Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Héctor Saavedra: «Si ya nos denigraban en la frontera, con Trump lo harán más»

Saavedra teme que lo que se ha avanzado en Ciudad Juárez en seguridad se venga abajo con Trump

Héctor Saavedra: «Si ya nos denigraban en la frontera, con Trump lo harán más»

Héctor Saavedra: «Si ya nos denigraban en la frontera, con Trump lo harán más»

Este juarense trabaja en la radio local mexicana 860 Radio Noticias de AM y fue corresponsal para la Agencia EFE. Durante años cubrió noticias vinculadas a la seguridad pública y al crimen organizado en su ciudad fronteriza con Estados Unidos, y actualmente ha cambiado al área de política. «He pasado de cubrir noticias de maleantes de la calle a maleantes de cuello blanco», precisa este redactor que para contar sus historias ha tenido que bucear en un océano de corrupción y delincuencia en el que la vida no vale un peso. Por eso Saavedra sigue aprendiendo, sobre la marcha, algo que no le enseñaron en la facultad: a sobrevivir.

¿Qué sintió como mexicano, como periodista y como persona que vive a escasos kilómetros de Estados Unidos, cuando ganó las elecciones Donald Trump?

Es inquietante saber que tienes al enemigo tan cerca, que tus vecinos no te quieren... Texas fue de los estados en los que ganó con una mayoría aplastante y lo tenemos pegado. Lo que me preocupa realmente es el tema de las deportaciones. Al día llegan a Ciudad Juárez entre 60 y 100 deportados, que se quedan allí tratando de volver a cruzar, empiezan mendigando y muchos acaban ligados a la delincuencia. Si Trump, como dice, incrementa las deportaciones, podemos volver a los peores años de violencia. Es un problema que tendrá que estudiar muy bien el Gobierno.

¿La situación en Ciudad Juárez estaba entonces más calmada a nivel de delincuencia?

Tuvimos unos años de calma tras un periodo muy duro de narcotráfico, entre 2008 y 2010. Ciudad Juárez se convirtió en una ciudad fantasma donde la gente por la noche no salía a la calle pero gran parte de esa sociedad civil se cansó de estar encerrada y empezó a organizarse. Incluso los empresarios crearon agrupaciones para potenciar la seguridad. Desde hace 3 ó 4 meses hemos tenido un repunte. El mes pasado asesinaron a casi un centenar de personas y éste ya llevan 14. Los periodistas mexicanos lo atribuimos a que ha habido un cambio de gobierno tanto local como en nuestro estado, Chihuahua, y todavía no se han puesto de acuerdo a qué célula delictiva van a proteger.

Entonces... lo de los «narcoestado» no solo son conceptos del pasado que vemos en series sobre Pablo Escobar...

Totalmente. Durante algún tiempo también tuvimos gran parte de seguridad simulada porque los cárteles tenían convenios con el Gobierno. Es quizá irresponsable decirlo como periodista porque no tengo pruebas pero es un secreto a voces. Cosas como que las campañas políticas son financiadas con dinero del narco.

¿Hasta qué punto pueden contar eso en sus cabeceras?

A mí me ha tocado callarme cosas. Pero puedo utilizar la voz de mis radio oyentes para que critiquen ciertas políticas o emitir mi opinión en redes sociales, aunque cuidándolo, ya que he sido golpeado dos veces y una secuestrado.

¿Cuál es el mayor peligro para su gremio: el narco o las autoridades?

Las agresiones a los periodistas son más por parte de las autoridades que de los narcotraficantes. Tus informaciones no incomodan al narco sino al Gobierno que no está trabajando o a la Fiscalía que no está investigando. Los cárteles lo que sí hacen es utilizar a los medios para mandarse mensajes. Hubo un tiempo en el que mataban a gente media hora antes del noticiero con más audiencia para que se retransmitiera en directo.

¿Y no le achica tanto peligro?

En Chihuahua han asesinado 11 periodistas en los últimos 6 años y también hay muchos exiliados y otros que lo han dejado. Entre los fallecidos hay compañeros cercanos. La gente me pregunta si tengo miedo y aunque me sigue asombrando todo lo que veo, trato de no tenerlo y de pensar que alguien tiene que hacer este trabajo. Yo he cambiado de área pero sé que sigo expuesto. En Ciudad Juárez los periodistas nos hemos organizado y establecido dinámicas como no ir a cubrir un suceso solos y hacerlo en células de varios medios. Un fotorreportero nunca sale de la redacción sin su redactor. Ambos se protegen.

Volviendo a Trump, ¿qué opina del famoso muro?

Pues que tanto en ciudades como Ciudad Juárez y Tijuana ya tenemos muro. De hecho, contamos hasta con valla electrificada, que es peor. Si quiere este señor construir uno en el desierto, siempre que sea con su dinero, que lo haga. A lo mejor es hasta positivo, porque allí mueren continuamente personas que tratan de cruzar con los denominados «coyotes».

Lo de cruzar la frontera parece que siempre ha sido algo desagradable para los mexicanos.

Yo vivo a 5 minutos y tengo visa de turista, por lo que puedo cruzar cuando quiera. Obviamente no voy si no es fundamental, porque los filtros migratorios son denigrantes. Si los agentes fronterizos ya nos denigraban sin permiso, imagina ahora que lo tienen. Lo harán con más ganas. Y lo más triste es que los peores son los latinos nacionalizados en Estados Unidos, o de segunda generación. Cuando vas a cruzar lo mejor que puedes hacer es buscar al agente rubio y tratar de pasar por su control. Hay un dicho en México que dice que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats