Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinions des d’Elx

¿Lo de los 43 millones por la UMH será solo un cuento?

Ximo Puig, en una visita a Elche

Ximo Puig, en una visita a Elche

En junio de 2018, Ximo Puig prometió, en un acto del CLUB INFORMACIÓN, que la Generalitat compensaría a Elx, en 43 millones de euros, por haber tenido que costear los terrenos para que la Universidad se instalara en nuestra ciudad. Una situación injusta y de la que el PP, en sus 20 años en el Consell, se despreocupó totalmente.

Según se dijo entonces, la Generalitat y el Ayuntamiento firmarían un documento donde se establecería un plan plurianual de inversiones para dicha compensación. Ximo Puig anunció que, como primera medida, en los presupuestos de 2019 aparecería una partida de 8.000.000 de euros para la compra del antiguo edificio de Correos y su transformación en un Centro Internacional de Diseño del Calzado de referencia. Ésa partida nunca apareció y sólo se formalizó la compra del edificio por 738.000 euros. De lo que allí iba a ponerse, tres años después aún se discute cada seis meses una cosa distinta y ahí está el edificio muerto de risa.

Del documento a firmar entre ambas partes tampoco hay noticias. En agosto de 2019, tras visita del alcalde a València, se anunció que antes de que finalizara ese año se formalizaría por escrito dicho acuerdo. Finalizó 2019 y nada. Y finalizó 2020 y nada. Y llevamos medio 2021 y nada. O el documento a suscribir es muy largo y complicado o no hay mucha voluntad real de formalizarlo.

Por eso no es de extrañar que, cada vez que Ximo Puig viene a Elx y nos anuncia nuevas promesas, se le pregunte por los 43 millones. Así sucedió el pasado uno de junio cuando acudió al acto de la Asociación de Empresa Familiar de Alicante. Su respuesta fue reiterar su compromiso aunque reconoció que «ahora mismo no hay ninguna novedad al respecto». ¿O sea, que tres años después de su promesa aún estamos así?. Esto, más que compromiso empieza a parecerse a un cuento a largo plazo. Más largo que el de las 1.001 noches, que ya es decir, aunque en este caso la protagonista consigue su objetivo y, en el nuestro y después de pasar aún más noches, sigue pendiente la compensación prometida y sólo nos queda un cuento. Un panorama difícil de explicar y que Elx no se merece. Si no había voluntad de cumplir con nosotros, que no prometan nada y, si lo hacen, que lo cumplan.

Ahí el papel de Carlos González, como alcalde, es determinante para exigir lo prometido. Debe ser más exigente con Ximo Puig para que cumpla con Elx. Aunque suponga enfrentarse al jefe de su partido o precisamente por ello. Es el que comprometió su palabra y es el que tiene los medios para buscar soluciones. Si con él no es capaz de exigirle que cumpla sus compromisos, mal está que, en otros temas, lo consiga con una Diputación de Alicante que presiden otros.

Y, lo más importante, Elx necesita recuperar ese dinero para invertirlo en el municipio. Hace falta, entre otras cuestiones, para la rehabilitación de viviendas, mejoras en accesibilidad, eficiencia energética, entornos urbanos más sostenibles, etc. También para la regeneración del Vinalopó, que no pasa de promesa recurrente. O en el tema de la depuradora de Algorós, que lleva más de diez años con promesas de mejoras y con unos caudales de aguas depuradas que, tratadas más adecuadamente, serían mejor aprovechadas para regadío. Y, ahora que los temas de movilidad urbana han crecido en importancia en las ciudades, sería buen momento para plantear los estudios pertinentes para la implantación en Elx de un medio de transporte como el tranvía para comunicar barrios entre sí y, especialmente, con sus polígonos industriales. Muchas ciudades españolas ya disponen de este sistema y con gran éxito de usuarios. Después del verano se presentarán los presupuestos de la Generalitat para 2022. Es hora de ver plasmadas algunas de nuestras necesidades con cargo a la promesa hecha. Que no quede sólo en un cuento bonito, que es lo que ahora parece.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats