Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los desvíos en el centro comienzan el lunes por la obra de la Corredora

Las líneas urbanas de autobús tendrán el recorrido de los fines de semana y habrá nuevas paradas

Una moto y un autobús urbano circulando por la Corredora tras levantarse el estado de alarma. MATÍAS SEGARRA

Una moto y un autobús urbano circulando por la Corredora tras levantarse el estado de alarma. MATÍAS SEGARRA

Elche desviará el tráfico del centro a partir del lunes con el inicio de la peatonalización de la calle Corredora. A partir del 3 de agosto la céntrica arteria dejará de tener circulación de vehículos para levantarse por unas obras que llevan años anunciándose y con las que el equipo de gobierno promete la «pacificación del centro» para cumplir con la agenda 2030.

El ejecutivo local reseñaba ayer que no esperan atascos en la zona centro con el cierre del vial porque la intensidad del tráfico baja en verano, aunque de todos modos promueven que la población se desplace más a partir de ahora por las rondas Norte y Sur, según explicaba ayer Esther Díez, edil de Movilidad.

Este corte de tráfico supondrá una modificación del itinerario de las líneas de autobús que pasan por la Plaça de Baix, que son la E, F, H y J. A partir de ahora este medio de transporte llevará el recorrido que emplea los fines de semana, cuando la Corredora está cerrada. En cuanto a los desvíos, las líneas E y F discurrirán por viales como Alfonso XII, la calle Ángel o Curtidores y las nuevas paradas estarán operativas desde el lunes. Aclaraban ayer, además, que los desvíos de estas dos líneas no se verán afectados en cuanto a retrasos y que incluso la E llegará más rápido y cubrirá más población. Sin embargo, calculan desde el servicio de autobús urbano que la H y J sufrirían unas alteraciones en las frecuencias de unos dos o tres minutos, aunque tendrán más cobertura en tramos como Cristóbal Sanz o Virgen de la Cabeza. En este último punto están previstas obras de embellecimiento la próxima semana y también se habilitará una nueva parada al igual que en la calle Puerta de Alicante.

Desde el área de Movilidad apuntaban ayer a octubre para poner en marcha las cámaras de vigilancia y dar el siguiente paso del plan centro con la limitación de acceso en el puente de Canalejas sólo a la entrada de vecinos, carga y descarga, servicios, emergencias y clientes de las zonas de aparcamiento público. Las restricciones de tráfico también se habilitarán en el puente de Santa Teresa, y puente de la Virgen, aunque de una manera más flexible con el fin de que no solo suponga un desvío de tráfico de un puente a otro, sino que disminuya y se potencie el transporte sostenible.

Pasos

La edil de Urbanismo, Ana Arabid, indicaba también ayer que la peatonalización de la Corredora se acometerá en dos fases, con una duración de un mes y medio cada una. La primera actuación arrancará en la Plaça de Baix hasta Obispo Tormo y la segunda desde este mismo punto a Puente Ortices. Sin embargo, las obras en la Plaça de Baix durarán tres meses tal y como se ha venido anunciando en los últimos días. El trabajo principal será colocar adoquines de mármol y elevar el pavimento a la altura de las aceras a lo largo de 5.200 metros cuadrados para dar la sensación de unidad en el enclave, que eliminará cualquier barrera arquitectónica. Cuando empiecen a ejecutarse las obras el Ayuntamiento instalará vallas y pasarelas para que vecinos y visitantes puedan acceder a los negocios y los comerciantes no tengan problemas para desarrollar su actividad.

Estas son algunas de las medidas que están incluidas en el protocolo de actuación de las obras y que tal y como señalaba ayer Ana Arabid el equipo de gobierno le ha transmitido a la asociación de comerciantes de la zona centro.

Una aplicación digital para que residentes y comerciantes tengan fácil acceso

Los interesados se darán de alta en una plataforma en la que justifiquen los motivos personales o laborales para poder circular

Vecinos, comerciantes, empresas y otros usuarios que justifiquen la necesidad de acceder al centro con sus medios de transporte podrán hacerlo a través de una herramienta digital que el Ayuntamiento pondrá en marcha en septiembre. Los usuarios podrán darse de alta en este sistema con el que se pretende facilitar la entrada a la zona centro a aquellos usuarios que, por ejemplo, tengan una plaza de garaje en las calles peatonalizadas, a aquellos que quieran acudir a un parking público, o deban entrar para acompañar a personas dependientes que no tiene otros medios para hacerlo. La edil de Movilidad, Esther Díez, aseveraba ayer que «quien tenga que entrar al centro lo hará». Por lo que esta herramienta servirá para justificar el motivo concreto para entrar y le servirá al Ayuntamiento como base de datos de los usuarios que acceden a diario por zonas como la calle Alfonso XII o Ángel. Sin embargo, la edil señalaba que el tránsito de vehículos por la Corredora sólo se dará en casos de emergencia e incluso el Ayuntamiento va a instalar estos próximos días unas señales grandes amarillas y negras que advierten de los usos restringidos.

Desde el área de Movilidad atajaban ayer que tras la temporada estival la empresa concesionaria de las cámaras de vigilancia colocará estos medios de control en los puentes para restringir el paso. Las matrículas de los vehículos se leerán de forma automática sin que el conductor tenga que esperar y el sistema informático detectará si la matrícula está registrada o no. Los hoteles también podrán solicitar que se incluya en la base de datos la matrícula de sus clientes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats