Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Misteri vuelve a reencontrarse

Los cantores retoman por grupos, con mascarilla y distanciados los ensayos presenciales en la Casa de La Festa después de cuatro meses

Un instante de los ensayos por parte de un grupo reducido de cantores del Misteri en el sótano de la Casa de La Festa. ANTONIO AMORÓS

Un instante de los ensayos por parte de un grupo reducido de cantores del Misteri en el sótano de la Casa de La Festa. ANTONIO AMORÓS

Con mucha ilusión parte de los cantores del Misteri d'Elx volvían a reencontrarse el pasado martes a última hora de la tarde con la intención de retomar el trabajo y de volver a inundar la Casa de La Festa de esa música celestial. Algo que no se hacía desde el pasado 10 de marzo. Y lo hacían con un montón de reglas a cumplir, por la seguridad de todos.

Además de lavarse las manos al entrar, mantener la distancia mínima de dos metros y utilizar mascarilla , el Patronato del Misteri ha acordado un estricto protocolo con otras normas, como no debe ser de otra manera.

En este sentido, se ha establecido que en cada ensayo presencial no puede haber más de ocho personas, en un espacio siempre ventilado, y que en el caso de que haya un segundo grupo en el inmueble haya, a ser posible, una planta de separación entre ambos.

En este sentido, mientras parte de los cantores, junto con el Mestre de Capella, Javier Gonzálvez, abordaban unos compases en el sótano, en la planta de arriba, Javier Piñol trabajaba con otro pequeño grupo otras piezas. E incluso también está disponible un amplio espacio en la planta baja por si fuera necesario y pantallas protectoras para cada uno de los intérpretes.

«Nos cuesta un poco cantar con la mascarilla, por la respiración», confiesa el Mestre de Capella, que confirma que muchos estaban muy contentos por volver a reencontrarse.

A las 20 horas un grupo ensaya con él en el sótano y a las 21 horas acude otro, de manera que no coinciden ni se cruzan. Es más, los ensayos esta semana se prolongan hasta hoy jueves, pero la semana que viene y durante la primera semana de agosto se sucederán de lunes a jueves.

Eso sí, de momento los niños de la Escolanía y algunos cantores de riesgo no acuden, siguen trabajando desde casa con todas las herramientas y materiales que se han puesto a su disposición. «Nos hemos puesto las pilas en materia de tecnología», explica el Mestre, quien señala que durante los ensayos también conectan con videoconferencia con otros que, simultáneamente, cantan desde sus casas.

«Necesitamos cantar como los deportistas entrenar», aclara Gonzálvez, quien sabe lo diferente que es cantar solo en casa a entonar junto a otras personas.

Tras anularse el Misteri de agosto, confían en que se pueda celebrar el de otoño. Pero antes van a intentar que una pequeña parte del Misteri, con un grupo reducido, se deje sentir el 14 y 15 de agosto con las Vísperas, así como interpretar las salves del 16 al 22 de agosto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats