Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Elche despierta del sueño (1-2)

Guido Carrillo tiene tres buenas ocasiones en el primer tiempo y el árbitro anula el empate a Fidel en el minuto 119

10

El Elche - Real Madrid de octavos de la Copa del Rey en imágenes

El Elche soñó durante muchos minutos con dar la campanada y eliminar al Real Madrid de la Copa. Incluso se adelantó en el marcador con un gol de Gonzalo Verdú en la prórroga. Pero cuando tocaba la clasificación con la punta de los dedos, los madridistas remontaron el marcador, con dos tantos de Isco y Hazard en siete minutos, cuando jugaban con uno menos por la expulsión de Marcelo en la jugada previa al gol de ilicitanos. 

El equipo de Francisco llevó al límite y obligó a los madridistas a la heroica. Cayó con honor, murió en la orilla y acusó demasiado las numerosas ausencias, que le obligaron a realizar un esfuerzo extremo sin apenas cambios en el banquillo.

Al Madrid nunca se le puede dar por muerto. La moneda cayó de cara de los blancos y las ilusiones de los franjiverdes de alcanzar los cuartos de final del torneo del KO y de volver a soñar con llegar otra vez a la final, como en 1969, quedaron desvanecidas con una derrota cruel. 

Muchas bajas y cansancio

Francisco y Ancelotti pusieron en liza dos onces condicionados por las bajas y el cansancio. El conjunto ilicitano tenía hasta diez ausencias: Mascarell, Barragán, Josema, Pastore, Piatti, Kiko Casilla, Lucas Boyé, Pedro Bigas, Marcone y Pedro Bigas, entre covid y lesiones. El técnico almeriense tuvo que llamar hasta siete canteranos para completar la eliminatoria. John Chetauya fue titular, debido a las molestias que arrastraba Gonzalo Verdú; e hizo debutar en la prórroga a Friaza, porque Guido Carrillo no aguantaba más.

 Los blancos no podían contar con Courtois, Militao, Asensio, Carvajal, Vallejo y Mariano. Además, Benzema se quedó en Madrid por descanso y Modric y Casemiro estuvieron inicialmente en el banquillo. 

Francisco apostó de salida por Lucas Pérez y Guido Carrillo en ataque. Josan y Fidel refrescaron las bandas por Tete Morente y Pere Milla, mientras que Gumbau y Raúl Guti formaron el doble pivote. Helibelton Palacios volvió al lateral derecho tras superar el Covid y Mojica se mantuvo en la izquierda. 

Los madridistas jugaron inicialmente con Camavinga, Kroos y Valverde en el centro del campo, y con Vinicius, Rodrygo y Jovic como tridente ofensivo. 

Los dos equipos comenzaron con respeto y a verlas venir. El Madrid esperando el fallo del Elche para salir a la contra y los franjiverdes buscando la velocidad de Josan y Mojica por la bandas. 

Oportunidades falladas

En el primer tiempo, el conjunto de Ancelotti llevó ligeramente la iniciativa, pero los ilicitanos tuvieron las mejores ocasiones. Guido Carrillo dispuso de tres grandes oportunidades, sobre todo una en el minuto 9 en la que, tras un centro de Josan, falló el remate completamente solo. Su disparo con el talón, con la pierna izquierda, se estrelló en el larguero. En el 19 volvió a rematar de cabeza solo y en el 25, tras un centro de Mojica, su testarazo lo detuvo Lunin. 

Conforme fue avanzando el encuentro, los madridistas se fueron haciendo con el dominio en el centro del campo a través de Kroos. En la recta final del primer periodo, el Madrid se estiró y también puso cerco a la meta de Axel Werner. Vinicius disparó alto en el 38, Camavinga se encontró con el meta frajiverde, Rodrygo remató mal tras una gran jugada de Marcelo y, de nuevo, Camavinga lo intentó desde lejos y Werner detuvo la pelota sin problemas. 

Al descanso se llegó con empate a cero y con las mejores ocasiones para el Elche.  

En la segunda parte, el Madrid dominó por completo ante un conjunto ilicitano muy cansado, que notó demasiado las bajas. El equipo de Francisco se defendió como pudo, a la espera de alguna oportunidad a la contra. 

A pesar de su dominio, el cuadro de Ancelotti no puso en grandes aprietos a Axel Werner. Marcelo fue de los que más lo intentó. El brasileño disparó rozando el poste. Casemiro probó fortuna desde lejos y Vinicius también lo probó sin fortuna. 

Los calambres comenzaron a aparecer en los futbolistas franjiverdes. Helibelton Palacios tuvo problemas, pero aguantó. John tuvo que ser sustituido por Gonzalo Verdú. Antes, Tete Morente sustituyó a Josan y Pere Milla a Lucas Pérez. El resto de jugadores que tenía en el Elche en el banquillo eran canteranos. 

En los últimos instantes de los 90 minutos reglamentarios, el Madrid asedió, pero el equipo de Francisco se defendió bien y forzó la prórroga. 

En el tiempo de prolongación, los franjiverdes comenzaron mejor. Gumbau tuvo un lanzamiento de falta que detuvo Lunin. Y en el 103 llegó el delirio al Martínez Valero. En una contra, Tete Morente provocó la falta de Marcelo cuando se iba solo de cara a portería. El árbitro señaló falta y expulsión del lateral madridista. El golpe franco lo lanzó Gonzalo Verdú, la pelota rechazó en la barrera y el rechazo le cayó al jugador cartegenero, que disparó con la puntera, con la fortuna de que el balón lo desvió Ceballos y se coló en el fondo de las mallas (1-0). 

El sueño estaba muy cerca y todo estaba a favor. Pero al Madrid nunca se le puede dar por muerto y en siete minutos le dio la vuelta al marcador. En el 107, en una jugada afortunada, el lanzamiento de Ceballos le llegó a Isco, Verdú se había quedado descolgado y evitaba el fuera de juego y, de rebote, los blancos empataron el encuentro. 

El partido parecía condenado a los penaltis. Pero en el 114, jugando con uno más, el Elche no pudo aguantar por el cansancio y no supo jugar esos instantes finales con uno más. En una contra Hazard se encontró con un balón suelto, Axel Werner salió a la desesperada y el belga no desaprovechó el regalo y puso el 1-2 en el marcador, ante la decepción de los aficionados franjiverdes y la alegría de los seguidores madridistas. 

El Elche consiguió empatar en el encuentro en el minuto 119, por mediación de Fidel. Pero la jugada fue invalidada por fuera de juego y por una falta previa de Gonzalo Verdú sobre Lucas Vázquez. 

El Elche dejó escapar una oportunidad histórica. Fue una derrota dolorosa y muy cruel, pero, por lo menos, los franjiverdes cayeron con la cabeza alta y demostraron que son un equipo valiente al que hay que sudar mucho para vencerle. Muerta la Copa, viva la Liga. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats