Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guido Carrillo resuelve el trámite

El entrenador utiliza a los menos habituales en el once inicial de su estreno y da la primera oportunidad a John y Jony

A la izquierda, el delantero Guido Carrillo, autor de los dos goles del Elche anoche, celebra el primer tanto junto a González y Benedetto. | LOF

El Elche consiguió ayer un triunfo que le sirve de bálsamo tras dos meses sin ganar -la última victoria fue ante el Celta en Liga-, aunque fuera en la competición de Copa del Rey, en la que pasa a la segunda ronda gracias al doblete de Guido Carrillo. El argentino fue el mejor de los franjiverdes, que encontraron en el Leioa un duro rival al que costó mucho doblegar.

El trámite quedó cumplido ante un equipo de Tercera RFEF (como el Ilicitano), pero las dificultades fueron muchas: estreno de técnico, once inicial totalmente novedoso y con poco habituales, mal tiempo, terreno de juego embarrado, nervios... De hecho, el partido comenzó con dominio local.

El Leioa se mostró mucho mejor posicionado en el campo que el Elche durante toda la primera parte. El conjunto ilicitano, salvo el gol, no hizo casi nada más. De hecho estuvo desaparecido por completo en 41 minutos. En el 42 marcó Guido Carrillo a centro de Barragán. Solo rozó el esférico, en un pase que no parecía llevar tanto peligro pero que se envenenó y el portero ni olió.

El conjunto de Francisco tuvo muchas dificultades en los primeros 45 minutos. Se mostró casi tan frío como la climatología -lluvia, viento helado y 10 grados-. Imprecisiones en los pases -incluso en los saques de puerta y de banda-, desorden en el dibujo y jugadores que no encontraban su posición, sin centro del campo, incapaces de sacar un balón jugado y de dar tres pases seguidos en terreno rival...

En el primer tiempo, al margen del gol, solo tres tiros a puerta. El primero tuvo cierto peligro. Fue de Josan en el minuto 2. Los otros dos de Benedetto, desde fuera del área. Lejanos y flojos, el primero más que el segundo. Muy poco peligro y mínima contundencia. Los locales mucho más duros. Tanto, que Pere Milla sangró por un golpe en la cara que podría haber sido tarjeta y el árbitro no vio. Tampoco se dio cuenta de otros golpes a Barragán y Carrillo.

El Leioa tuvo mucho menos el balón, pero fue el protagonista de las oportunidades más peligrosas. En los primeros minutos, tres internadas en el área, dos de ellas muy cerca del gol. Luisma era el más activo de los de adelante. En el 13 tuvo una ocasión clara que tapó muy bien Casilla, dejándolo sin hueco para disparar y parando su intento de remate. El portero, muy seguro salvo con los pies, fue clave también para la victoria.

El barro comenzó a hacerse más presente conforme avanzaba el partido. Las camisetas de los jugadores del Elche lo reflejaban cada vez que caían. Y era mucho ante constantes faltas que el colegiado no castigó. En resumen, un arranque muy discreto, aburrido y tenso, donde demasiadas imprecisiones casi ponen contra las cuerdas al conjunto ilicitano.

Tras el descanso

El segundo tiempo fue diferente. Tampoco demasiado en cuanto a entretenimiento, pero sí es cierto que el Elche dominó mucho mejor a su rival y cometió menos errores. Esta parte comenzó con ocasión de Carrillo, pero pronto tuvo contestación local, que gozó de mayor profundidad en su juego. En el 51 Casilla sacó con el puño un córner que iba dentro. Al instante, el Leioa disponía de otro saque de esquina. Aunque no estaba cerca el empate, sí había miedo entre los franjiverdes. Guido Carrillo se encargaba de dar la tranquilidad. Gumbau sacaba una falta lejana y muy precisa a la cabeza del argentino. Su remate iba directo a gol. Era su segundo, su reivindicación en el campo, su carta de presentación ante el nuevo técnico. Ayer, todos lo intentaron, pero ciertamente Carrillo fue el que hilvanó voluntad y acierto.

Con la calma de ir dos por delante, el Elche combinó mejor, pero tuvo imprecisiones y ofreció concesiones. En el 58, el guardameta franjiverde tenía que emplearse a fondo con dos paradones a disparos seguidos del Leioa, uno de ellos a bocajarro. Grandes reflejos y rotas las esperanzas de la escuadra vasca. Poco después, Casilla, que se mostró muy firme por arriba, tenía un fallo garrafal en la salida de balón con el pie, entregándosela a un rival que, inocentemente, disparaba flojo y centrado.

Llegaban los cambios y Francisco daba la oportunidad de debutar esta temporada a John y Jony Álamo. Arriba, Pere Milla se mostraba muy activo y Benedetto, que tuvo la ocasión de demostrar que quiere seguir en la titularidad, no daba ni una. Desconcentrado, el atacante argentino desaprovechaba varias contras, una de ellas, en el 89, bastante ventajosa en la que podría haber marcado. No era su día. En el 91, Milla remataba con un gran disparo, que rechazaba el meta rival. En el 92, mano milagrosa de Casilla y gol anulado al Leioa. Al final, victoria de trámite y muy trabajada.

Pere Milla se vació en los 90 minutos, siendo uno de los jugadores más combativos del Elche. | LOF

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats