Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La peatonalización de la zona centro se acelera en la Corredora para reducir el impacto sobre el comercio

El alcalde anuncia que los primeros tramos estarán acabados en septiembre y que la Plaça de Baix, por su complejidad, será lo último. La empresa quiere tener ejecutado el 25% este mes

La peatonalización de la zona centro se acelera en la Corredora para reducir el impacto sobre el comercio

La peatonalización de la zona centro se acelera en la Corredora para reducir el impacto sobre el comercio

El proyecto de peatonalización de la Plaça de Baix y la Corredora avanza más rápido de lo planeado. En dos semanas se ha ejecutado el 12% de los trabajos, que están priorizando los dos primeros tramos de la arteria principal para minimizar su impacto en el comercio. Concretamente, el alcalde de Elche, Carlos González, anunció ayer que el tramo de la Corredora que transcurre entre la Plaça de Baix y el inicio de la Glorieta debe estar finalizado antes de que acabe el mes de septiembre, con el fin de devolver a esta zona, que es la que más comercios concentra actualmente, la normalidad.

El primer edil visitó las obras acompañado por los concejales de Promoción Económica, Carles Molina, de Modernización de Espacios Públicos, Héctor Díez, de Movilidad Sostenible, Esther Díez, de Comercio, Felip Sànchez, y de Pedanías, Vicente Alberola. Con ellos dijo que la previsión con la que trabaja la empresa constructora es que cuando finalice el mes de agosto se haya ejecutado el 25%.

Una vez se abran los primeros tramos de la Corredora se intensificarán los trabajos en el siguiente tramo, que llega hasta Puente Ortices, así como en la Plaça de Baix, que por las características del material que se va a colocar en el suelo requiere de más tiempo. No obstante, si la obra sigue el ritmo actual podrá estar finalizada antes de lo previsto, y cumplirse así la promesa de que la zona esté lista para las campañas comerciales de otoño.

En su visita a las obras Carlos González destacó que «el proyecto tiene una doble dimensión». El primer edil apuntó, por un lado, a la urbanística «con el objetivo de convertir la zona en un gran espacio peatonal, accesible y moderno de aproximadamente 200.000 metros cuadrados».

Por otro lado, Carlos González se refirió a la dimensión socio-económica que «permita revitalizar la actividad comercial». Y todo ello, apuntó el regidor ilicitano «con la voluntad del equipo de Gobierno de que el centro vuelva a ejercer la capacidad de atracción que tuvo en el pasado».

Por su parte, la edil de Movilidad subrayó la importancia de poner en valor actuaciones como esta que dijo que «dan inicio a una transformación imparable, no solo en el centro sino en el conjunto del municipio desde el punto de vista de la calidad ambiental, social y económico». Para Esther Díez «la actuación que emprendemos nos pone a la altura de otras ciudades españolas y europeas y se tiene que expandir por los barrios y pedanías, así lo contemplamos en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible y en las diferentes concejalías implicadas en la transformación urbana de Elche».

En este sentido, la edil de Compromís recordó que esta es una obra de pacificación global del tráfico en el centro de la ciudad. «Esta actuación nos recuerda la responsabilidad que tenemos como representes públicos de fomentar la salud humana como prioridad absoluta», añadió la concejala.

Calle Victoria

El proyecto de peatonalización que se está llevando a cabo en la Plaça de Baix y la Corredora se va a completar con una actuación en la zona norte de la calle Victoria. El alcalde explicó que con la intención de que esta calle quede totalmente integrada en el entorno se ha encargado a los servicios municipales un proyecto para elevar la calzada de la zona norte, con el fin de que quede al mismo nivel que la Corredora, cuando acaben las obras, y que la zona sur de la misma calle, que ya cuenta con este aspecto. Estos trabajos se harán de forma paralela al proyecto de la Plaça de Baix y la Corredora.

Llegan 600.000 piezas de mármol

Dibujos en colores crema marfil y rojo Alicante serán el colofón a la plaza frente al Ayuntamiento de la ciudad

El nuevo pavimento de la Plaça de Baix ya ha empezado a llegar a la obra. El alcalde, Carlos González, mostró ayer cómo son las piezas de mármol que se colocarán en el suelo durante las próximas semanas. En total, a lo largo y ancho de la Plaça de Baix, se van a colocar 600.000 piezas de mármol, en colores crema marfil y rojo Alicante.

Las piezas tienen una dimensión de entre 6 y 8 centímetros, y, según dijo Carlos González, «se instalarán en el suelo de la Plaça de Baix posibilitando así que este espacio se convierta en un entorno emblemático y de referencia para el conjunto de la ciudad».

Estos trabajos, apuntó el primer edil ilicitano «requieren de un trabajo de precisión y minucioso», por lo que se irán viendo poco a poco conforme siga avanzando el proyecto que pretende transformar por completo la imagen del centro de la ciudad.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats