Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palabras para plantar cara al bullying

El ilicitano Juanjo Soriano crea la Asociación Isabela para ayudar a los menores víctimas de violencia tras la publicación de dos libros

El ilicitano Juanjo Soriano firma ejemplares de su libro en la inauguración de la fundación Isabela.

El ilicitano Juanjo Soriano firma ejemplares de su libro en la inauguración de la fundación Isabela. INFORMACIÓN

Una aventura que empezó en los libros y ahora se materializa en una asociación para ayudar a los menores víctimas de violencia. Tras la publicación de dos libros, Ningún mal dura cien años y Sigo estando aquí, Juanjo Soriano (Elche, 1982) ha transformado las palabras de sus obras en la Asociación Isabela, un proyecto que nace para plantar cara al bullying, un acoso sufrido por los más pequeños que sigue creciendo en la provincia y ante el que los padres exigen acciones más efectivas. Ahora en Elche tendrán un nuevo centro al que acudir para conseguir ayuda en la lucha contra los abusos en los centros escolares.

Las ventas de los libros que ha publicado Soriano, que tiene en mente cerrar su trilogía en 2020, sirven para financiar el proyecto de Isabela. Ambas obras están inspiradas en experiencias vividas por el propio autor, la primera de ellas, Ningún mal dura cien años, con la violencia machista como trasfondo, y la más reciente, Sigo estando aquí, centrada en el acoso escolar. Las primeras ventas de los libros del ilicitano se dedicaron a ayudar a otras entidades, como la fundación sevillana Ana Bella, que ha servido como punto de partida de la ilicitana Isabela.

«La propia activista Ana Bella Estévez fue la que animo a poner en marcha mi proyecto. Me dijo que ya hay muchas asociaciones que ayudan a las mujeres que sufren maltrato pero no tantas que abordan los problemas de los menores», asegura Soriano. Tras la buena acogida que tuvo su primer libro, publicado en 2017, el ilicitano se animó a escribir una segunda obra que ha servido como germen para una entidad social que nace con cinco integrantes y con el objetivo de dar ayuda psicológica y jurídica a las víctimas de acoso escolar, entre otras acciones.

La nueva entidad ha nacido en territorio ilicitano pero tiene la intención de crecer, empezando por la Comunidad Valenciana, para ofrecer apoyo a todas las personas que sufren acoso escolar. «La historia de mi vida ha sido dura pero nos encontramos con casos realmente impactantes», expresa Soriano, que espera contar con la ayuda de instituciones y empresas locales. De momento, en la puesta de largo de la asociación, hace unos días, contaron con la presencia del edil Mariano Valera, que quiso transmitir el apoyo de la Concejalía de Igualdad, Derechos Sociales y Políticas Inclusivas.

Las instalaciones de la Asociación Isabela están situadas en el número 10 de la calle María de Maetzu y tiene en su hoja de ruta la lucha por los derechos, el bienestar físico y emocional de los menores pertenecientes a hogares desestructurados y blancos de cualquier clase de violencia. Este programa pionero en Elche buscará que niños y adolescentes tengan una existencia de calidad gracias al asesoramiento de profesionales. Soriano también confía que la entidad pueda desarrollar una mayor variedad de actividades y participar en eventos de carácter solidario.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats