Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rector de la Universidad Nacional de Educación a Distancia

«La educación debe cambiar con la sociedad pero no en base a los vaivenes políticos»

El rector de la UNED, Alejandro Tiana Ferrer, destaca el peso que el centro de Elche, que cumple 40 años, tiene en la institución académica

«La educación debe cambiar con la sociedad pero no en base a los vaivenes políticos»

La Universidad Nacional a Distancia (UNED) considera que el centro asociado de Elche es uno de los más importantes y estratégicos. El rector de la UNED, Alejandro Tiana Ferrer, destaca que el centro ilicitano, que este curso cumple su 40 aniversario y cuenta con 4.200 alumnos matriculados este curso, puede seguir creciendo gracias al apoyo que recibe de las administraciones local y provincial.

El centro asociado de Elche de la Universidad Nacional de Educación a Distancia cumple 40 años. ¿Cuáles son sus planes para él?

El centro de Elche es uno de los primeros que se fundaron y ha sido siempre muy activo, por el número de alumnos que tiene y por las actividades que desarrolla. Es un centro de referencia que siempre ha funcionado muy bien. Mi intención es que el centro pueda seguir desarrollando esa tarea y que se pueda expandir en lo que se pueda, ya que no siempre es posible crecer y crecer. Dentro de los centros que tenemos en la Comunidad Valenciana el de Elche responde muy bien a nuestro objetivo, y queremos que siga en la misma línea.

¿Cuál es la clave del éxito de la Universidad Nacional de Educación a Distancia?

La clave está en que ofrecemos un servicio complementario al del resto de universidades convencionales. En la UNED no sentimos que hagamos competencia con las universidades convencionales porque atendemos necesidades distintas. A nosotros acude alumnado que quiere completar estudios, que no los ha podido hacer antes, o que ha hecho unos primeros estudios y ahora quiere hacer unos segundos. Son personas que trabajan y tienen edades superiores a la media del resto de universitarios, y dedican solo una parte de su tiempo al estudio. Eso no es fácil encontrarlo en el resto de universidades, y la UNED cuenta con una larga tradición dando servicio es tipo de alumnos. Así, aunque han crecido las universidades virtuales nosotros no disminuimos nuestro alumnado, y con el resto de universidades no hay rivalidad, sino lazos de cooperación. Desarrollamos actividades conjuntas con rectores de otras universidades.

Habla de una perfil de estudiantes distinto al del resto de las universidades. ¿Los estudios también son distintos?

Nosotros ofrecemos un conjunto de estudios que también ofrecen las demás universidades. Lo único es que tenemos menos presencia en las carreras que necesitan una formación muy práctica, como por ejemplo es el ámbito sanitario. Pero ofrecemos una amplia oferta de grados, y más de setenta másteres entre otras cosas. Yo creo que hay una realidad hoy en día, que es que se pueden aprender a distancia, o virtualmente, muchas más cosas que antes, y muchas cosas que antes no se consideraba que se pudieran conocer a distancia. Esto es un signo de los tiempos, que han introducido las nuevas tecnologías.

¿Hacia dónde considera que debe dirigirse la educación superior en España?

La educación superior es un bien que es ineludible para los países. En España ha habido un debate, y se oyen voces diciendo que tenemos excesivos estudiantes universitarios y titulados. A eso yo respondo que los países necesitan tener un porcentaje importante de personas bien preparadas. El desajuste entre el sistema educativo y el sistema productivo porque los que se forman no encuentran siempre trabajo es un problema, pero es un problema que si se resuelve reduciendo el número de titulados, cuando las cosas vayan mejor los vamos a echar en falta, y va a ser un handicap. Necesitamos tener a ciudadanos preparados. Desgraciadamente si nuestro sistema productivo no está a la altura de lo que las universidades son capaces de producir no es solo un problema educativo, sin que es un problema económico del sistema productivo español.

¿Cree usted que los partidos políticos van a ser capaces de acordar una reforma del sistema educativo?

Quiero creer que sí, pero no lo sé. No es tan sencillo, aunque a veces hemos construido diferencias en cosas que no lo son tanto. Tenemos experiencias en nuestro país con administraciones de distinto signo político que se han puesto de acuerdo en temas importantes. Y esto es lo que yo creo que deberíamos hacer con la educación. Es indudable que la educación tiene que cambiar. Si la sociedad cambia la educación no debe quedarse al margen. Por lo tanto, el ideal no debe ser una inamovilidad, pero tampoco vaivenes motivados por simples cuestiones ideológicas. Los cambios educativos deben estar motivados por la necesidad de responder mejor a las demandas que van surgiendo en la sociedad. Ahora hay condiciones para que esto se pueda dar, pero hace falta voluntad. El actual panorama fragmentado o nos conduce en un sentido de divisiones o a buscar acuerdos para beneficiar a los ciudadanos del país, que al final son los que reciben la actuación.

La Conselleria de Educación quiere poner en marcha un ambicioso programa de plurilingüismo. ¿Cuál es su opinión sobre al aprendizaje de idiomas?

La formación en idiomas es deficitaria. Aquí tenemos un handicap. Nuestro sistema educativo ha tenido un modelo de aprendizaje de idiomas poco comunicativo, y más basado en el conocimiento de la gramática. Es exactamente lo mismo que pasa en Francia. Esto está cambiando en los últimos tiempos, y los planes que se están poniendo sobre la mesa de plurilingüismo, sin conocer mucho el de la Comunidad Valenciana, son buenos y están funcionando. A veces se habla de bilingüismo, que a mi entender solo se da cuando en una casa se hablan dos lenguas. Creo que se están dando pasos importantes, pero en nuestro sistema educativo era una de las áreas más deficitarias.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats