Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calzado pierde 1.784 trabajadores en un año pese a ganar 49 empresas

El INE refleja que el sector zapatero y del cuero crece en número de fábricas en la Comunidad, pero sigue la pérdida de puestos de empleo

Un trabajador del sector del calzado en una fábrica de Elche, donde se fabrica calzado de hombre.

Un trabajador del sector del calzado en una fábrica de Elche, donde se fabrica calzado de hombre. matías segarra

La industria zapatera se recupera a paso lento en la Comunidad Valenciana después de asistir al cierre de pequeños y medianos talleres durante los peores años de la crisis, y tras una importante caída de las exportaciones que se consiguió frenar hace un año. Una recuperación que va despacio y que todavía no se refleja en aumentos del número de trabajadores, que sigue descendiendo. En este sentido, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017 aumentó el número de empresas dedicadas al calzado y el cuero en la Comunidad Valenciana, pero descendió el volumen de las plantillas, donde se perdieron 1.784 asalariados.

Los últimos datos que maneja el INE apuntan a que en 2017 en la Comunidad Valenciana habían 2.705 empresas del sector del calzado y cuero, en su inmensa mayoría asentadas en la provincia de Alicante, que daban empleo a 20.082 personas. Esto quiere decir que en 2017 aumentó el número de empresas en medio centenar, si se compara con los datos del ejercicio anterior. En el año 2016 en la Comunidad Valenciana habían 2.656 empresas de calzado y cuero, que son 49 más que en 2017.

No obstante, pese a que ha subido el número de empresas de calzado llama la atención que ha bajado el del personal ocupado en el sector. Concretamente, en 2017 trabajaban para este sector 20.082 personas, frente a las 21.866 que lo hacían en 2016.

Los expertos apuntan a que pese a que nacen nuevas empresas éstas necesitan de tiempo para asentarse en el sector y poder ampliar las plantillas, por lo que el crecimiento del número de trabajadores podrá ir en aumento en función de cómo les vaya a las nuevas firmas que empiezan a trabajar en el mercado. También se apunta a que muchas actividades del sector han trasladado la producción a otros países, lo que se traduce en menos empleados en España.

De esta forma, la situación actual hace que se reduzca la media de trabajadores por empresa del sector. Si en 2016, según los datos del INE, habían 8,2 empleados por cada fábrica de calzado y cuero, el último ejercicio analizado, el 2017, deja una cifra media de 7,4 trabajadores por cada actividad empresarial.

Y todo ello en un momento en el que la industria alza la voz para demandar mano de obra cualificada, y cuando se está a la espera de que el IES Sixto Marco de Elche y el IES La Torreta de Elda, empiecen a funcionar como centros de referencia nacional en formación de calzado. Una paso que está a expensas de que la Conselleria de Educación remita al Estado el convenio que debe aprobar el Consejo de Ministros para que el nombramiento sea oficial, y los centros puedan empezar a trabajar.

Análisis

Durante los últimos años patronales y empresarios achacaban el cierre de pequeños y medianos talleres de calzado al descenso de las exportaciones. La disminución de pedidos procedentes de países como Francia y Reino Unido estaban detrás del cese de actividad de talleres que, a su vez, trabajaban para otras empresas del sector a través de subcontratas. En este sentido los que peor lo han pasado han sido las empresas con mayor dependencia de los mercados europeos, donde más se han reducido las exportaciones en años anteriores.

Diversificar

Por este motivo, desde la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE) y la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal) insisten una y otra vez a las empresas de la necesidad de diversificar los mercados, para no depender de pocos clientes que en un momento dado pueden comprometer la continuidad de la actividad y la estabilidad de las plantillas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats