Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncian una plaga de mosquitos al acumularse agua en las catas del Mercado

Los vecinos llevan semanas sufriendo graves picaduras y ya han criticado antes la proliferación de ratas y la inseguridad por defectos en el vallado

Detalle del agua estancada y llena de larvas.

Detalle del agua estancada y llena de larvas. antonio amorós

Hartos de insalubridad e inseguridad. Los vecinos del entorno del Mercado Central de Elche ya no pueden más. A las múltiples molestias por las obras del recinto, hasta ahora catas arqueológicas que siguen abiertas y valladas hasta no se sabe cuándo, se añaden ahora otros problemas que afectan directamente a la salud de las personas que viven o pasan por allí.

Hace unos días, una pesada valla del complejo metálico, la que pertenece a la puerta de entrada situada en la plaza de las Flores, se venía abajo por el fuerte viento. «Menos mal que en ese momento no pasaba nadie por allí», relata Magda Ruiz, que vio cómo «la Policía Local y operarios de Aparcisa -la empresa concesionaria de las obras- acudieron para reparar la valla, que cayó hacia afuera y podía perfectamente haber causado un accidente».

Los vecinos se sienten inseguros al pasar junto al aparatoso vallado que rodea el edificio del mercado y ahora un nuevo problema les quita el sueño. Desde hace al menos dos semanas han detectado un sobresaliente e «insoportable» incremento de la presencia de mosquitos, algunos de un tamaño más que considerable. En el yacimiento arqueológico «hay cuatro tinajas que desde hace meses están acumulando agua. Agua que, estancada, está podrida y es un foco perfecto para que los mosquitos proliferen», expone otra vecina de la zona, Maribel Fernández.

Las picaduras son «tremendas, no paramos de rascarnos. Hay muchísimos mosquitos pequeños, pero también grandes. Muy grandes» añade esta mujer que entiende que «aquí los problemas se eternizan. Rogamos al Ayuntamiento que saque el agua de las pozas y que tapen las tinajas para que no se acumule más».

Los vecinos comunicaron el problema al Ayuntamiento. «De hecho, ya ha venido un fumigador pero como la valla es tan alta no llegó a las charcas y seguimos teniendo el mismo problema. Nos decían que no podían pasar dentro a fumigar por ser responsabilidad de la empresa, pero hoy sí lo han hecho», apunta Magda Ruiz, quien ya denunció en su día «la multitud de ratas que estábamos viendo en el barrio».

Responsables municipales detectaban ayer la presencia del fotógrafo de INFORMACIÓN y reaccionaron rápido. En poco tiempo un fumigador accedía al recinto para, ahora sí, fumigar concretamente sobre las tinajas que acumulan agua. Técnicos municipales se comprometían además con los vecinos a efectuar esta actuación periódicamente y a buscar una solución definitiva cuanto antes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats