Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las manos detrás de la nueva ladera

Alumnos de talleres de empleo trabajarán como mínimo hasta 2023 para regenerar y mejorar la accesibilidad del entorno del río Vinalopó

Alumnos del programa de empleo colocando ayer una valla en la ladera.  | ANTONIO AMORÓS

Alumnos del programa de empleo colocando ayer una valla en la ladera. | ANTONIO AMORÓS

Las obras en la ladera del río Vinalopó, tal y como dice el dicho, van sin prisa pero sin pausas. Treinta alumnos de uno de los talleres de empleo están dándolo todo para regenerar una nueva parte de este enclave que acompaña al cauce del río y que vertebra al municipio, ya que a diario son cientos los ilicitanos que bajan y practican deporte. Así las cosas, el Ayuntamiento se da tres años para acabar este proyecto de regeneración que se inició ya hace un lustro en el entorno urbano de la ciudad. Así lo precisaba ayer el alcalde, Carlos González, en una visita a los trabajos que están realizando a la altura del colegio Baix Vinalopó los alumnos de los programas de empleo, financiados prácticamente al 90% por la Generalitat y el resto con aporte municipal. Desde los diferentes programas han logrado formar a un total de 380 alumnos para mejorar su empleabilidad. Desde el equipo de gobierno apuntan que la tasa de reinserción laboral supera el 40%. La inversión total acumulada desde el inicio de este plan integral alcanza los 9 millones de euros, de los que ya se han ejecutado 7,5 millones para costear la contratación de estas personas en situación de desempleo o incluso en riesgo de exclusión social que se forman en labores de albañilería o jardinería, así como adquirir el material necesario para los trabajos.

El primer edil indicaba que la regeneración de la ladera no estaría totalmente regenerado al menos hasta 2023 ya que los trabajos son más lentos que si los estuviese desarrollando una empresa especializada, teniendo en cuenta que «son 30 alumnos, es brigada pequeña y el ritmo de avance no es el de una empresa especializada, porque estamos formando a personas en situación de desempleo», explicaba. En cuanto a los trabajos, se está revegetando el entorno con especies autóctonas y se está mejorando la accesibilidad desde los barrios con la instalación de taludes que allanan las entradas y salidas. También se están instalando sistemas de wifi gratuito. Los tramos en los que se actuará a partir de ahora serán cerca del puente de Santa Teresa, y más tarde desde el puente de Altamira hasta el puente de Canalejas, en la ladera oeste.

Corredor

El ejecutivo local anuncia que para los próximos presupuestos está prevista la ejecución de un corredor ambiental que conectaría el Puente de Barrachina con el Pantano de Elche, la desembocadura del río, el Azarbe de Dalt y El Hondo. Calculan que los trabajos costarían unos 150.000 euros para desbrozar y recuperar senderos, por lo que no sería necesaria más inversión ya que las actuaciones no conllevan infraestructuras o alumbrado.

Uno de los trabajos junto al cauce del río es colocar taludes y revegetar. | ANTONIO AMORÓS

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats