Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Soler DIRECTOR DE FACO ELCHE

«La clave del éxito de Faco Elche es que la gente lo ve y lo toca como en una feria de calzado»

Días después de que acabe en Elche el congreso nacional de Oftalmología Faco, su director, el doctor Fernando Soler, reconoce que esta vez se ha quedado mucha tensión acumulada porque no se sabía si la edición pudiese brillar. El especialista tiene claro que le queda mucha vida al modelo de congresos.

El doctor Fernando Soler durante Faco Elche 2021.  |

El doctor Fernando Soler durante Faco Elche 2021. | INFORMACIÓN

Días después del congreso, ¿qué fue lo primero que sintió cuando vio que no le habían fallado más de 600 profesionales?

Es una satisfacción enorme porque lo hemos conseguido tras incertidumbre de tantos meses si se podía lograr o no. Ha sido el primer congreso nacional de la oftalmología con una convocatoria muy buena de gente, en un momento de movilidad reducida de miedos e incertidumbres a pesar de la vacunación. Valoras el apoyo de tanta tanta gente y de la industria, con un apoyo tremendo de más de 40 firmas.

¿En qué línea irá el próximo encuentro?

El programa del próximo está casi medio hecho, vamos con un año de antelación. Siempre hay cosas diferentes. Las firmas comerciales ahora con la llegada de la presencialidad van a empezar a hacer lanzamientos más claros de novedades que ahora se podían retener un poco, pero en el momento en que esta presencialidad se difunda y haya más eventos en este formato veremos muchas cosas. El formato virtual ha reducido mucho la presentación de estas novedades.

¿El peligra el modelo de congresos?

Las reuniones virtuales van a estar ahí, las vamos a usar muchísimo. Faco Elche se plantea a lo largo del año hacer algún webinar de forma puntual, pero el congreso presencial es muy difícil que desaparezca porque tiene tres patas. La exposición y transmisión de conocimiento, la exposición comercial con los últimos aparatos. Es importante que la gente los vea, los toque, como una feria de calzado. Y luego los contactos que haces cara a cara, tanto comerciales, científicos o de empleo. Todo eso hace que la desaparición de los congresos presenciales sea compleja.

¿Coincide con el doctor Juan Batlle en la importancia de los pasillos para aprender?

La clave del éxito de Faco Elche es que los pasillos y la cafetería los subió al estrado, llevó esas tablas, por eso es fundamental el debate, el hablar, el participar, comentar.

Imagino que tendrá relevancia contrastar con otros especialistas de diferentes partes del mundo...

Por supuesto, pero lo que ocurre es que la transmisión del conocimiento se ha hecho tan unitaria que al final no encuentras tantas diferencias como había hace muchos años entre el colega francés, argentino o el mexicano...o incluso con más nivel que el estadounidense, que tiene muchas restricciones. Ahora mismo la oftalmología de nivel está muy unificada y España es un claro ejemplo.

¿En qué punto estamos?

Somos líderes mundiales pero como buenos españoles lo publicitamos poco de cara al extranjero. Por contra, la oftalmología estadounidense ha bajado mucho por las restricciones legales en incorporación de nuevas lentes y materiales.

¿Qué le ha enseñado este congreso?

No hay cambios dramáticos en el conocimiento pero se esperaban cosas que se han producido después de año y medio y era la primera vez que se podían transmitir novedades. Se hizo un análisis pormenorizado con presentación de fármacos, aparatos...y luego el debate y representación de las nuevas lentes intraoculares que vienen a cambiar los hábitos con una mejora considerable para nuestros pacientes. En España se operan al año cerca de 500.000 cataratas y se van a ver beneficiadas de estas nuevas lentes que mejoran el funcionamiento de los ojos.

En la práctica, ¿en qué se notará la mejora de la visión?

Van a mejorar en mucha mejor independencia de gafas, algo tan sencillo como ver mejor la comida. Van a seguir manteniendo muy buenas visiones de lejos pero el usuario verá mejor sus pantallas, sus tablets, contará mejor las monedas y subirá mejor las escaleras. Hay una mejora funcional.

El avance de esta intervención hace que sea menos agresiva...

Hay una tendencia a incisiones más pequeñas con cirugía mínimamente invasiva y esto se aplica en la oftalmología, que es líder tecnológico dentro de la medicina.

¿Se ha reducido la edad media de quiénes se operan de cataratas?

Se opera gente más joven que antes no porque aumente la incidencia en personas más jóvenes si no porque muchas personas valoran las ventajas funcionales de operarse y lo hacen antes porque obtienen una mejora visual muy grande sin gafas. Aunque sigue habiendo cataratas en todos los rangos de edad, es posible que estemos operando a algo más jóvenes por las mejoras de visión funcional. La incidencia más alta está de los 60 a los 80, y a partir de ahí muchísima.

También influye que el postoperatorio sea más liviano...

El único problema es que nuestros colegas han contribuido a la banalización de que la intervención se hace en cinco minutos. Efectivamente, pero hay algunos casos, muy pocos, susceptibles de tener algún tipo de problema en su intervención. Las cataratas es una cirugía rápida pero caen en que esto no es nada. El proceso está muy bien desarrollado y por lo general se da sin complicaciones pero es una cirugía altamente compleja y que requiere personal muy entregado para que la tasa de complicaciones sea muy baja.

¿Qué avances están mostrando las farmacéuticas?

Hay diferentes campos como el glaucoma para el que se van creando nuevos dispositivos y moléculas. Luego está el campo de la sequedad ocular que cada vez se le presta más atención porque genera más problemas en pacientes o el campo de antiinflamatorios. Una de las cosas que hemos presentado es que después de muchos años vuelven a salir algunos colirios con asociación de inflamatorios y antibiótico. Es un campo que no deja de moverse.

¿La población sabe que debe hacerse revisiones?

La gente se revisa poquísimo la vista y hay edades claves como en la infancia con dos o tres añitos porque a veces hay defectos de graduación y generan lo que se conoce como ojo vago. Luego en la adolescencia aparecen las miopías y habría que hacer estudios para ver el estado visual porque muchas miopías pasan desapercibidas. Luego entre los 40 y los 60 es importantísimo porque antes de que haya problema de vista de cerca empiezan a aparecer problemas de tensión ocular. A partir de 55-60 empiezan a parecer cataratas y problemas en la retina.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats