Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA
Andrés Perelló EMBAJADOR DE ESPAÑA ANTE LA UNESCO

«Si un terremoto hunde Elche y su población se exilia, el Misteri seguiría en el nuevo destino»

En la celebración del Misteri no podía faltar en Elche el embajador nacional ante la Unesco, un Andrés Perelló que ofreció una visión exógena de La Festa que destaca aspectos como su labor de agente de paz, su carácter más allá de lo religioso y su valor vertebrador entre el pueblo ilicitano

El embajador de España ante la Unesco, Andrés Perelló, ayer durante su visita a Elche para participar en los actos del Misteri. | ANTONIO AMORÓS

El embajador de España ante la Unesco, Andrés Perelló, ayer durante su visita a Elche para participar en los actos del Misteri. | ANTONIO AMORÓS

Ahora que se cumplen 20 años de la declaración de Patrimonio de la Humanidad, ¿cómo se encuentra el Misteri d’Elx?

El Misteri tiene una salud inquebrantable. Pandemia aparte, mientras allá pueblo, habrá actividad cultural. El patrimonio inmaterial tiene que trascender al futuro y, en este caso, ya no se trata de un acto religioso que pertenezca a la Iglesia. Es la forma de hacer de Elche. Si un terremoto hundiera la ciudad y la basílica y la población se tuviera que exiliar, el Misteri seguiría existiendo y representándose en el nuevo destino. No es algo de un edificio, se trata de acerbo cultural y ADN de todo un pueblo. El patrimonio inmaterial requiere voluntad y convicción y eso se da aquí.

¿Cuál es su valor vertebrador para la sociedad ilicitana?

Cuando uno lo observa desde fuera se da cuenta de que el Misteri solo puede ocurrir en Elche, no en un pueblo andaluz o catalán. Hay una sociedad implicada y un pueblo fuerte, que nunca será esclavo. Elche ha sabido perpetuar su cultura y su personalidad. Su raíz no es tanto la fe como en qué se sustenta. Imponerse al Concilio de Trento puede parecer fácil ahora, pero en aquel momento se podía acabar en la hoguera. A esta gente se lo tuvieron que permitir porque no les podían parar. El futuro está garantizado porque se seguirá apoyando en la fuerza de la convicción y en el deseo de perpetuarlo.

Los problemas con el proyecto del Mercado y el aparcamiento, ¿han puesto en riesgo el Patrimonio de la Humanidad?

Según Icomos, en su estudio, había riesgo y la obra era prescindible. El informe del Consell Jurídic Consultiu tomó como referencia las aportaciones de Icomos. Hay un problema similar con la Catedral de Burgos y unas puertas de bronce de Antonio López, que suponen un cambio radical. No se valora la calidad de la obra, podía ser de Picasso o de Miguel Ángel, pero una declaración de patrimonio conlleva una serie de obligaciones de futuro, como no establecer a su alrededor actividades económicas.

Entonces, la polémica surgida en Elche ha tenido verdadera repercusión en la Unesco...

El Mercado de Elche hubiera sido una cosa irrelevante si no tuviera relación con el Misteri. Cuando eres internacional, te arriesgas a que tus problemas trasciendan. Si yo soy el alcalde y me dicen eso, me llevo el Mercado a otro sitio. Todos los años hay obras en peligro, por ejemplo, al Ayuntamiento de Cartagena de Indias se le ha ocurrido autorizar un edificio que rompe la visual de unas murallas que son Patrimonio de la Humanidad. En Bangladesh pasa lo mismo. Es una ciudad cuya población aumenta en un millón cada tres años. Su crecimiento urbanístico rompe las zonas que están consideradas Patrimonio de la Humanidad.

¿Cuál es el peso del Misteri como celebración religiosa y como celebración social?

Hay quien acude porque es devoto de la Virgen y quien lo hace con una mirada educada por el arte, desde el ateísmo más militante. Nadie puede negar que las voces, la coordinación, la música y el valenciano antiguo componen un patrimonio oral que ha sido transmitido de generación en generación. Eso transciende los actos de fe, sin olvidar que la Iglesia es la propietaria de la basílica. El Misteri refleja voluntad, convicción, vocación y fe. Es un mensaje de ruptura de fronteras porque ha dejado de ser patrimonio de Elche para ser mundial.

En su discurso ha resaltado el valor de España como potencia patrimonial internacional...

No somos conscientes de la potencialidad española. Los italianos son expertos en el drama y nosotros en la tragedia. Nos pasamos todo el día lamentando nuestra mala suerte cuando somos el primer país del mundo en reserva de biosfera, el segundo en geoparques, el tercero en patrimonio material y formamos parte del cuarteto privilegiado del patrimonio inmaterial con China, Italia y Francia. Hay 195 países por detrás. No se trata de sacar pecho ni de ser arrogante, pero sí de ser consciente de que nuestra historia está definida.

Volviendo a Elche, usted también destaca el papel del Misteri como agente de paz...

Hay más de cien conflictos coloniales y bélicos sin resolver en el mundo. Vivimos en una era en la que hay saturación de información y todo es efímero, vaporoso. Los análisis políticos, los tuits, mueren en menos de 24 horas. Ante todo esto, el Misteri refleja capacidad de memoria y respeto por el pasado, a la vez que la voluntad de perdurar en el futuro. Lo efímero no existe para el Misteri, ni se sucumbe ante la globalización. Y su mensaje trasfronterizo contribuye a la paz, a la cultura, a la educación y a la petición de respeto de la comunidad, ya seas de Irán, China o Ecuador.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats