Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reducción de la contaminación anima a trasladar más tráfico a las circunvalaciones

La concejala de Movilidad se apoya en el informe anual de calidad ambiental para anunciar una mayor apuesta por un cambio en el modelo de transporte

Los carriles bici crecen en Elche a costa de los de tráfico rodado con divergencia de opiniones.  | ANTONIO AMORÖS

Los carriles bici crecen en Elche a costa de los de tráfico rodado con divergencia de opiniones. | ANTONIO AMORÖS

A menos número de vehículos, un aire menos contaminado. La premisa es tan fácil y tan conocida que cualquier estudio de calidad ambiental lo reflejaría. Ahora bien no es fácil obtenerlos, más bien todo lo contrario, porque el número de vehículos de cualquier parque móvil crece sin parar, pero la pandemia, la peatonalización de la Corredora y las restricciones de movilidad han dado la oportunidad al Laboratorio de Contaminación Atmosférica del departamento de Física y Arquitectura de Computadorasde la UMH de Elche de medir cuánto influye y la concejala de Movilidad Urbana, Esther Díez, se apoyó ayer en él para anunciar que se va en la política correcta y que «hay actuaciones con una clara incidencia positiva, como es el caso de la peatonalización de la Corredora, pues tras las obras se observa una mejora de la calidad del aire en los puntos del entorno».

Y añadió la concejala: «Nuestro trabajo se centra en que las políticas de movilidad no se limiten a desplazar el tráfico de unos barrios a otros, sino a desviarlo hacia las circunvalaciones donde la dispersión es mayor y no hay entornos residencial, pero sobre todo nuestro trabajos se dirige al cambio del uso del transporte privado hacia modelos más sostenibles».

Y esos datos recogidos por el laboratorio (que desde 2018 realiza este estudio de calidad ambiental) y presentados en el Consejo de Medio Ambiente suponen una disminución del 50% en algunos puntos. El principal dato es la medición de los valores de dióxido de nitrógeno, lo que se realizó en 51 puntos entre febrero de 2020, julio de 2020 y febrero de 2021, así como de las partículas PM10 y PM1 (pequeñas partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen, dispersas en la atmósfera), que contabiliza una máquina en la calle Puente Ortíces. «De los 51 puntos analizados, se han registrados descenso del 12 al 52 por ciento» en un año, explicó el profesor Javier Crespo, director del departamento. Y, por lo que respecta a la media, se ha pasado de una concentración de 37 microgramos por metros cúbico de aire a 25. En febrero de este año sólo se registraron tres puntos por encima de los 40 microgramos diarios que marca la Organización Mundial de la Salud: la avenida de la Libertad, a la altura de los respiradores del túnel de Renfe; la calle Concepción Arenal, en su cuce con Vicente Blasco Ibáñez; y Vicente Blasco Ibañes a la altura de Mariano Luiña.

Las partículas PM1 y PM10 también descendieron, las primeras un 38% y las segunda un 31% y, aunque este año han vuelto a aumentar, siguen por debajo de las recogidas en 2019.

Los ciclomotores lanzan más partículas que los diesel y más dióxido que los de gasolina

En una ciudad sin apenas vehículos eléctricos, en la cual aún se está a la espera de medidas que contribuyan a incentivos estos vehículos, como la posibilidad de aparcar gratis o a menos precio, no existe vehículos que no realicen emisiones tóxicas y eso que general el 70% del total. Desde los híbridos, a los diesel, pasando por gasolina, ciclomotores o motocicletas. Sólo los vehículos con motor mixto (los híbridos) se libran de generar partículas, aunque sí emiten óxidos de nitrógeno, en total, 0,013 gramos por kilómetros. Bien es cierto que mucho menos que el resto de vehículos. Así llama la atención que los gasolina emitan cuatro veces, más entre 0,056 y 0,061 gramos, pero son mucho peores los ciclomotores (0,17 gramos), las motocicletas (entre 0,194 y 0,317 gramos) y los diesel (entre 0,21 y 0,61 gramos). Por lo que se refiere a las partículas, los turismos lanzan una cantidad muy pequeña: entre 0,0011 y 0,0016 gramos; le sigue las motocicletas, con 0,0035 gramos; los diesel, con entre 0,0015 y 0,0314; y, por último, los que más lanzan son los ciclomotores, con entre 0,018 y 0,026, según pone en claro el informe de la Evaluación de la Calidad del Aire Urbano en la Ciudad de Elche.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats