30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

La rehabilitación de las Clarisas está poco clara

Las Clarisas, inmueble ubicado en el centro de Elche.

Las Clarisas, inmueble ubicado en el centro de Elche. ANTONIO AMORÓS

El edificio del antiguo convento de las Clarisas, en pleno centro de Elx, ocupa el espacio en el que antes estuvo el de los Mercedarios, que se edificó en el año 1270 sobre los antiguos Baños Árabes después de la conquista cristiana hasta que, en el siglo XIX, se ubicó allí a las Clarisas tras el abandono del edificio que tenían en la actual Glorieta.

Se trata, pues, de uno de los edificios con más valor histórico de la ciudad y que, desde 2007, es propiedad municipal. A pesar de su importancia, el estado del inmueble era lamentable cuando el Ayuntamiento lo recibió. En todo este tiempo se han hecho diversas actuaciones que han permitido poner en uso algunas dependencias y parchear parte de los problemas estructurales que tiene el edificio.

La situación, sin embargo, dista mucho de ser aceptable y existe el peligro de desprendimientos parciales en las antiguas celdas y zonas anexas que acentúen la degradación de buena parte del histórico edificio. Es la consecuencia de no invertir lo necesario para salvarlo y darle un uso adecuado. Siendo un valioso patrimonio municipal, y tan céntrico, es difícil encontrar justificación a su lenta rehabilitación que pone en peligro su futuro.

Y no será por falta de proyectos anunciados y promesas varias. En 2009 se anunció una subvención, de más de 3.000.000 de euros del Ministerio de Industria para que allí se ubicara el Centro de Gestión del Conocimiento. Precisamente, la falta de gestión impidió el conocimiento de lo que allí podía haber funcionado. Con la llegada del PP al Ayuntamiento, en 2011, se denunció que la subvención se tenía que devolver al no haberse ejecutado en los plazos previstos. Las críticas por ello fueron de época, aunque por parte socialista se alegó el boicot de la Generalitat en la tramitación del proyecto. Total, que las Clarisas se quedaron como estaban, que ya es decir. Y, para más INRI y a pesar de que se anunciaron nuevas gestiones para conseguir subvenciones y proceder a su rehabilitación integral, excepto algunas mejoras parciales, sigue pendiente la actuación que allí se requiere. Y eso que, mientras tanto, las Clarisas han servido para prometer ubicar allí casi de todo: sede de la UMH; traslado del MAHE; del MACE; Centro Cultural; Parador de Turismo, etcétera.

Un problema crónico en esta ciudad es que no se consiguen traer inversiones emblemáticas a la misma y tampoco desde aquí se fuerza a que se acuerden suficientemente de nosotros. Hablamos de las Clarisas, pero también podríamos hacerlo, entre otras cuestiones pendientes recientes, del futuro del antiguo edificio de Correos. Es preocupante que, cada seis meses se le cambie el objetivo al mismo y, desde que se compró, no se haya puesto un ladrillo ni se sepa cuándo se hará. O la casa del Hort del Gat, que va para cuatro años desde que se prometió invertir allí y aún no se ha hecho nada, excepto la ocurrencia de prometer meter allí usos incompatibles con la Ley del Palmeral. Aún nos pasa poco, dirán algunos.

Y es una lástima que el edificio de las Clarisas esté así tantos años. Rehabilitado y con un uso cultural podría servir de un importante refuerzo a una zona centro que, ahora que se ha conseguido la tan ansiada peatonalización de la Corredora, (siempre y cuando no la estropeen con la invasión de mesas y sillas de cafeterías, como ya se ha empezado a hacer, y adecuadamente han criticado colectivos ciudadanos y la portavoz de Compromís), ha ganado en accesibilidad y posibilidad de disfrute ciudadano.

El Ayuntamiento debería plantearse, seriamente, el futuro del edificio de las Clarisas y buscar apoyos y subvenciones rápidamente para ello. En Elx no estamos sobrados de edificios tan históricos y, al mismo tiempo, tan amenazados. Es hora de actuar.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats