Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SUCESOS

Un bebé de 7 meses con signos de maltrato fallece en Elche por un traumatismo en la cabeza

La madre y su pareja han sido detenidos tras llevar al niño al Hospital General, ya sin vida, asegurando que no se despertaba tras tomar el biberón. La autopsia revela que el pequeño había sufrido episodios anteriores de violencia

Inmediaciones de la vivienda de La Hoya donde vive la pareja detenida tras la muerte de un bebé de la madre

Inmediaciones de la vivienda de La Hoya donde vive la pareja detenida tras la muerte de un bebé de la madre

Una pareja de españoles de 44 y 35 años, vecina desde hace unos meses de la pedanía de La Hoya, se encuentra detenida desde el miércoles a la espera de pasar a disposición del juzgado de Instrucción 4 de Elche en relación con la muerte de un bebé de 7 meses, hijo de la mujer, al que llevaron sin vida al Hospital General Universitario el lunes alegando que tras haberse tomado un biberón «no despertaba». Los médicos constataron en el momento de su ingreso que no respiraba y, pese a que presentaba signos de llevar fallecido al menos una hora (la data probable de la muerte figura en el informe forense, que se encuentra bajo secreto de sumario), los servicios de Urgencia intentaron reanimarlo. Hora y media más tarde, el jefe de turno certificó el fallecimiento, en un primer momento, por posible muerte súbita. Un dictamen que los facultativos utilizan cuando se ha producido un fallecimiento de un bebé y no saben la causa, algo que en menores muy pequeños es tristemente habitual, pero lo que no lo fue tanto es que decidieran judicializar el caso e informar a las autoridades porque algo no cuadraba. 

Juzgado

El juzgado de guardia supo de los hechos ya por la tarde. Una comisión judicial se desplazó al centro sanitario con el forense, al igual que agentes del Cuerpo Nacional de Policía, donde conocieron los pormenores e informes. Entonces se decidió, a tenor de lo que explicaban los facultativos, que sería preciso realizar una autopsia y no entregar el cuerpo del niño a la familia. De forma paralela, se enviaron muestras del pequeño al Hospital La Fe para un estudio sobre muertes súbitas ya que todavía ésta era una hipótesis de trabajo. La jueza de guardia decretó ese mismo día secreto de las actuaciones para facilitar la labor de la policía e informó a la Fiscalía. 

La autopsia que se le hizo al pequeño el martes en las instalaciones del Instituto Anatómico Forense de Alicante, determinaron que presentaba un fuerte traumatismo craneoencefálico y que éste era el más que probable desencadenante de la muerte. También sirvió para constatar que el pequeño había sufrido malos tratos anteriores, hechos que los investigadores tendrán que intentar corroborar con testimonios. Igualmente, se preguntó a vecinos y familiares de ambos. Con todo ello se decidió que debían ser detenidos para esclarecer los hechos. El arresto se produjo en la vivienda de La Hoya. Habían pasado 48 horas desde lo ocurrido. De allí fueron trasladados a la Comisaría donde permanecerán hasta que presten declaración. El plazo de 72 horas vence el sábado, aunque podrían comparecer ante la magistrada el viernes. 

El bebé llegó sin vida al Hospital General de Elche, según la autopsia Matías Segarra

La sorpresa por este desenlace, con la detención de la pareja, ha sido mayúscula entre los familiares. Varios de ellos se acercaron incluso el lunes al centro sanitario tras conocer la noticia para consolarles, viviéndose momentos de gran tristeza. Nadie podía pensar que tuvieran nada que ver en el óbito. De hecho, algunos familiares notificaron a través de las redes sociales a sus conocidos este desgraciado fallecimiento e informaron que el martes sería el sepelio. Nada de eso ocurrió y el jueves borraron cualquier referencia.

Relato

Según el relato que hizo la madre, el lunes se marchó al trabajo dando previamente el biberón al pequeño. A su regreso al mediodía, este seguía dormido. «Mira que bueno es que ni se ha despertado», fue una de las frases que asegura le dijo su pareja cuando la vio llegar. Siempre según esta versión, la mujer se acercó a la cuna y vio que estaba inmóvil. Entonces todo se desencadenó. La pareja llegó por sus medios al centro sanitario, sin llamar a una ambulancia; de hecho, algunos vecinos los vieron salir a toda prisa de casa y accionar varias veces el claxon del vehículo para abrirse paso hasta el Hospital, que dista unos quince minutos de su vivienda. 

 Lo que ocurriera en esas horas dentro de la casa, próxima a un parque, se desconoce pero la madre no habría estado presente. Todo se sabrá a través de las declaraciones de ambos, de los informes y de la investigación policial. El niño era el tercer hijo de la mujer, fruto de una relación sentimental anterior. El hombre también tiene al menos un hijo con otra pareja. La Comisaría está investigando si existen otros antecedentes de maltrato. De la declaración se espera saber si fue una muerte accidental o con intervención directa de alguno de ellos.

Nuevo mazazo en La Hoya

El triste suceso se ha producido en la pedanía de La Hoya, donde el pasado mes de noviembre se encontró el cadáver de una funcionaria de la Administración de Justicia de Elche, quien era vecina y convivía junto a su madre, en una acequia de riego. Este asesinato, por la espalda, está aún sin resolver después de una concienzuda labor policial que aún sigue abierta. Alicia salió una tarde a pasear junto a su perro y horas más tarde un vecino alertó del hallazgo de un cuerpo en una acequia de riego, boca abajo, al parecer alguien había intentado ocultarla en el interior de un canalón, aunque no se descartan otras hipótesis. La mujer, de 43 años, había sido estrangulada. La falta de móvil hace que aún no se sepa qué desencadenó este asesinato en una pedanía tranquila que en menos de siete meses ha vivido dos hechos traumáticos.

Homenaje a la funcionaria asesinada en La Hoya el pasado mes de noviembre Matías Segarra

Dos días después del fallecimiento, los vecinos convocaron una concentración de repulsa en la Plaça del Gall, lugar de encuentro de los actos sociales de la pedanía, acto al que se sumaron responsables municipales.

Otros bebés fallecidos

La conmoción por la muerte de un bebé es enorme. Por desgracia, este tipo de fallecimientos se producen de tanto en tanto y la mayoría ocurre por una muerte súbita; es decir, si explicación médica. Por desgracia, en Elche se han registrado en los últimos años dos casos de muertes violentas que han provocado una enorme conmoción ciudadana porque nadie logra entender la muerte de un bebé. Uno de ellos acabó con la madre y el padre en prisión por asesinato. Se trata de Aaron, un niño de 2 años que murió a consecuencia de los golpes que le infringió su padrastro. Aunque fueron condenados a la pena de prisión permanente, recientemente esta ha sido conmutada por una de 20 años de cárcel por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Igualmente, está en fase de instrucción un hecho aún más extraño como fue el de una madre que ocultó su embarazo en Elche y que dio a luz a una pareja en el baño de su casa, donde estuvo encerrada durante más de una hora y donde al parecer no tuvo ayuda de ningún tipo para el doble alumbramiento. El caso se descubrió después de que sufriera una importante pérdida de sangre y fuera trasladada al Hospital con una bolsa en la cual sus familiares desconocían que iban los dos cadáveres.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats