Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elche rescata los planes estratégicos con la vista puesta en el año 2030

El gerente de Pimesa estará al frente de esta iniciativa heredera de Futurelx, que desapareció en 2011, con la llegada del PP al gobierno local

Antonio Martínez, gerente de Pimesa.

El equipo de gobierno volverá a rescatar los planes estratégicos, y lo hará seis años después de que el anterior equipo de gobierno, del PP, los eliminara, y cuando ya han pasado once meses desde que el Consejo Social de la ciudad diera luz verde a la recuperación de esta iniciativa. De hecho, este nuevo plan estratégico, heredero de Futurelx, tendrá de nuevo al frente al gerente de la empresa municipal Pimesa, Antonio Martínez, que ya fue director de este proyecto desde su nacimiento, en 1996, con Diego Maciá al frente del Ejecutivo local, y hasta el fin del mandato del Alejandro Soler, en el año 2011. El objetivo ahora, como asegura el alcalde, Carlos González, es repensar la ciudad a medio y largo plazo, con la vista puesta en el periodo comprendido entre 2020 y 2030.

De momento, la primera reunión del comité de dirección está convocada para el miércoles. En total, estará integrado por una treintena de miembros, que se han ido seleccionando teniendo en cuenta dos condicionantes: que haya una fuerte presencia de mujeres, y que, además, haya renovación respecto a lo que en su día fue Futurelx, aunque se mantendrán algunos de los componentes de las primeras etapas de los planes estratégicos. «Va a haber cambios considerables, y muchas mujeres dispuestas a aportar», destaca el alcalde.

En esa treintena de miembros, junto a los representantes del tripartito, se incluirá uno de cada grupo municipal de la oposición, designado por cada partido, así como representantes de todos los ámbitos sociales y profesionales de Elche.

Más allá de los nombres, que, de momento, y hasta que se comunique formalmente a todos y cada uno de ellos, prefieren mantener con total cautela, el regidor ilicitano también quiere marcar una clara frontera con lo que eran antes los planes estratégicos y lo que deben ser en la actualidad. «Un elemento que nos va a condicionar es la dinámica social de ahora, en la que todo va muy rápido. Antes se llevaba un proceso de análisis y diagnóstico muy reposado, y ahora hay que simultanear esa reflexión con la fase de aportación de propuestas concretas, tratando de implicar a muchos colectivos, porque una cosa es que el comité sea corto en cuanto a su composición y otra que cuando empiece a andar no suscite un gran apoyo social», asegura.

No en vano, una de las críticas más recurrentes a los planes anteriores, esto es, a Futurelx, es que hubo muchas propuestas que sólo se quedaron en el papel, y no tuvieron concreción alguna en el día a día. Carlos González, que ya estuvo en los gobiernos locales que lo impulsaron en su momento, lo niega en rotundo. «Una cosa es la acción de gobierno que tiene que salir en el corto plazo y otra es diseñar las grandes líneas que marcarán el devenir de la ciudad dos décadas después. Eso es lo que tiene hacer un plan estratégico: repensar la ciudad que tendremos dentro de una década y media, como ya ocurrió con Futurelx, desde el punto de vista económico, social, medioambiental o territorial, y analizar hacia dónde orientamos nuestro desarrollo», comenta el alcalde.

De momento, en los inicios, la idea es convocar los comités con carácter mensual, y, una vez diseñadas las directrices, empezar a ampliar la periodicidad, delegando en la parte ejecutiva del plan estratégico, que será la encargada de ir ahondando en las propuestas que se vayan poniendo encima de la mesa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats