Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El registro de voluntades anticipadas que decide los cuidados médicos en caso de incapacidad se dispara en Elche

La mayoría de pacientes quiere dejar constancia de su negativa a que le alarguen la vida de forma artificial en caso de enfermedad mortal

Un usuario realiza el registro de voluntades anticipadas en el SAIP del Hospital General de Elche.

Un usuario realiza el registro de voluntades anticipadas en el SAIP del Hospital General de Elche. Antonio Amorós

El Hospital General de Elche ha duplicado en solo tres años las solicitudes de registro de voluntades anticipadas. Se trata del documento que recoge los cuidados médicos que desea recibir o rechazar el paciente en caso de que, llegado el momento, no pueda decidir por sí mismo, ya sea por una enfermedad degenerativa o que afecta a sus capacidades cognitivas o por un accidente que le cause la pérdida de consciencia. En estos casos, es la familia quien, habitualmente, decide sobre cuestiones como alargar la vida artificialmente en casos de daños irreversibles, pero hay quien opta por rechazar estos cuidados médicos. «La mayoría de gente que registra sus voluntades lo hace para precisamente eso, no alargar el proceso en el caso de que sea inevitable. Muchos nos dicen que no quieren pasar por ese proceso, esa agonía que han pasado con sus madres, padres, o hermanos, de alargar la vida del paciente cuando se sabe cuál va a ser el final», señalan desde el Servicio de Atención e Información al Paciente (SAIP) del Hospital General de Elche, el organismo encargado de registrar estas voluntades anticipadas.

Durante el pasado año, el organismo registró 98 atenciones en este sentido, lo que supone el doble que hace apenas tres años. En este sentido, las campañas de concienciación puestas en marcha desde el propio hospital así como por parte de organismos externos, como Cruz Roja, han hecho que se incremente el número de pacientes que demandan realizar el registro de voluntades.

Además de las preferencias en cuanto a cuidados médicos en caso de no poder decidir por uno mismo, el documento también recoge las voluntades del paciente en lo que a donación de órganos se refiere, y es otro de los motivos más frecuentes a la hora de solicitar el testamento vital. Según explican desde el SAIP, aunque existen otras vías como el carné de donante de órganos, «ésta es la única forma de garantizar que se donarán los órganos, pues es el único documento legal que expresa la voluntad del paciente. En caso contrario, será la familia quien tenga la última palabra.

El documento de voluntades anticipadas se registra en un organizado centralizado en la Comunidad Valenciana, y a su vez de coordina a nivel estatal con el fin de que si el paciente fallece o es atendido en cualquier hospital del territorio español, el equipo médico pueda acceder al mismo.

Prácticas clínicas

Prácticas clínicasCuando se habla de los cuidados médicos que el paciente está dispuesto a recibir o rechazar en el registro de voluntades anticipadas «no vale cualquier cosa, no se trata de dar carta blanca», señala Mari Carmen Prieto, Supervisora del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital del Vinalopó.

«Se trata de dar las indicaciones a seguir dentro de una buena práctica clínica, y siempre que el personal sanitario lo estime conveniente. Se trata de dar una muerte signa en casos irreversibles. La gente lo que sí quiere es que se le medique contra el dolor, sin sufrir, pero que no se le alargue la vida artificialmente si no hay una solución», explica. El Hospital del Vinalopó mantiene desde hace años una cifra estable en cuanto a registros de buenas voluntades, con una media de 65 casos en los últimos tres años.

Rechazo a transfusiones de sangre por motivos religiosos

Rechazo a transfusiones de sangre por motivos religiososOtro de los motivos que llevan a los pacientes a registrar sus voluntades son las creencias religiosas. Es el caso de los testigos de Jehová, que rechazan las transfusiones de sangre, y quieren dejar constancia de ello por escrito por si en algún momento no son capaces de decidir por sí mismos. Esta es la principal consigna que se recogen en los registros, y que se respetan desde el personal sanitario.

Dos testigos y un representante que avalen el documento

Las voluntades expresadas en este registro tienen validez legal, por lo que han de ser ratificados por terceros

A la hora de firmar el registro de voluntades anticipadas, y dada la seriedad de su contenido y el hecho de que se trata de un documento con validez legal, este debe firmarse por dos testigos, además de por el interesado. De esta forma, quien desee rellenarlo deberá acudir el Servicio de Información y Atención al Paciente de su hospital junto a dos personas. Desde el Hospital General de Elche señalan que no pueden ser dos familiares, sino que al menos uno de ellos debe ser un amigo o conocido, sin vínculos familiares. Estas personas serán las encargadas de garantizar que las voluntades expresadas por el usuario corresponden a su libre elección, sin presiones ni condicionantes.

Desde el Hospital del Vinalopó recomiendan que las dos personas que figuren como testigos no guarden ninguna vinculación familiar. Además, el documento recoge la posibilidad de incluir a un representante, que en este caso sí puede ser de la familia, y que actuará como responsable en caso de enfermedad o incapacidad del enfermo a la hora de comunicar y tomar las decisiones adoptadas en ese documento.

El trámite puede realizarse en cualquier momento acudiendo al SAIP, y desde la Generalitat Valenciana se ha habilitado una página web donde rellenar el documento antes de presentarlo, con información de cómo hacerlo, qué extremos se pueden solicitar y la forma de tramitación.

Desde los hospitales también realizan de forma regular charlas y conferencias destinadas a ayudar a los pacientes a conocer el registro de voluntades anticipadas, «algo que todos deberíamos tener pero por falta de tiempo, dejadez, o pensar que nunca nos puede pasar algo así, no hacemos», señala Mari Carmen Prieto, Supervisora del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital del Vinalopó de Elche.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats