Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayoría de chiringuitos da marcha atrás y renuncia a las playas de Elche

Empresas que ya se habían hecho con la adjudicación desisten de instalar kioscos y buena parte de las hamacas en vista del panorama turístico

Vista aérea de parte de la playa de Arenales del Sol, donde suele haber hamacas.

Vista aérea de parte de la playa de Arenales del Sol, donde suele haber hamacas. POLICÍA LOCAL ELCHE

La mayoría de chiringuitos que había conseguido adjudicarse el servicio para la instalación de este servicio en las playas de Elche ha ido renunciando en los últimos días en vista cómo pinta el verano y el turismo por la pandemia. La última renuncia se produjo ayer mismo, según informó el concejal de Turismo, Carles Molina, quien precisó que de los ocho kioscos previstos, solo uno, el de El Altet, está abierto. Siete se adjudicaron, pero finalmente han ido renunciando a ofrecer este servicio por las perspectivas de afluencia de visitantes a las playas, restricciones y, también, por lo que pueda pasar en las próximas semanas.

Estos siete kioscos ni siquiera habían llegado a instalar sus estructuras en la arena. Así las cosas, solo en la playa de El Altet se podrá disfrutar de una cerveza en la mesa y de algo de música al anochecer.

Y casi ocurre lo mismo con el servicio de hamacas. De los siete puestos de hamacas licitados, finalmente han renunciado a instalarlas en tres lugares. Así las cosas, sombrillas y hamacas solo se pueden encontrar en la playa de El Altet (dos zonas), en La Marina y en El Pinet, según fuentes municipales.

Esfuerzo

«Iban a hacer el esfuerzo, pero ven que no lo pueden realizar en vista de cómo está la situación por la pandemia», señalan desde el Ayuntamiento de Elche. «Ante la inseguridad han decidido renunciar, algo que no es imputable al Ayuntamiento», agregan las mismas fuentes que, a su vez, recuerdan que va a suponer una importante pérdida de ingresos para el organismo autónomo VisitElche.

En principio, ni siquiera les servía que Costas haya anunciado que rebajaba el canon a los negocios de las playas para paliar la crisis del covid-19, una rebaja de aplicación entre marzo y mayo, es decir, fuera de la temporada de julio a septiembre para la que se licita en Elche.

El Ayuntamiento no puede imponer ninguna sanción a las firmas por retirarse, incluso después de haberse adjudicado el servicio.

Lo cierto es que el verano empezaba (y sigue) con mucha incertidumbre. Para animar a los empresarios, el Ayuntamiento de Elche sacó a licitación con un 60% de rebaja el precio para poder instalar chiringuitos en las playas de Elche y hasta en un 85% en lo que se refiere a hamacas y sombrillas, todo ello con el fin de atraer empresas este verano y tejer una red de servicios en el litoral ilicitano.

Si Manacor ha prescindido de hamacas y sombrillas para promocionar sus playas como «libres de virus», en Elche piensan que tener hamacas y chiringuitos mejora la atracción de turistas y ayuda a dinamizar la economía.

El Ayuntamiento de Elche, a través de su organismo autónomo VisitElche, sacaba a licitación la explotación de hamacas, sombrillas y kioscos en las playas a través de un procedimiento de urgencia.

17 lotes

En concreto, se sacaron 17 lotes en total para las seis playas ilicitanas: El Altet, Arenales del Sol, Carabassí, El Pinet, La Marina y El Rebollo. La mayoría de concesiones era para tres meses, pero en algunos casos se limita a uno y dos y, en otros, incluso hasta cuatro meses, como es el caso del alquiler de artefactos náuticos y algunos quioscos. De hecho, la zona náutica, ubicada en Arenales del Sol, sí funciona, algo que también ha generado quejas entre algunos residentes de este enclave turístico al considerar que entre el vallado del hotel, lo estrecho de la playa, las limitaciones de distanciamiento, y la zona balizada en el agua se ha dejado poco espacio para tumbarse al sol en esta zona próxima a la torre de vigilancia.

El caso es que Elche ofertaba este año la posibilidad de instalar en sus playas un total de ocho quioscos y once zonas de hamacas y sombrillas. Si todos se hubieran adjudicado, las arcas municipales podrían haber ingresado hasta cerca de 97.000 euros.

Por ejemplo, en 2018 para la zona náutica de Arenales se estableció un precio mínimo de licitación de 2.500 euros para el Ayuntamiento, mientras que en 2020 era de 1.125 euros. También es verdad que en 2018 la zona náutica de Arenales era de 330 metros cuadrados, desde el 1 de junio al 30 de septiembre, y ahora se reducía a 200, desde el 1 de julio al 31 de octubre.

El único kiosco de la playa de Elche puede abrir de 10 a 3 de la mañana, aunque la amenización musical debe finalizar a medianoche, y las actividades extraordinarias y actuaciones en directo, no más allá de las 22 horas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats