Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital General advierte de que el 37% de los niños de Elche tiene sobrepeso

El área de Pediatría ha analizado más de 12.000 pacientes con edades entre 5 y 14 años y alerta de que el 16,4 por ciento presenta ya una obesidad que puede volverse crónica

José Pastor, jefe de Pediatría.

José Pastor, jefe de Pediatría. i. j. iniesta

«La obesidad está llamada a ser la gran pandemia del siglo XXI y llevamos años estancados en una cifra preocupante». Así resume el jefe de Pediatría del Hospital General de Elche, el doctor José Pastor, los resultados de un estudio cerrado en 2019 con más de 12.000 niños de su departamento de salud que señala que el 20,6% de la población infantil (de 5 a 14 años) tiene sobrepeso y, más preocupante aún si cabe, que el 16,4% es ya obesa. Es decir, que el 37% de los pequeños sufre sobrenutrición. Las cifras son similares al último macroestudio elaborado por el área de Pediatría, realizado en 2011, y pese a que los datos reflejan un estancamiento en la última década tras años de imparable subida, «se trata de una cifra altísima, estamos hablando de que más de un tercio de los niños tiene sobrepeso y, si no se controla, puede tener graves consecuencias en la edad adulta e incluso convertirse en crónica y que esta obesidad se vuelva irreversible», añade el doctor Pastor.

La mala alimentación, provocada por el estilo de vida actual, que obliga las familias a recurrir a alimentos preparados por falta de tiempo, el aumento de la bollería infantil y la falta de concienciación entre la población, son las causas principales de que, pese a los esfuerzos de las autoridades sanitarias por concienciar a la población, no se hayan reducido estas cifras, señala el doctor Pastor. El exhaustivo estudio realizado por el departamento de Pediatría tiene como objetivo realizar una radiografía lo más realista posible de la población de cara a la elaboración de una Ruta Asistencial en la que están trabajando los profesionales del departamento, desde los pediatras hospitalarios hasta los de Atención Primaria, para controlar, tratar y prevenir el aumento de la obesidad infantil. El propósito pasa por establecer unos protocolos de atención que empezarán en la consulta del centro de salud, donde se realizará un seguimiento a los niños con sobrepeso, para derivarlos a los especialistas necesarios en caso de tener que corregir pautas alimentarias o detectar anomalías en el metabolismo que puedan contribuir a ese sobrepeso.

La consecuencia más grave es el desarrollo de la diabetes en edades cada vez más tempranas. «Ya la estamos detectando, sobre todo la diabetes de tipo II, que era más difícil de detectar en los niños», señala.

El aumento del tiempo dedicado al teléfono móvil, videojuegos y sistemas informáticos en los últimos años ha ido ganando terrenos a los juegos y al ocio tradicional, contribuyendo al sedentarismo, lo que tampoco ayuda. «Cada vez es más frecuente encontrar a niños pequeños enganchados a Youtube en lugar de estar corriendo de aquí para allá», señala Pastor. Así señala que es necesario realizar una labor de concienciación, no solo entre los escolares, sino entre las familias, que son finalmente los que deben tomar cartas en el asunto.

«Continúa la creencia popular de que un niño, si está gordito, es porque está bien alimentado; y si está flaco, es que no come. Nos hace mucha gracia verlos gorditos, sobre todo cuando son bebés, pero a partir de los cinco años hay que empezar a controlar eso. Un niño con sobrepeso, sea el que sea, no es un niño sano», señala.

Comedores

Uno de los grandes avances en cuanto alimentación en los últimos años, «se ha dado en los comedores escolares, donde cada vez más se controla la alimentación de los niños». Sin embargo, y «pese a que las autoridades sanitarias han obligado a mejorar el etiquetado de los productos con información sobre los azúcares o las grasas saturadas, que son las peligrosas». En este sentido, también hay «mucha desinformación, porque los hidratos de carbono son necesarios, lo importante es ver qué tipo de hidratos de carbono y cuánto son azúcares. Lo mismo pasa con las grasas, algunas son buenas y nuestro cuerpo las necesita, pero hay que aprender a diferenciar cuáles», concluye el doctor.

José Pastor: «Faltan pediatras en Primaria porque prefieren quedarse en los hospitales»

José Pastor: «Faltan pediatras en Primaria porque prefieren quedarse en los hospitales»Jefe de Pediatría del Hospital General de Elche

P Las bronquiliotis les han traído de cabeza este invierno... ¿Ha pasado ya el pico?

R Sí, con el calor ha remitido y ahora estamos con los casos de gripe, donde la novedad es que aunque hay menos contagios, está prevaleciendo la gripe A, que es más agresiva.

P ¿Qué necesidades tiene actualmente el servicio?

R Tenemos el compromiso de la Conselleria y la Gerencia de amplair una plaza para dar más servicios a la Unidad de Hospitalización Domiciliaria UHD. Actualmente tenemos una plantilla de 30 pediatras en los centros de salud y 16 en el hospital.

P En muchos departamentos hay problemas para cubrir las plazas de Primaria por la falta de profesionales. ¿Dónde está el problema?

R Por suerte nosotros las tenemos cubiertas, pero es cierto que hay menos médicos que plazas, y los pediatras, generalmente, prefieren quedarse en hospitales grandes, luego en los generales, comarcales y, por último, en Primaria. Como pueden elegir y hay pocos.. la falta de médicos está ahí.

P La UHD lleva poco tiempo en marcha pero se quiere ampliar, ¿ha funcionado entonces?

R Es a donde va la Medicina en general, a menos estancias hospitalarias y más tiempo y atenciones en casa. Es mejor para los pacientes, están más cómodos, sobre todo los niños.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats