Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El covid cierra las zonas comunes de una urbanización

Piscinas y zona deportiva que comparten más de un centenar de familias en la playa de Arenales se clausuran para una desinfección en profundidad

La playa de Arenales, hace unos días, donde se ha detectado el brote. Matías segarra

Una urbanización de la playa de Arenales, en Elche, acordó ayer cerrar al uso las zonas comunes, lo que comprende área deportiva, juegos infantiles y piscinas, después de que un vecino haya dado positivo por covid, según confirmó el diario entre los propios afectados. La intervención se realizó sin que mediara orden al respecto ni por parte de Salud Pública ni de la Policía Local, sino que fue de motu propio, para evitar algún contagio. La decisión no fue fácil porque más de un centenar de familias disfruta en la propiedad de los rigores del verano y, hasta que se levante la cuarentena que se han autoimpuesto, deberán evitar compartir vida social.

Responsables municipales, entre ellos el concejal de Seguridad, Ramón Abad, valoraron el civismo demostrado por la comunidad. En Elche se han dado más de 400 casos positivos de covid desde marzo, pero es la primera vez que sucede en una urbanización con zonas comunes y se adopta una decisión de estas características.

Duchas

Evitar subir al ascensor con un vecino, no bañarse en las piscinas o utilizar las duchas, aunque uno esté solo, ni acercarse a columpios o toboganes con los más pequeños o disfrutar algo de ocio deportivo, está vedado durante los próximos días. Algunas fuentes aseguraron que durante dos semanas, otras en cambio dijeron que en 72 horas todo volvería a la normalidad. El administrador, en la misiva que ha hecho llegar a los propietarios, ha explicado que se ha procedido a la contratación de un servicio de desinfectación y que, hasta que no exista seguridad, todas las zonas comunes estarán clausuradas y con una cinta de advertencia para evitar olvidos. Nadie puso pega alguna a estas medidas higiénico-sanitarias.

Los vecinos pueden entrar y salir de sus viviendas y hacer vida normal, lo que no pueden hacer es acudir a zonas susceptibles de contagio. Salud Pública no facilitó datos de este caso al no tratarse de un brote. En cualquier caso, la persona que dio positivo, que es una joven de la urbanización, tras presentar algunos síntomas y someterse a la prueba del PCR, ha facilitado datos de todas aquellas personas con las que ha estado en contacto tres días antes de acudir al médico. Estos, que en su mayoría son amigos, estarán sometidos a vigilancia durante dos semanas y tendrán que mantener una cuarentena independientemente de que la prueba PCR a la que también han sido sometidos dé negativo.

Como ya publicó este periódico, el virus puede incubarse durante días y no dar la cara. Pensar que alguien da negativo en la prueba PCR no quiere decir no que esté contagiado y, por duro que pueda parecer, debe evitar hacer vida normal, incluso con su propio núcleo familiar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats