30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pimesa compra a la Sociedad de Garantía Recíproca 90.000 m2 para el parque industrial

El consejo de la empresa pública autoriza, dentro del plan de expansión del polígono y de Tempe, la adquisición de los terrenos por cerca de 900.000 euros

La zona en la que está proyectada la ampliación de Elche Parque Empresarial

La zona en la que está proyectada la ampliación de Elche Parque Empresarial SERGIO FERRÁNDEZ

El consejo de administración de la empresa municipal Pimesa dio ayer luz verde, sólo con las abstenciones de los representantes de PP y C's, a la compra de dos parcelas hasta ahora propiedad de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR), para la ampliación de Elche Parque Empresarial. Una operación que se enmarca dentro de los últimos pasos que ha venido dando el Ayuntamiento, a través de Pimesa, para que, de ninguna de las maneras, se le escape a Elche la expansión del gigante Tempe, la firma comercializadora del calzado y los complementos que el grupo Inditex destina a marcas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka o Stradivarius. El trato, finalmente, se ha cerrado por 893.861 euros, dentro de una jugada que no sólo beneficia a la Administración local ilicitana, sino también al Consell. De una parte, Elche se queda con dos fincas que suman 90.780 metros cuadrados pagando apenas diez euros por cada uno de esos metros cuadrados. De otra, la entidad avalística que rescató el Gobierno valenciano en 2013 puede ir soltando lastre.

En concreto, en la operación entra la parcela de 54.604 metros en la que se enclava la Casa de la Mina, situada en Torrellano Alto, y con una construcción incorporada al catálogo de protección de edificios y conjuntos del Plan General de Ordenación Urbana, con un nivel de salvaguarda ambiental. Paralelamente, se incluye una segunda finca de 33.567 metros cuadrados, situada en esa misma zona, aunque, en este caso, sin edificación alguna.

Una y otra parcela entrarían en esos 608.000 metros cuadrados localizados entre la A-7 y la Vía Parque en los que se ha planteado la expansión de Elche Parque Empresarial. No en vano, el avance de planeamiento que presentó Pimesa ante la Conselleria de Medio Ambiente incidía en que en ese entorno se han localizado ocho edificaciones, entre ellas, una instalación agropecuaria y la Casa de la Mina; seis balsas de riego; y cinco superficies de cultivo de invernadero; mientras el resto está dedicado a la práctica agrícola, con parcelas de cítricos, junto a otras para autoconsumo y alguna no explotada en estos momentos. Eso precisamente es lo que ha llevado a la empresa municipal en ese mismo documento y, por consiguiente, al equipo de gobierno, a defender que, al final, se trata de un área con poca densidad y en la que no es necesaria reclasificación alguna y que, por tanto, de todos los escenarios que se pueden barajar, es el mal menor.

Ahora bien, no son estos los únicos movimientos que se han hecho en la zona. Pimesa también ha establecido contactos con otros propietarios para ver la posibilidad de seguir adquiriendo metros para la futura ampliación del polígono, aunque, por ahora, no hay nada cerrado.

Sea como sea, el vicepresidente de Pimesa y edil de Urbanismo, José Manuel Sánchez, ponía el acento ayer por la noche, al término del consejo, en lo «ventajoso» de la compra de esas dos primeras fincas. «Es una operación muy ventajosa para los intereses de Pimesa, porque, además, al pagar al contado, se ha conseguido un 10% adicional sobre el valor de tasación», aseguraba. No en vano, será Pimesa quien haga frente al pago con fondos propios.

El edil, en esta línea, hizo hincapié en que «Pimesa, bajo el encargo del Ayuntamiento, está trabajando duro para conseguir poner a disposición de empresas que quieran implantarse o seguir creciendo suelo de calidad en Elche Parque Empresarial, que es una marca referente en toda España». Por lo que respecta a la Casa de la Mina, a priori, no cree que deba plantear mayores problemas, pese a esa protección que le otorga el PGOU. «Esa construcción tiene un nivel de protección, y lo que habrá que ver es cómo se actúa desde el respeto a esa protección», señaló.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats