Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde contempla ya un plan B para el alcantarillado de Peña de las Águilas

La pedanía ilicitana depende de que los Presupuestos Generales del Estado de 2021 incluyan por fin la actuación del colector principal para rematar la histórica obra. Si no es así, el Ayuntamiento se dirigiría a la Confederación del Júcar

Obras del colector en la pedanía de Peña de las Águilas, en imagen retrospectiva.

Obras del colector en la pedanía de Peña de las Águilas, en imagen retrospectiva.

El Ayuntamiento de Elche ya piensa en un plan B para rematar el alcantarillado de la pedanía de Peña de las Águilas en el caso de que no haya Presupuestos Generales de Estado en 2021. O incluso que los haya y no se incluya la obra del colector principal, actuación que tiene que costear el Gobierno central.

El alcalde de Elche, Carlos González, asegura que en caso de que el Gobierno central no consiga sacar adelante sus presupuestos para 2021 y continuemos con los prorrogados de 2018, se iniciarían conversaciones con la Confederación Hidrográfica del Júcar «para intentar buscar soluciones».

En cualquier caso, lo cierto es que el alcantarillado de Peña de las Águilas va camino de eternizarse. Los vecinos ya han perdido toda esperanza con los políticos, tanto con los pasados como con los actuales. Las promesas incumplidas con respecto a esta importante actuación han hecho perder toda esperanza a los cerca de 1.700 vecinos de esta zona acerca de que el alcantarillado pueda ser una realidad a corto o medio plazo.

«La obra comenzó en el año 2015, estaba programada para tres años y debía haber concluido como mucho en 2019», relata Alejandro Salgado, el alcalde pedáneo de Peña de las Águilas, quien a renglón seguido apunta: «No sé si lo voy a ver hecho».

Los vecinos insisten en recordar que Peña de las Águilas es una zona urbana donde sus residentes pagan impuestos. Impuestos que les deberían permitir contar con alumbrado normalizado, caminos en condiciones y, cómo no, un servicio de alcantarillado.

«Desde el año 2000 nos lo vienen prometiendo. Diego Maciá ya prometió que iba a hacerlo. Se consiguió un dinero para asfaltar el camino viejo de Crevillent, pero quedamos en que no tenía sentido asfaltarlo para luego levantarlo con las obras de alcantarillado que se iban a hacer de inmediato. Al final nos quedamos sin asfaltado y seguimos sin alcantarillado», recuerda Diego Trujillo, expresidente de la asociación vecinal. «No van a hacer los ramales que quedan», indica como impresión propia tras ser preguntado por el plan de inversiones en pedanías anunciado por el Ayuntamiento.

Y es que el Plan Cuatrienal de Pedanías, que se anunció en noviembre de 2019 y se aprobó el pasado mes de diciembre, supone, según siempre el Consistorio, una inversión de más de 35 millones de euros en el Camp d’Elx. El pasado mes de junio el alcalde y el concejal de pedanías, Vicente Alberola, hacían incluso balance del grado de ejecución de este plan.

«En el primer semestre del año ya se han comprometido más de 7,6 millones de euros en inversiones para el Camp d’Elx». Es decir, un 22% de este plan cuatrienal se ha hecho o se va a hacer sí o sí.

«De que me sirve que vayan a reparar un colegio en una pedanía, que van a hacer nuevas pistas deportivas en otra... aquí los vecinos me vienen a mi casa a preguntarme qué pasa con el alumbrado que seguimos sin tener, con los bancos que faltan, el asfaltado para evitar tantos baches, con la limpieza, con la presencia policial, con el alcantarillado... ¿qué les puedo decir yo? Nada», explica el pedáneo, quien recuerda que aún quedan tres fases «y esto va a durar la eternidad».

Y es que el plan plurianual del Ayuntamiento para las pedanías, que comprende el periodo 2020-2023, recoge que se realizarán las tres fases que quedan, es decir, de la quinta hasta la séptima, dentro de ese periodo y con un coste global de 2.044.000 euros.

«La quinta fase debería haber comenzado en octubre o noviembre de 2019», manifiesta Alejandro Salgado, para dar una idea del enésimo retraso de esta actuación vital para los vecinos que llevan prácticamente dos décadas esperando.

Por su parte, la presidenta de la asociación de vecinos de Peña de las Águilas, Fini Martín, también lo tiene claro: «Ni de casualidad lo van a hacer», refiriéndose en el plazo de hasta 2023. «Estamos defraudados», añade.

«No tienen ninguna intención porque lo que alegan es que el colector principal no está hecho», explica Martín.

Ante todo ello, el alcalde dice: «Nuestra intención es que en este mandato quede resuelta la obra».

Autorizada desde2013 y con voluntad de completarla

En enero de 2013 la Administración central autorizaba por fin el proyecto de colectores para Peña de las Águilas y Llano de San José. Desde entonces, Aigües d’Elx y el Consistorio, a partir de 2015, han hecho realidad cuatro ramales (de los siete en total), por importe de más de tres millones. Los tres pendientes no tienen sentido si no se hace el colector principal (que paga el Estado), según el Consistorio. El alcalde asegura que esta obra es prioritaria y que hay una «voluntad inequívoca» de completarla.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats