La intención del Elche CF y de su nuevo entrenador, Pablo Machín, es incorporar entre cuatro y cinco futbolistas a la plantilla, durante el mercado de invierno, para tratar de cambiar la situación actual del equipo e intentar el milagro de la permanencia

El deseo, tanto del club como del técnico, es que los nuevos futbolistas se incorporen lo antes posible a los entrenamientos para que puedan adaptarse rápido y estén en las mejores condiciones para cuando puedan jugar, a partir del 2 de enero, cuando se abra la ventanilla del plazo de fichajes de invierno. 

La entidad franjiverde y el preparador soriano ya han confeccionado una lista de posibles jugadores interesantes para cubrir puestos concretos, como son los de central, para el que se quiere incorporar dos, un centrocampista que pueda ejercer de mediapunta, un mediocentro de contención que aporte competencia a Omar Mascarell y un extremo, preferiblemente de banda derecha y, a poder ser, que pueda jugar en ambos costados.

Desde la comisión deportiva ya se han puesto en contacto con varios representantes para ver posibilidades. Sin embargo, se están encontrando con varias dificultades. Primero, por la delicada situación clasificatoria del Elche que hace que no sea un club muy apetitoso para determinados futbolistas, que buscan algo «mejor». Pero sobre todo, por la negativa de los agentes a negociar y plantear cambios de equipos hasta la finalización del Mundial. Esa está siendo la excusa perfecta que se está encontrando el club ilicitano a la hora de intentar adelantar los fichajes. 

La cita de Qatar está siendo un gran escaparate futbolístico y muchos jugadores se están revalorizando. Eso va a provocar que, a su finalización, el mercado se empiece a agitar y muchas operaciones que, a día de hoy parecen inviables, cambien de planteamientos. Cualquier movimiento en los diferentes clubes va a provocar posibles salidas. Y ahí es donde está atento el Elche, consciente de que parte con cierta desventaja con respecto a sus rivales.

Además, el propietario del club ilicitano, Christian Bragarnik, siempre se ha caracterizado por esperar a última hora para intentar abaratar las incorporaciones y contar con alternativas más atractivas. 

El máximo accionista de la entidad franjiverde se encuentra en Qatar siguiendo el Mundial y, especialmente, a la selección argentina. Desde allí ha entablado algunos contactos y está viendo posibilidades, pero que, todavía, están muy verdes. 

La mayoría de los equipos también han vuelto esta semana a los entrenamientos y será, a partir de ahora, cuando futbolistas que han contado poco para sus entrenadores vean, durante los encuentros amistosos, si su situación cambia o no y se puedan decantar por buscar una salida en otro sitio en el que puedan disponer de más minutos

Dos fichas libres

A pesar de que aún no se ha hecho oficial las rescisiones de los contratos de Pastore y Fede Fernández, quienes también están esperando la finalización del Mundial para encontrar destino, el Elche cuenta con esas dos fichas libres para poder realizar fichajes. 

Con la llegada de Lautaro Blanco, que ya entrena a las órdenes de Machín y el pasado viernes disputó sus primeros minutos como franjiverde, en el amistoso frente al West Bromwich Albion en el stage de concentración de Oliva; el club ilicitano no disponía de más licencias vacantes para la primera plantilla. 

La decisión de prescindir de los dos internaciones argentinos deja dos fichas libres. Bragarnik está llevando directamente las negociaciones de las rescisiones con sus representantes y también está a la espera de que puedan encontrar equipo, porque ello puede condicionar algunos de los términos económicos. 

Esos huecos se dan por seguro, pero no va a ser los únicos. Desde el club ilicitano aseguran que se van a producir más salidas. Machín ha querido ver, en directo, durante las dos primeras semanas de entrenamientos, de qué material disponía antes de tomar alguna decisión. Ahora tiene una composición de lugar más exacta y en los próximos días podría haber más futbolistas de la actual plantilla que reciban la noticia de que no cuentan para la segunda parte del campeonato. 

Roco y Tete Morente, que eran dos de los que estaban en la lista de dudosos, están lesionados y, por ello, no se quiere precipitar sobre su situación.