Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus te busca cada noche

Las medidas de prevención, principalmente entre jóvenes, se relajan en parques y plazas por la falta de control

El virus te busca cada noche

El virus te busca cada noche

Las ciudades desde que se levantó el estado de alarma por el coronavirus han pasado a ofrecer dos caras. Durante el día es fácil identificar a los que no llevan mascarilla, que encuentran un reproche generalizado en el resto; mientras que, al caer el sol, a los que es fácil de ver son a los que las portan porque la mayoría prescinde de la única medida de seguridad contra el covid que da resultados.

En Elche, Alicante, Benidorm, Elda, Torrevieja, Orihuela, Alcoi, el caluroso verano abre las plazas a compartir y no solo placenteras charlas y helados, también virus. «No podemos hacer más de lo que hacemos», explica un responsable policial en Elche como justificación. Este portavoz añade que cada día pregunta antes del briefing a sus agentes cuántas sanciones han propuesto para que no olviden cuál es su prioridad en estos momentos. «No es fácil multar cuando no existe una prohibición expresa y las excusas se multiplican. No podíamos llegar a pensar que había tantas personas con problemas respiratorios», asegura con cierta sorna. Ante este hecho la distancia social es un término relativo.

Otra circunstancia es importante para que este fenómeno se esté produciendo y vaya en aumento a medida que nos vamos olvidando de estos tres meses de enclaustramiento: la noche es joven y es una mayoría la que busca en la cita nocturna con amigos un momento para el sosiego. «No llevar mascarilla actúa como reclamo. Si una noche sales y ves que el resto no la lleva, terminas por no utilizarla porque pareces el tonto», añade. Si a ello se une que la mayoría pasa la enfermedad de forma asintomática, la sensación de falsa seguridad aumenta y el resultado lleve a que desde hace días Salud Pública nos esté advirtiendo que ser joven se ha convertido en el primer agente propagador. «Estamos detectando casos muy extraños de jóvenes con algún pequeño síntoma: algo de fiebre, tos, descomposición,... cosas que son muy de verano y que la mayoría no consulta porque considera que es pasajero, y lo es, pero en realidad lo que están transportando es un peligroso virus».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats