjiverde, a las 10.30 de la mañana. También será en el césped del Martínez Valero y, de nuevo, a puerta cerrada.

Trabajo físico

En estas sesiones, el cuerpo técnico que ha quedado en el club tras la marcha de Fran Escribá y de sus tres hombres de confianza trabaja principalmente en hacer que los jugadores realicen ejercicios físicos para mantener el tono muscular.

Los tres porteros del primer equipo también trabajan con normalidad el aspecto físico y los reflejos, pero no existe una dirección técnica para darle a los jugadores indicaciones concretas sobre cómo es el próximo rival, el Osasuna de Pamplona, ni de cómo deben plantear el encuentro.

Ayer por la tarde, Bragarnik y Buitrago estuvieron cerca de los jugadores durante la sesión dirigida por Manolo Sempere, pero no ha trascendido nada sobre una posible toma de contacto entre los directivos y la plantilla. El Elche mantiene el hermetismo en sus comunicaciones y, desde el domingo, solo ha publicado mensajes sobre la jornada de descanso que hubo lunes y de los entrenamientos de ayer y hoy. La afición muestra en las redes sociales su inquietud por que el nuevo técnico disponga del tiempo suficiente para poder preparar el choque del próximo lunes a las nueve de la noche en la jornada 15 de LaLiga Santander.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats