Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Centenario de Primera

El Elche sufre una dulce derrota frente al Atlético de Madrid, pero aprovecha el empate del Mallorca para asegurar su permanencia en la máxima categoría

Los jugadores del Elche celebran la permanencia al final del partido ANTONIO AMOROS

Pocas veces una derrota resultará más dulce. El Elche CF perdió ayer frente al Atlético de Madrid, pero aprovechó el empate del Mallorca en Sevilla para asegurar, de forma matemática, su permanencia en Primera División

Los franjiverdes tenían los deberes, prácticamente, hechos de las 35 jornadas anteriores y solo quedaba esperar para certificar el objetivo. En el descanso del choque ante los rojiblancos, llegó el resultado final del Sánchez Pizjuán, que daba el premio al conjunto ilicitano. 

El Elche celebrará su centenario la próxima temporada en la élite, de forma justa y merecida, porque desde que llegó Francisco el equipo experimentó una gran mejoría, fue mucho más ambicioso y ha recogido el fruto a ese gran trabajo a falta de dos jornadas para la finalización del campeonato. 

La noche fue completa para los dos equipos. Los franjiverdes celebraron la salvación y los colchoneros su clasificación para la Liga de Campeones del próximo curso. 

El resultado quedó en un segundo plano para los franjiverdes. Desde el principio del partido, la grada estaba más pendiente de lo que sucedía en Sevilla, porque los aficionados eran conscientes que la permanencia se podía adelantar vía Sánchez Pizjuán. 

Y así fue, cuando terminó el partido del Mallorca todo el Martínez Valero estalló de júbilo y empezó a corear: «¡Elche, Elche!» y «¡El Elche es de Primera!». Cuando los jugadores salieron al terreno de juego tras el descanso, sabiendo que habían alcanzado la meta, agradecieron el apoyo de la afición con aplausos. 

El encuentro, sin tener la tensión que podía haber tenido con un escenario diferente para el conjunto ilicitano, resultó bonito, con ritmo y entretenido para los más de 21.000 aficionados que se dieron cita en las gradas. 

En choque comenzó a gran velocidad, con dos equipos que buscaban el área contraria. El Atlético de Madrid a través del dominio del balón y el cuadro de Francisco con transiciones rápidas y jugadas a balón parado

Pere Milla tuvo la primera, pero no enganchó bien el remate. Cunha respondió con un lanzamiento que se fue alta. Helibelton Palacios salvó un gran recorte de Lodi cuando se quedaba solo. Lucas Boyé, que fue titular después de un mes lesionado, también disfrutó de un buen remate de cabeza. 

Los colchoneros subieron una velocidad a su juego. Y en el minuto 27, el conjunto de Simeone se adelantó en el marcador. Un centro de Lodi, tras un gran cambio de orientación de Griezmann, lo remató en el área pequeña Cunha adelantándose a Pedro Bigas

Con la ventaja en el marcador, el Atlético retrocedió metros y se echó atrás. A pesar de que el Elche recuperó el balón, no fue capaz de crear peligro sobre la meta de Oblak

En la recta final del primer tiempo, Edgar Badia salvó el segundo ante De Paul, aunque la acción fue invalidad por fuera de juego. 

En el descanso, el vestuario y la afición franjiverde centraron su atención en las noticias que llegaban desde Sevilla. El final del Sánchez Pizjuán fue una liberación, porque el Elche sabía que iba a continuar en Primera División

En la segunda parte y con los nervios más calmados, los futbolistas franjiverdes intentaron que la fiesta fuera completa y buscaron el empate.

Mascarell salvó el 0-2 en la misma línea de gol en un remate de Cunha.

Francisco realizó un triple cambio. Dio entrada a Josan, Guido Carrillo y a Kike Pérez por Tete Morente, Lucas Boyé y Fidel. El conjunto ilicitano se adueñó de la pelota y puso cerco al área rojiblanca, pero seguía sin crear ocasiones de peligro. Le faltó precisión y acierto en el último pase. 

Cuando mejor estaba el Elche, Griezmann, que estaba haciendo mucho daño entre líneas, realizó una gran pared con Rodrigo de Paul y el argentino hizo el segundo del Atlético.

El resultado ya era muy claro para los de Simeone, pero los franjiverdes no se rindieron. Francisco optó por sacar a Pastore, que llevaba 14 jornadas sin jugar. El argentino intentó darle más movilidad al juego con su calidad y levantó los aplausos de la grada, que agradeció su compromiso y su generosidad en el vestuario, aún sabiendo que no estaba disfrutando de minutos. 

En los últimos minutos, la afición estaba más deseosa de que llegase el final para festejar la permanencia con sus jugadores. Correa estrelló el balón en el larguero y fue anulado un gol a Luis Suárez. 

Perder el encuentro era lo de menos, porque lo importante es que el Elche va a continuar la próxima temporada en Primera División y va a celebrar su centenario en la élite y entre los grandes del fútbol español. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats