Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viviendo entre baches y miniaceras

La Asociación de Vecinos de la Zona Centro reclama una remodelación de la calle Calderón de la Barca para que sea de plataforma única

Imagen actual que presenta la calle, con una estrecha acera que está repleta de desperfectos.

Imagen actual que presenta la calle, con una estrecha acera que está repleta de desperfectos. MATÍAS SEGARRA

Su sensación es de hartazgo. También se sienten discriminados porque el resto de las calles de su entorno han sido remodeladas, mientras que el tramo del vial Ramón Calderón entre José María Buch y Reina Victoria permanece prácticamente igual que hace 60 años, seis décadas en las que apenas se han hecho parches y remiendos para corregir las múltiples deficiencias que presenta. La Asociación de Vecinos de la Zona Centro de Elche reclama una remodelación completa de este enclave hasta convertirlo en una calle de plataforma única. También pretenden que los coches no estacionen en ella, lo que permitiría ganar amplitud, a diferencia de ahora, en que una acera de apenas 60 centímetros y llena de desperfectos provoca múltiples caídas, según reconocen desde la asociación, en la que recogen firmas para que el Ayuntamiento atienda sus reclamaciones.

«No queremos más parches, queremos una calle de plataforma única, sin coches y sin una acera de 60 centímetros», asegura la presidenta de la asociación, Grabriela Grau, que también indica que desde el colectivo vecinal llevan tiempo reclamando arreglos en otras calles de Elche, como son los casos de Isaac Peral y Rubén Darío en la zona del barrio de El Raval. «Nos sentimos marginados», añade Grau, que recuerda que ya llevaron firmas a la OMAC para pedir un vial semipeatonal y que ahora van a iniciar una nueva recogida de firmas. La propuesta de arreglar este tramo de Ramón Calderón también se llevó a los Presupuestos Participativos, sin conseguir una respuesta satisfactoria para los deseos de los residentes.

Pese a estos reveses a sus intereses los vecinos no se cansan de alzar su voz para que el Ayuntamiento les dé una solución y amplíe las aceras del tramo entre José María Buch y Reina Victoria, que son una pesadilla, principalmente para las personas mayores. Los desperfectos, la falta de uniformidad y los desniveles se convierten en trabas que tienen que sortear en su día a día y que, más de una vez, hacen que sus huesos acaben en el suelo. «Por no hablar ya de cuando se acude a hacer la compra o se pasea al perro y es aún más complicado transitar por la zona», recalca la presidenta de la asociación.

Los residentes aseguran que están cansados de vivir con miedo y urgen una solución al Ayuntamiento que encabeza Carlos González. Desde la asociación esperan que llegue pronto la llamada del alcalde, o de algún concejal, que anuncie el fin de una calle de baches y miniaceras.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats