Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lucha contra el discurso radical de la ultraderecha marca el 8-M en Elche

La Coordinadora Feminista lleva siete años trabajando para minimizar la violencia machista y reducir la brecha laboral y ahora se emplea en que no se echen por tierra los logros alcanzados - Las redes sociales han pasado a ser escenario clave

Cinco integrantes de la Coordinadora Feminista de Elche posan para INFORMACIÓN tras una de las reuniones para preparar el 8-M. | ANTONIO AMORÓS

Empezaron movilizándose en 2014 contra la polémica ley del aborto que promovió el exministro Alberto Ruiz Gallardón y desde entonces no han parado de actuar. Estos siete años les han servido para trabajar mucho y conseguir pequeños avances en la lucha contra la violencia machista o la brecha laboral. Por eso la Coordinadora Feminista de Elche alcanza este 8-M centrando sus esfuerzos en que los discursos radicales que llegan desde la ultraderecha no echen por tierra sus logros. En este objetivo las redes sociales se han convertido en un campo de batalla clave, ya que en ellas campan a sus anchas todo tipo de discursos contra el feminismo y son una herramienta básica para llegar a los más jóvenes y evitar que las masculinidades tóxicas y los roles de género más nocivos se perpetúen entre los adolescentes.

«En estos años hemos buscado dar respuestas coordinadas a la violencia de género, las desigualdades y los problemas laborales», explica una de la integrantes de la Coordinadora Feminista, Carmen Palomar, tras una reunión mantenida recientemente para preparar el 8-M.

«Las mujeres están empoderadas y ahora hay que trabajar con adultos y niños en masculinidades que sean menos tóxicas»

MARINA GONZÁLEZ

decoration

En un primer momento la plataforma se concentraba cada vez que se producía un asesinato machista. Con 70 muertes de mujeres anuales de media al año, estas concentraciones se tenían que hacer prácticamente seis veces al mes, lo que dificultaba que se llevaran a cabo e hizo que pasaran a fijarse el día 25 de cada mes. «Ahora el feminismo está más insertado en la sociedad pero eso no es garantía de que se haya avanzado en derechos y conquistas», sostiene Palomar como muestra del largo camino que todavía queda por recorrer. Por eso ahora se hace hincapié en plantar cara a los discursos más radicales.

«Hay que lograr que se valoren trabajos que realizamos nosotras desde siempre, como la crianza o el cuidado de personas dependientes»

MARI CARMEN TORRES

decoration

Integrantes

La Coordinadora Feminista ilicitanta está formada actualmente por más de una decena de colectivos, entre partidos políticos, sindicatos y asociaciones. Algunas entidades se han quedado por el camino en sus siete años de andadura y las más activas actualmente son PSOE, Compromís, UGT, CC OO, La mama d’Elx, Hiparquía, Mujeres Vecinales, la Plataforma de Pensionistas, Libéralo, Melíades y la Escola de Pensament Feminista.

«Tenemos que consolidar las conquistas de los últimos años y llegar a los jóvenes para darle la vuelta al machismo»

CARMEN PALOMAR

decoration

Estos colectivos aúnan fuerzas para contrarrestar el mensaje que llega desde la ultraderecha. «Nosotras buscamos la igualdad entre hombres y mujeres, no pedimos nada marciano. Los avances tienen que llegar sin violencia ni guerras», apunta Palomar. «A algunos hombres les cuestan los cambios y salir de su espacio de confort», añade. «La mayor conquista en el siglo XX ha sido la laborar y ahora en el siglo XXI hay que lograr que se reconozcan trabajos que nosotras hemos hecho desde siempre, como la maternidad, la crianza o el cuidado de las personas dependientes», apostilla otra de las mujeres de la plataforma, Mari Carmen Torres.

«La igualdad entre hombres y mujeres y la erradicación de la violencia machista marcan la actividad de nuestro día a día»

LOLI TORRES

decoration

La educación es otro de los grandes campos de actuación para lograr una igualdad real y en él también trabaja la Coordinadora, como sucede con las redes sociales. En material laboral, el acento se pone en la elaboración de los planes de igualdad en las empresas y en el seguimiento para que se cumpla lo que se fija en ellos. «Las patronales no quieren la igualdad y nos dicen que no nos metamos en el ámbito de las empresas», expone Palomar.

«Sin la educación en casa y las escuelas no vamos a lograr los objetivos. El pin parental nos está haciendo mucho daño»

SUSI TOMÁS

decoration

«La violencia machista se mantiene y hay que hacer hincapié en que no mengüen los recursos. En los años de Gobierno del PP se hicieron recortes muy grandes», expone Marina González, también de la Coordinadora, antes de añadir: «La perspectiva de género tiene que ser transversal a todas las políticas y no quedarse en el ámbito de la igualdad».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats