Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gresca política empieza el día 1

PP y Ciudadanos cargan contra la obra de la Plaça de Baix por la destrucción de piezas de granito y el aumento del tráfico en la calle Ángel

Tráfico pasando por la calle Ángel durante la mañana de ayer.

Tráfico pasando por la calle Ángel durante la mañana de ayer. antonio amorós

Las obras de peatonalización de la Plaça de Baix y la Corredora ya cuentan con desencuentros políticos añadidos. Tanto PP como Ciudadanos han salido, apenas unas horas desde el inicio de las obras, a criticarlas por diversas causas.

El portavoz del PP, Pablo Ruz, ha lamentado a través de la redes sociales la destrucción de piezas de granito de la Plaça de Baix. Concretamente, el popular comentó, acompañando a una imagen tomada ayer por la mañana, que «comienza la destrucción definitiva. Plaza de Baix. Con la que se nos viene encima y en Elche triturando piezas de granito que cuestan miles de euros. Despilfarro y locura socialista. Vaya tres años nos quedan por delante. Vergüenza».

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Eva Crisol, denunció «el aumento descontrolado del tráfico rodado en la calle Ángel por falta de un plan de contingencia claro, lo que ha provocado una congestión que derivará en un aumento de la contaminación en la zona».

La portavoz de Cs dijo, además, que «no parece casual que se haya retirado el medidor de contaminación que se ubicaba en la calle Ángel», algo que, según señaló, «responde a un intento de ocultar la ineptitud de este equipo de gobierno, que está obcecado en sacar adelante planes sin que estos se sostengan bajo un estudio claro y obviando la opinión de vecinos y comerciantes del entorno».

La crítica de Ciudadanos fue contestada ayer mismo por la edil de Movilidad Sostenible, Esther Díez, quien dijo que el Ayuntamiento implementará a partir de octubre las restricciones de tráfico en la zona centro para minimizar la transición de vehículos en el corazón de la ciudad. La medida, según explicó la edil del equipo de gobierno, se tomará a partir de octubre porque es el momento en el que la empresa adjudicataria de las obras de la Corredora tiene previsto que las cámaras de control de acceso queden instaladas en el puente de Canalejas y en el de Santa Teresa.

Respecto a los medidores de NO2, Esther Díez explicó que se colocan durante dos temporadas al año en el marco del estudio de calidad del aire que se realiza con la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH). De hecho, apuntó que «este año dichos instrumentos se han colocado precisamente en las calles Ángel y Sant Jordi a petición de los vecinos y vecinas».

La edil señaló, finalmente, que este miércoles se renueva el convenio con la universidad y en invierno habrá una nueva temporada de mediciones, por lo que consideró una «irresponsabilidad» que grupos como Ciudadanos «se dediquen a hacer afirmaciones falsas, además de intentar frenar las políticas de Movilidad Sostenible para proteger la salud pública y el medio ambiente».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats