Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alumnos del IES La Asunción experimentan con un hongo capaz de destruir el picudo

Los estudiantes de Secundaria detectan la expansión de la plaga en tres huertos urbanos y su trabajo de investigación ha sido seleccionado para unos premios nacionales de la Fundación Endesa

Los alumnos del IES La Asunción, acompañados de su profesor, con trampas para cazar picudos en las palmeras. |

Los alumnos del IES La Asunción, acompañados de su profesor, con trampas para cazar picudos en las palmeras. | ANTONIO AMORÓS

Lo que han conseguido hacer alumnos de primero de Secundaria del Instituto La Asunción se asemeja mucho a un estudio científico profesional, han realizado un trabajo de investigación con un hongo capaz de destruir el picudo que amenaza el Palmeral de Elche, una plaga que ellos mismos han podido comprobar cómo está extendiendo con la pandemia en tres huertos urbanos.

Su exhaustivo trabajo de campo, que ha consistido tanto en saber identificar los ejemplares enfermos, atajarlos de manera biológica, reproducir el insecto en 3D y hasta desarrollar una aplicación móvil para localizar las palmeras dañadas con GPS, ha sido seleccionado para los premios nacionales Eco de la Fundación de Innovación Endesa Educativa, un proyecto en colaboración con la Fundación Europea Sociedad y Educación.

El trabajo dirigido por el profesor de Tecnología Agustín Blasco en la asignatura de Robótica se llama «Salvemos el Palmeral de Elche controlando el picudo rojo» con el que el docente ha buscado sensibilizar a sus alumnos en un tema tan nuestro como el paisaje ilicitano y «crear un movimiento para investigar», afirma.

Y así, los chavales han podido proponer un plan de lucha biológica que ha consistido en cultivar en el laboratorio un hongo biológico «entomopatógeno» (microorganismo capaz de causar una enfermedad al insecto) que todavía no ha sido utilizado para esta tarea, según apunta el profesor, capaz de matar al escarabajo evitando insecticidas o nematodos que se usan habitualmente en Elche. Los estudiantes probaron diferentes técnicas para combatir el picudo capturado en trampa y comprobaron que el hongo era capaz de adherirse a su exqueleto provocando su muerte al cabo de unos días. También comprobaron que la efectividad del hongo era superior en los ejemplares vivos a temperatura controlada que realizando el experimento en cubetas a temperatura ambiente en invierno.

Los alumnos con picudos creados en 3D. | ANTONIO AMORÓS

Los alumnos con picudos creados en 3D. | ANTONIO AMORÓS A.fajardo

Estos ensayos han dado sus frutos, tal y como explica el profesor Agustín Blasco en el proyecto, aunque todavía ven necesario continuar con la investigación para seguir avanzando en la fórmula para combatir la plaga.

Los propios alumnos también elaboraron ellos mismos unas trampas realizadas con materiales reciclados y feromonas naturales para atraer al insecto hasta el instituto.

Ya fuera del centro, los estudiantes de Secundaria aprendieron a detectar a simple vista y con la ayuda de prismáticos las palmeras afectadas por la plaga sobre todo al ver las copas caídas de los ejemplares. En el huerto de la Coronela contabilizaron una quincena de palmeras enfermas, en el Villa Carmen, 13 y en el Huerto del Sol unas siete.

Tras esta experiencia, el instituto advierte con su trabajo de investigación que es necesaria una gran inversión económica y recursos humanos para poder atajar el avance de una plaga que no solo supone la muerte de la palmera afectada, sino también un nido de coleópteros que infectarán nuevos ejemplares cercanos.

Además del descontrol de la plaga, también han puesto en evidencia que los tratamientos actuales no son suficientes y reconocen la dudosa efectividad en referencia al hongo biológico que actualmente está utilizando el Ayuntamiento en algunos huertos. En este trabajo, el IES apunta a que el nematodo que se emplea está indicado para el picudo negro de la platanera y en condiciones de humedad.

Robótica

Con el fin de impulsar esta rama de la ingeniería mecánica en edades tempranas, los alumnos diseñaron y construyeron carcasas o caparazones con forma de picudo sobre un chasis rodante dirigido por una placa con sensores y actuadores. Con estas creaciones, los chavales aprovecharon para instalar un código con sus bibliotecas y transmitirlo con cables USB de manera que consiguieron configurar un robot-picudo salva obstáculos.


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats