Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los agentes sociales reclaman al Consell que el proyecto del edificio de Correos tenga impacto en Elche

La Generalitat pagó 738.000 euros por las instalaciones

El antiguo edificio de Correos, en el paseo de la Juventud, en una imagen tomada recientemente. | MATÍAS SEGARRA

El antiguo edificio de Correos, en el paseo de la Juventud, en una imagen tomada recientemente. | MATÍAS SEGARRA

El día de hoy es la fecha elegida para la segunda cumbre con la que dotar de contenido al proyecto en el antiguo edificio de Correos de Elche, una iniciativa que impulsa la Conselleria de Innovación y que no ha arrancado con la fuerza que se esperaba. El ambicioso plan, anunciado en su origen por Ximo Puig, ha generado mucha confusión hasta la fecha. En un primer momento se prometió como un Centro de Moda y Diseño para el calzado, algo que se ha ido diluyendo con el paso de los meses. A principios de marzo la consellera, Carolina Pascual y el alcalde, Carlos González, ofrecieron una rueda de prensa tras la primera reunión con agentes sociales para dar forma al proyecto. Ni la consellera ni el alcalde supieron explicar su contenido, más allá de dejar patente que el calzado ha dejado de ser su eje central.

Ahora, ante la segunda cumbre, que tendrá lugar hoy, ha trascendido que los agentes participantes en el encuentro, entre los que se encuentran representantes de patronales, universidades, sindicatos o institutos tecnológicos, exigen al Consell que el proyecto del edificio de Correos tenga un impacto real en la vida de la ciudadanía de Elche y no se quede en la esfera teórica. Los participantes en las reuniones también quieren que el nuevo centro dote de competencias digitales y tecnologías innovadoras a los distintos sectores que forman el ecosistema de la ciudad.

Lo que se tiene claro desde la conselleria que dirige la ilicitana Pascual es que el edificio de Correos es un escenario primordial en la Alianza de Tecnologías Innovadoras del sector valenciano que la Generalitat puso en marcha el pasado verano para acelerar el proceso de digitalización de las empresas. El proyecto engloba a la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV), las cinco universidades públicas, los centros del CSIC y la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (Redit). Este ejemplo de colaboración público-privada, bautizado como Inndromeda, tendrá u n peso decisivo en el nuevo centro ilicitano para aglutinar el conocimiento y las infraestructuras disponibles en torno a la digitalización y su impacto en sistemas productivos de la ciencia y la tecnología: robótica, nanotecnología, biotecnología, inteligencia artificial...

Por su parte, el Partido Popular, que urgió en las Cortes y el Senado que se aclarase la cesión y el proyecto para el edificio de Correos, tras acusar al bipartito ilicitano de falta de transparencia en la puesta en marcha de un centro que se iba a dedicar al calzado, ya ha recibido una respuesta. En un informe solicitado por Pablo Ruz y Adela Pedrosa, el Gobierno central aclara que la Generalitat compró en 2019 a la sociedad estatal el edificio situado en el paseo de la Juventud junto a otro colindante por 738.000 euros. La respuesta en el Senado también aclara que no existe ningún convenio que regule el uso de los edificios.

Lo cierto es que hasta la fecha, desde que se produjo el primer anuncio por parte de Puig hace tres años, la confusión ha rodeado al proyecto. Los impulsores de la iniciativa esperan que la reunión de hoy permita despejar muchas de las incógnitas que rodean al centro en el edificio de Correos y las críticas por el peso que ha ido perdiendo el calzado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats