Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fundación Salud Infantil de Elche implanta una de las primeras terapias de neurofeedback

Este método no invasivo ayuda a combatir el déficit de atención en niños y puede emplearse en deportistas que quieran mejorar su actividad física

Una de las sesiones de neurofeedback con adolescentes en la Fundación Salud Infantil.

Una de las sesiones de neurofeedback con adolescentes en la Fundación Salud Infantil. Información

Mejorar la actividad cerebral de quienes padecen déficits de atención visionando una película o conduciendo un coche virtual.

Desde Fundación Salud Infantil, afirman, esta es una de las metas que se plantean con la incorporación de una terapia de neurofeedback, un tratamiento no invasivo que posibilita que el paciente controle la actividad cerebral en aquellas áreas disfuncionales sin tener que recurrir a psicofármacos.

Este tratamiento se está aplicando a cuatro menores en Elche, tres en edad escolar y un adolescente, que padecen problemas de aprendizaje y déficit de atención e hiperactividad. De igual manera, pretenden dar un salto para trabajar en otros rangos de edad. Por esa razón, desde la Fundación pusieron en marcha el Centro de Desarrollo Juvenil y Adulto, para iniciar esta terapia en aquellos adultos que sufran trastornos como el obsesivo compulsivo, estrés postraumático o alteraciones del sueño. Esta técnica puede aplicarse en ancianos para prevenir la demencia senil y también ha comenzado a implantarse en deportistas, que aunque no sufran ninguna patología, pueden hacer uso de la terapia para mejorar el autocontrol durante el ejercicio profesional.

El protocolo de actuación se inicia con un encefalograma cuántico, que hace un mapeo cerebral y analiza en qué puntos se produce la disfuncionalidad. Una vez que el diagnóstico está claro comienzan las sesiones en las que un sistema de electrodos fijados al cuero cabelludo recogen la actividad eléctrica del cerebro, que llega diferenciada por bandas de color a unos monitores. Esta técnica permite detectar de manera precisa cuando se alteran las ondas cerebrales en una sesiones que varían entre las 25 y las 40 según el caso.

El sistema informático simula de manera interactiva con juegos qué es lo que pasa por la mente del paciente y cuál es su actividad cerebral a cada instante. Es decir, si durante la prueba aparece un coche en pantalla que se detiene o la película se pixela y pierde el sonido en una de las escenas, ésta es una señal de que las ondas cerebrales no van en la dirección adecuada, por lo que será el propio paciente el que intente autocontrolar la situación para superar el juego, con las instrucciones de los expertos.

Fabián Villalba, psicólogo de Fundación Salud Infantil, señala que «los beneficios pueden ser permanentes porque se obtiene una mejora del patrón de respuesta y se queda instalado. Es como cuando aprendes a montar en bici, ya no se olvida». Por otro lado, este experto apunta que todavía no se ha incorporado esta tecnología al sector público porque «ese tipo de inversiones requiere de un equipamiento costoso» apunta Villalba. Así, aunque el neurofeedback lleve varios años en funcionamiento en España, este sistema de la Fundación Salud Infantil es de los primeros en Elche.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría este sistema de retroalimentación neuronal tiene éxito en el 85% de los casos y podría suponer una alternativa eficaz para aquellos pacientes que no responden a la medicación o incluso aquellos casos en los que rechazan la terapia farmacológica por la carga de efectos secundarios que puede tener el uso de algunos medicamentos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats