Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Orts: «Mi familia hizo de un secarral un icono de España»

Director del jardín Huerto del Cura.

Francisco Orts, el viernes, en el jardín del Huerto del Cura.

Francisco Orts, el viernes, en el jardín del Huerto del Cura. Antonio Amorós

P Una vez concluida la celebración, ¿cuál es su sentimiento?

R Llevábamos mucho tiempo pensando en este acto porque era muy importante para la familia. Fue todo muy bien y nos acompañó el tiempo hasta que empezó a llover, lo que es bueno para el jardín. La presencia de los políticos condicionó el encuentro pero no tenía nada que ver con la política. El alcalde de Elche y el presidente de la Diputación siempre van a ser amigos del Huerto del Cura y Pablo (Casado) es un sobrino, uno más de la familia. Fue un placer contar con tantos invitados y una fiesta estupenda. Hubo mucha fraternidad y nos vimos gente que hacía tiempo que no lo hacíamos.

P ¿Qué supone para ustedes este centenario de la adquisición del Huerto del Cura?

R Es un orgullo comprobar que mi familia ha convertido en un icono de España el secarral que el abuelo compró hace cien años. Juan Orts Miralles trazó nuevos senderos e hizo una preciosa colección de fotografías. Y mi padre, Juan Orts Román, llevó el jardín a su cenit, lo convirtió en un centro intelectual. Los herederos hemos seguido aportando mejoras. Ahora esperamos que la cuarta generación siga avanzando porque tiene mucho mérito lo que hemos conseguido.

P ¿Cómo ha sido la evolución?

R Cuando mi abuelo compró el Huerto del Cura empezó la especulación y la construcción en la zona. Le ofrecieron mucho dinero por el jardín y resistió las tentaciones de los especuladores. Y ahora, después de cuatro generaciones, no es que no se haya abandonado, es que está más bonito que nunca. Se ha convertido en el emblema de la ciudad, la gente viene a Elche a ver el Huerto del Cura, es su primer atractivo. Lo digo convencido porque me conozco hasta su última piedra.

P El Huerto del Cura también destacó por ser pionero en sus iniciativas para el turismo...

R En 1908 en la guía turística más famosa de Europa ya aparecía el Huerto del Cura y su Palmera Imperial. Luego mi padre lo llevó a su máximo nivel y editó prospectos turísticos en alemán, inglés, francés y español, que se repartían por las pocas agencias que había en la época y se entregaban a los visitantes que entraban al jardín. Quisimos convertirlo en un parador nacional y, como no nos dieron permiso, compramos los terrenos de enfrente para hacer un camping.

P Y el futuro, ¿cómo lo ve?

R Tenemos muchos proyectos. Lo primero que vamos a hacer es cambiar la verja que rodea al jardín. Y a la casa de mi padre le queremos dar la importancia que tiene. La ilusión es más grande que nunca. Ninguno de la tercera generaciones vamos a cumplir ya los 70 pero quedamos en buenas manos, los jóvenes tienen sangre de palmera.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats