Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE da como límite para desalojar el Mercado el visto bueno del Consell a las catas

El concejal de Mercados asegura que en el momento en el que el Consell autorice las excavaciones «ya no habrá vuelta de hoja»

El PSOE da como límite para desalojar el Mercado el visto bueno del Consell a las catas

El momento en el que el Consell autorice las excavaciones arqueológicas ha pasado ahora a convertirse la que podría ser la vía definitiva para conseguir que los placeros cesen su actividad en el Mercado Central. Así lo interpretan desde el Partido Socialista, después de que en los últimos meses el desalojo de los vendedores resistentes en el edificio se haya dilatado más de lo esperado.

«En el instante en el que la Conselleria de Cultura dé el visto bueno a comenzar las catas ya no habrá vuelta de hoja», reconoció ayer a este diario el concejal de Mercados, Carlos Sánchez. Y esa realidad llegará, según anunció también ayer el alcalde, Carlos González, a lo largo de este mes. El primer edil aseguró que durante septiembre la Generalitat tiene previsto dar luz verde a los trabajos y también precisó que el comienzo de las excavaciones «irá en paralelo a la salida de los titulares del puesto del Mercado, con la intención así de poner a disposición de la empresa concesionaria el inmueble».

No obstante, pese a que el paso adelante de la Administración autonómica podría convertirse en el trámite definitivo para lograr la salida de los placeros, tal y como dieron a entender ayer desde las filas socialistas, el Ayuntamiento ha intensificado en los últimos días, una vez que ha arrancado el curso político, las reuniones con los vendedores en busca de un acuerdo pacífico.

Y es que, tras recurrir en el mes de julio al Boletín Oficial del Estado para notificarles el acuerdo aprobado en la junta de gobierno -con el rechazo de Compromís- para desalojar el edificio, el proceso ha continuado alargándose en el tiempo, pese a que entonces dieron diez días para que los puestos quedaran libres. Después de llegar a este punto, los placeros no tuvieron más remedio que retirar los avisos, pero después presentaron alegaciones contra ese acuerdo municipal y ahora continúan con su actividad.

Por su parte, el Ayuntamiento ya ha comunicado por correo la desestimación y calcula que tienen hasta esta semana de plazo para recoger las notificaciones. A partir de ahí, la intención del concejal de Mercados es que puedan lograr una salida consensuada, si no llegan nuevos recursos judiciales por parte de los placeros.

Sea como sea, el primer edil aseguraba ayer que estas serán «las terceras y últimas» excavaciones que se realicen en el Mercado -lo que hasta ahora está previsto es hacer catas en el perímetro del edificio y en las zonas donde irán las rampas de entrada y salida al aparcamiento subterráneo proyectado-. Un paso determinante para comprobar si existe algún elemento de interés que se tenga que proteger, lo que podría paralizar el futuro proyecto.

Sin embargo, en el interior del Mercado, la opinión generalizada de la decena de puestos que continúan abiertos es contraria a que pueda haber una salida pactada con el Ayuntamiento. Defienden que tendrá que ser un juez el que ordene despejar los puestos porque aseguran que sus concesiones siguen vigentes, pese a que la junta de gobierno aprobara su extinción hace ya unos meses.

A pesar de que alguno de los afectados ha mostrado interés por trasladarse a otros mercados, tal y como se les ha propuesto desde el Ejecutivo local, muchos rechazan marcharse de sus negocios donde han estado toda la vida. Además, entre sus argumentos, admiten que en los otros recintos municipales los puestos son insuficientes para todos y que los espacios son pequeños.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats