30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así están los árboles monumentales y singulares de Elche: desamparados

Ecologistas piden que una normativa local custodie todos aquellos árboles centenarios o simbólicos que el Consell no contempla

Nolina más antigua de Europa, ubicada en la UMH  | MATÍAS SEGARRA/C. PEDRO IBARRA

Nolina más antigua de Europa, ubicada en la UMH | MATÍAS SEGARRA/C. PEDRO IBARRA

El avance urbanístico de las ciudades trae progreso aunque también tiende a separar al humano de la naturaleza. Cuando se habla de patrimonio los ojos están puestos en lo que hizo el hombre, aunque hay otra clase de patrimonio que nace de la tierra y suele quedar a la sombra. En Elche hay más de treinta especies de árboles singulares. Algunos de ellos centenarios y otros casi, pero que llevan ese calificativo por su morfología o por su vinculación local.

Sólo siete del total están protegidos por el Consell en el catálogo de árboles monumentales y singulares, atendiendo a los requisitos que marca la ley vigente: desde 350 años de antigüedad, 30 metros de altura, 25 metros de diámetro de copa, o 6 metros de perímetro de tronco medidos a 1,3 metros de la base. Entre ellos cumplen una araucaria, dos algarrobos, un eucalipto, un olivo, la Palmera Imperial y un olmo.

Un eucalipto centenario en Alzabares | ANTONIO AMORÓS

¿Y qué pasa con el resto?¿No merecen protección? Precisamente ecologistas están intentando desde hace años que se responda a estas preguntas y haya una fórmula que ampare a estas especies. Uno de los objetivos: que estén blindadas ante proyectos urbanísticos para que no se repitan casos como el del pino de San Antón, el único centenario en el núcleo urbano, que fue talado en 2012 tras secarse a raíz de unas obras. Este árbol era un símbolo.

Raúl Agulló es firme defensor de las especies arbóreas locales y con su trabajo de campo consiguió aumentar la presencia de más especies en el catálogo. Hace años desarrolló un inventario junto a Ester García como experta de la UMH que se registró en la Dirección Territorial de Medio Ambiente. La misión era dejar constancia del patrimonio local para que las administraciones tuviesen más consideración.

El pino de la Baia, que se llevó el bronce en el último certamen de árbol europeo | Matías Segarra

Según este experto, la ley dice que no es necesario que el Ayuntamiento proteja los ejemplares porque ya lo hace la Conselleria en los supuestos antes descritos, aunque apunta que la misma ley dice a continuación «que los ayuntamientos deben proteger mediante normativa municipal, los que aún no cumplan ninguno de esos cuatro criterios de monumentalidad, pero les falte relativamente poco. O bien cuando sean singulares a nivel científico, como el caso de los Álamos del Eúfrates (chopos ilicitanos)».

Propone que el Ayuntamiento al menos proteja los de propiedad pública en el término municipal, como hizo Alicante, o tanto públicos como privados dentro del núcleo urbano. Los ejemplares fuera de la ley que más riesgo corren por su abandono son los chopos ilicitanos del paraje Aigua Dolça i Salà, el taray del camino de La Florida, y el olmo de la Ermita del Derramador, apostilla. Asegura, igualmente, que aunque el Consell proteja «no hace nada por conservarlos». Pone el ejemplo del algarrobo junto al río Vinalopó «que se desgarró por la mitad y el eucalipto también ha perdido gran parte de su diámetro». Añade, además, que también «corresponde proteger a los ayuntamientos cuando sean ejemplares muy vinculados a tradiciones históricas locales».

Pino de San Antón antes de la tala.

Pino de San Antón antes de la tala.

Como el pino de la Baia, con casi un siglo y muy arraigado. Quedó tercero en el concurso de árbol europeo. Vicent Soler, representante de la asociación Baia Jovens, colectivo que impulsó la candidatura, señala que «el pino ha pasado etapas con enfermedades y ha sido la gente de la pedanía la que se ha preocupado para avisar al Ayuntamiento y que no llegue a más». Está apuntalado porque se inclinó de tal manera «que parecía que tocaba el suelo...y se decía que el pino se acercaba a las personas». Sentencia que la relación con los árboles es especial «porque los protege el pueblo, por eso es necesario que la administración también lo haga».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats