Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desbordados y sumergidos en un trabajo sin fin

Sanitarios de los centros de salud piden paciencia ante la gran carga asistencial y de llamadas que tienen

Prueba de PCR en el exterior del centro sanitario de El Raval, ayer por la mañana. ANTONIO AMORÓS

Prueba de PCR en el exterior del centro sanitario de El Raval, ayer por la mañana. ANTONIO AMORÓS

Los centros de Atención Primaria en la ciudad de Elche han trabajando, y siguen haciéndolo, en la lucha contra el covid, además de continuar con sus pacientes crónicos que necesitan atención y los que llegan de urgencia. De esta forma, estos centros sanitarios han tenido que reorganizarse para poder atender a todo aquel que lo necesita.

El funcionamiento de estos lugares ha cambiado, ahora la solicitud de cita previa se debe hacer por teléfono, presencial o a través de la app. De ahí se pasa a la cita telefónica, y es el médico quien sopesa si el paciente necesita una cita presencial. Actualmente, muchos ciudadanos se quejan de que no son atendidos por su médico, así Juan Manuel Zazo, médico de familia y coordinador del centro de salud de El Raval, dependiente del Hospital General de Elche, afirma que todo funciona por un orden de prioridad. «La atención está garantizada y asegurada, el que viene por una urgencia se le atiende y el que quiere una receta o una analítica se le demora hasta que tenga la cita con su médico. Atendemos por urgencia, por incidencias y yo tengo mi cupo de llamadas telefónicas y de llamadas presenciales. Si la llamada telefónica necesita de atención presencial, le doy cita», añade. Con respecto a la asistencia presencial al centro médico, a cada paciente se le asigna una cita con una duración de entre 15 y 20 minutos, para que nunca coincidan dos pacientes, además de que el centro también ha señalizado el edificio para así evitar contactos.

En referencia a los protocolos de la conselleria ante casos positivos de coronavirus, en el centro de salud disponen de un listado de las personas infectadas , donde además se registra desde el seguimiento de las visitas, hasta los posibles contactos que haya tenido. Así el protocolo es el siguiente, según informa el doctor Zazo: «las primeras visitas de covid, o personas que han tenido contacto con alguien positivo, nos llegan a través del teléfono que hay habilitado para ello o a través de la página web de conselleria». De esta forma, realizan una serie de preguntas en referencia a las patologías que tienen, síntomas y si han tenido contacto con alguien infectado. Todo ello se registra en el historial y acto seguido se le da una cita a la persona en cuestión para hacer una prueba PCR».

En el centro sanitario de El Raval, las pruebas de detección del covid se realizan en un horario de 13 a 14.30 horas, con entre 18 y 20 pacientes al día. De esta forma, dichas pruebas se realizan en una zona habilitada para ello a las afueras del edificio, para que no exista contacto entre estos pacientes y otros.

Tras esta fase, si se detecta que la persona es positiva, el coordinador afirma que «hacemos un seguimiento telefónico de 14 días, salvo que se encuentre mal y haya que verlo. Entonces viene aquí, o asistimos a su casa, y continuamos con nuestro protocolo tratándolo con los EPIs en la sala específica para estos casos que tenemos habilitada».

Por otro lado, en el caso de que el resultado haya sido negativo, la persona también debe aislarse 14 días ya que todavía está presente el riesgo de transmisión, y es a partir de estas dos semanas cuando el virus desaparece del organismo. Ante esto, Zazo señala: «Siempre explico que la PCR es para determinar que si es positivo tiene que hacer la cuarentena él y sus convivientes, pero que si es negativo solo tiene que hacerla él, puesto que el virus tarda 14 días en desaparecer, ya que el periodo de transmisión de la enfermedad es de 14 días».

En los casos negativos de PCR es donde los sanitarios advierten que «estamos fallando», y señalan que en muchas ocasiones han llamado a los que han tenido contacto estrecho con posibles positivos y han dado negativo, y resulta que no se encuentran en sus casa realizando el aislamiento. Así, el coordinador añade que «la gente no entiende que un a persona en contacto estrecho con un positivo tiene que hacer aislamiento durante 14 días para evitar el contagio, aunque su PCR dé negativo».

Durante estos duros meses el trabajo de la Atención Primaria no solamente ha sido el de visitar a los enfermos, explica el doctor Zazo. «Durante el confinamiento, un 5% acudió a hospital, pero dentro de esta cifra más de un 85% de los pacientes positivos con síntomas leves pasaron primero por Atención Primaria, yendo nosotros a sus domicilio. Si veíamos que eran graves los mandábamos a hospital, pero si no continuábamos nosotros con el tratamiento».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats