Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué se pelean los vecinos?

Los ruidos y la morosidad acaparan las disputas en las comunidades de Elche

¿Por qué se pelean los vecinos?

Ruidos molestos, morosidad, filtraciones, goteras, problemas eléctricos y conflictos con las mascotas son, por orden, las principales causas que enfrentan a los vecinos de Elche. Y es que los desencuentros vecinales afectan en la ciudad a dos de cada tres personas.

Así lo revela un estudio pionero realizado en Elche por la Asociación Educare, tras realizar un sondeo en 19 barrios ilicitanos, en concreto a 2.014 personas. Los encuestados son residentes en bloques de viviendas, residencias unifamiliares o urbanizaciones, de los que el 8,1% percibe tensión generalizada en su escalera o comunidad.

El informe de la entidad dedicada a la mediación comunitaria destaca, además de esos factores que desatan las trifulcas en los edificios o residenciales, otros de los conflictos se producen por el incumplimiento de acuerdos en reuniones, las autorizaciones para reformas en la comunidad, peleas en lugares comunes, desatender la limpieza, el uso indebido del aparcamiento o lugares comunes, incluso el «blocking» (o acoso vecinal). Aunque estas son las típicas peleas que más abundan en los edificios, respecto a la gravedad percibida en los conflictos, las más habituales son los problemas de impagos de las cuotas comunitarias por parte de algunos vecinos, los ruidos insoportables y las discusiones en el interior de las viviendas.

Así las cosas, las riñas entre ilicitanos, según el estudio de Educare, por lo general suelen ser problemas de uno a uno entre dos vecinos, aunque uno de cada diez conflictos suele englobar a toda la comunidad. Y que, las disputas en la escalera o comunidad no es una realidad aislada, sino que el 5% de los vecinos sufre más de tres conflictos anuales.

«Durante el estudio se constató que la gente tiende a evitar comunicarse cuando tiene un conflicto para intentar buscar una solución. Por ello, muchas veces todo acaba en denuncias en la Policía Local o en los juzgados o bien en forma de quejas al administrador», explicó Sensi Antón, presidenta de la asociación Educare.

Una respuesta, que según el psicólogo de la agrupación, Víctor Cabrera, no es beneficiosa y hace que los vecinos salgan perdiendo, ya que tiene efectos negativos en la comunidad. De hecho, los expertos no recomiendan tomar estos cauces porque hay que seguir en convivencia con la otra persona. En esta línea, sólo un 41% de los vecinos refiere haber obtenido solución a sus riñas de la forma tradicional.

De esta manera, las «batallas» vecinales con las que lidian los ilicitanos en su día a día se traducen, según los encuestados, en discusiones o peleas con los vecinos (40,2%), deterioro del edificio (29,3%), pérdidas monetarias (23,8%), problemas con la familia a causa de la tensión (17,4%), estrés prolongado (13,3%), ruptura total de relaciones con vecinos (12,5%), denuncia policial (12,1%), haber padecido ansiedad y/o depresión (10,5%), o agravado alguna enfermedad (8,9%). Ante ello, los vecinos que se han visto involucrados alguna vez en una disputa con sus «compañeros» de escalera o comunidad han respondido con impotencia, frustración, rabia, indefensión-desprotección y miedo, según el informe.

Así, los expertos aluden a que el principal motivo que causa una pelea vecinal es atribuir al otro el origen y la solución del problema. En segundo lugar, los ilicitanos sondeados perciben inequidad en la relación vecinal. Mientras que otras de las razones que motivan los desencuentros son el incumplimiento de las normas legales o sociales, los intentos de poder de un vecino sobre otro y la incompatibilidad personal.

Mediación comunitaria

Ante ello, Elche ha implantado la mediación vecinal como herramienta para proporcionar una solución, a través del proyecto Educare. Esta iniciativa de resolución pacífica de los conflictos busca promover en todos los ámbitos ciudadanos formas constructivas sobre la prevención, gestión y resolución de las disputas vecinales, al mismo tiempo de fomentar el sentido de la comunidad.

Así, el proyecto 2016 «Elche Cultura de Mediación a través del Movimiento Asociativo» pretende «contar con las asociaciones vecinales para reflexionar sobre el conflicto para buscar un cambio y conseguir un aprendizaje», apuntó Antón. Con ello, la asociación, que realiza reuniones informativas en el Centro Social de El Pla, funciona como un espacio abierto con mediadores neutrales que hacen que los vecinos lleguen a su propio acuerdo para solucionar sus desencuentros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats