Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dilema del Elche: ¿Tres centrales o defensa de cuatro?

Francisco tiene que decidirse en la reanudación de la Liga el próximo lunes frente al Rayo

Francisco, durante un entrenamiento del Elche TONY SEVILLA

El Elche CF tiene muchas cosas que mejorar en la reanudación de LaLiga, a partir del próximo lunes (21 horas), frente al Rayo Vallecano. Una de ellas es frenar la sangría de goles (16) que ha recibido en las seis primeras jornadas. Y para ello, el técnico franjiverde, Francisco, tiene que resolver un dilema: apostar por tres centrales, como hizo en el primer encuentro contra el Betis y en el último ante el Barcelona; o volver a la defensa de cuatro, que es la que más ha utilizado en el arranque del campeonato. 

El preparador almeriense está buscando soluciones, pero, de momento, no da con la tecla. Las lesiones, las expulsiones, el bajo nivel de muchos de sus jugadores están condicionando al conjunto ilicitano en los primeros partidos de la temporada.

Francisco comenzó con la idea de jugar con tres centrales. Así terminó el curso pasado y así inició el actual frente al Betis. Sin embargo, todo se le vino abajo en el Benito Villamarín con la expulsión de John Chetauya. El canterano formó una línea de tres zagueros, junto a Enzo Roco y Pedro Bigas, con Helibelton Palacios y Mojica en las bandas. Cuando no se había llegado al minuto 15, con un jugador menos, al entrenador del Elche no le quedó otra que utilizar una línea de cuatro defensas, con cuatro centrocampistas y un solo punta. 

En la segunda jornada, en el estreno en el Martínez Valero, al jugar como local y frente a un rival directo como el Almería, el técnico franjiverde entendió que debían llevar la iniciativa y apostó por cuatro defensas, con Roco y Bigas en el eje central, dos laterales profundos como Pol Lirola y Mojica y dos delanteros: Roger y Ponce. El Elche llevó la iniciativa. Roco y Bigas mejoraron considerablemente respecto al choque ante el Betis, aunque el empate fue un premio menor. 

Esa mejoría defensiva llevó a Francisco a mantener el mismo once inicial y la misma zaga en la tercera jornada frente a la Real Sociedad. El resultado no fue el mismo, los donostiarras fueron un equipo con más enjundia y empaque que los almerienses y crearon muchos problemas defensivos a los franjiverdes. 

En la cuarta jornada, frente al Villarreal, llegó el desastre. El Elche fue un juguete en manos del submarino amarillo. El preparador almeriense cambió, por obligación -Pol Lirola estaba lesionado y Mojica se marchó unos días antes traspasado- los laterales, dando entrada a Helibelton Palacios y Clerc. Pero siguió confiando en Roco y Bigas en el centro de la zaga. El resultado tampoco fue el esperado (4-0).

Francisco siguió agitando la alineación en busca de soluciones y contra el Athletic Club de Bilbao, de nuevo varió los laterales. Pol Lirola regresó a la derecha y el argentino Nico Fernández Mercau debutó. El objetivo era frenar la velocidad de los extremos (Nico Williams y Berenguer) del conjunto vasco. Otro duro palo (1-4) y una defensa de verbena

Ante la falta de soluciones, en la última jornada, en el Camp Nou contra el Barcelona, el entrenador consideró que podía ser el momento de volver a la defensa de tres centrales. Gonzalo Verdú, que había sido baja en las cinco primeras jornadas por lesión, salió en el once inicial junto a John y Bigas. Pero, otra vez, se vino todo abajo antes del cuarto de hora de encuentro con la expulsión del capitán, que obligó a poner una defensa de cuatro y jugar con diez futbolistas replegados atrás. 

Con uno menos, el Elche dio la talla en muchos momentos. Evitó una goleada de escándalo, que era lo que se presagiaba con diez futbolista contra todo un Barcelona. Francisco quedó contento con el sacrificio, intensidad y derroche físico de sus jugadores

Ahora, el preparador almeriense ha tenido una semana sin competición para reflexionar sobre qué sistema de juego le viene mejor al equipo, en estos momentos difíciles, en los que es clave crecer desde la seguridad defensiva. 

Lesiones y sanciones

Seguro que Francisco y sus ayudantes ya lo tienen claro, aunque no quieren dar ninguna pista. Las lesiones y sanciones van a condicionar. De los seis centrales que hay en la plantilla, una amplia mayoría están con problemas

Gonzalo Verdú no podrá jugar en Vallecas por sanción. Pedro Bigas y Diego González vienen arrastrando problemas musculares y no están al cien por cien, aunque se espera que estén disponibles para el choque ante el Rayo. Enzo Roco ha perdido la confianza del técnico, tras un pésimo comienzo de campeonato, con errores individuales impropios de Primera División. El chileno ya fue suplente en el Camp Nou y no jugó ningún minuto, a pesar de la lesión de Bigas. 

Y, por si fuera poco, el argentino Fede Fernández, que es el único futbolista de la plantilla que todavía no ha disfrutado de minutos, tras llegar en el último día del mercado de fichajes, se retiró ayer antes del entrenamiento aquejado de unas molestias en el gemelo. 

Ahora mismo, el único central en plenas condiciones es el canterano John Chetauya. Esa situación puede alimentar, todavía más, las dudas que le puedan generar a Francisco decidirse por uno u otro sistema de juego.

La plantilla tiene hoy descanso. Mañana jueves, en la vuelta a los entrenamientos, el preparador almeriense tendrá más y mejores datos del estado físico de los jugadores que arrastran molestias. Y en función de cómo se encuentran podría decantarse por apostar por una defensa de tres centrales e intentar acabar un encuentro con ese sistema táctico o volver a la línea de cuatro atrás. Hasta el lunes no se resolverá la incógnita. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats