Desde los problemas para dormir durante la infancia, hasta el consumo de cannabis, pasando por la hiperactividad del niño o el tratamiento ante el abuso sexual infantil. Éstos y otros muchos temas se abordaron ayer durante la primera sesión del I Symposium Nacional de Psicología Clínica y de la Salud con Niños y Adolescentes, que hoy concluirá en el campus de Elche con un homenaje al doctor Josep Toro, reconocido formador de psicólogos y psiquiatras.

La sesión de ayer fue inaugurada por el popular doctor Eduard Estivill, quien indicó que el sueño es un hábito y, por tanto, se puede enseñar a aquellos niños que no saben dormir bien. Como es algo que se aprende, los expertos saben cómo modificar estos hábitos, por lo que en ocasiones en apenas una semana se puede enseñar a dormir correctamente a un niño, según explicó.

El especialista en conductas adictivas y profesor de la Universidad de Oviedo, José Ramón Fernández Hermida, indicó, por su parte, que el consumo de cannabis ha descendido desde el año 2004 hasta estabilizarse. "Nuestro país es un gran consumidor de cannabis y no nos podemos dormir en los laureles. En torno al 3% de los jóvenes de entre 14 y 18 años están consumiendo cannabis casi todos los días, lo que son unas 100.000 personas. Y eso es mucho", dijo.

El experto recordó que estamos a la cabeza de Europa y por encima de Estados Unidos en el consumo de esta droga. En este punto, Fernández Hermida manifestó que le preocupa que, además de que haya una juventud que esté consumiendo "en cantidades considerables", esta situación no se esté traduciendo en disponer de medidas para evitarlo: prevención y tratamiento.

"Antes y ahora con la crisis deben hacerse programas de prevención, constantes y hechos por profesionales, y eso cuesta dinero. Nos falta capacidad para poder llevar a cabo programas buenos y no porque no tengamos profesionales", manifestó el docente.

Antes de su intervención, Aurora Gavino, catedrática de la Universidad de Málaga, experta en niños que presentan manías y obsesiones, señaló a los medios de comunicación que hay tratamientos eficaces para abordar este tipo de problemas "y aplicarlos supone acabar con ese sufrimiento en los niños y también en sus padres".

La profesora señaló que esos episodios de irritabilidad, explosión de ira o llanto, dar portazos, etcétera, aparecen entre los 7 y los 12 años, y que la incidencia es de entre un 4 y un 19% en la infancia.

Por la tarde, el doctor Rafael Ballester, de la Universitat Jaume I, habló sobre cibersexo y dijo que sólo un 1-2% de los niños manifiesta un comportamiento patológico con respecto a esta cuestión, por lo que no es una gran incidencia aunque un 7% presente un perfil de riesgo.

Ballester indicó que las tradicionales revistas pornográficas han sido sustituidas por las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, pero que ese uso recreativo no debe escandalizarnos.

José Pedro Espada, uno de los investigadores del grupo Aitana de la UMH, impulsora de este simposio, indicó ayer que con este foro se busca en definitiva "la formación de profesionales, además de generar sensibilización social hacia los problemas de la infancia, así como poner en común los últimos avances en terapias de atención a adolescentes".