Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito de Elche baraja extender la ORA a La Zapatillera con precios reducidos para los residentes

Esther Díez asegura que la medida se pondrá en marcha si hay consenso y que el objetivo es que los vecinos tengan prioridad para estacionar en un barrio con mucho déficit de plazas

Una calle del barrio de la Zapatillera repleta de vehículos estacionados en la mañana de ayer.

Una calle del barrio de la Zapatillera repleta de vehículos estacionados en la mañana de ayer.

El barrio de la Zapatillera, paralelo a la avenida Juan Carlos I, es un firme candidato a tener a corto plazo estacionamiento regulado y de pago para residentes. El Ayuntamiento tiene pensado extender la zona «ORA» a este enclave de la ciudad que sufre la presión de vehículos que recurren allí porque van al centro de la ciudad que se encuentra a escasos metros. La Concejalía de Movilidad, dirigida por Esther Díez, ha visto oportuno dar prioridad a los vecinos para que puedan aparcar en un barrio donde, además muchos edificios carecen de parking subterráneo, y garantiza que será a «precios muy bajos».

Se da la circunstancia de que los que viven en esta zona de Elche también van a perder en los próximos meses el aparcamiento en superficie del Hort de Rastoll, próximo a Facasa, donde estacionan gratuitamente cien vehículos, porque el equipo de gobierno está dispuesto recuperar el huerto desaparecido. La inminente transformación de este solar ha llevado a que el alquiler de plazas en parkings privados esté al alza y los precios se estén disparando en la zona (no bajan de 50 euros al mes).

Estos son los planes que le esperan a lo que el departamento de Movilidad considera que es uno de los barrios con más déficit de aparcamiento. No obstante, según Esther Díez, la medida va a ser consensuada con las asociaciones de vecinos de La Zapatillera a partir de otoño, cuando su departamento se ha marcado como objetivo realizar un mapa de propuestas del estacionamiento de pago regulado, entre ellas, la zona azul. El propósito «si los vecinos quieren», dice en todo momento la edil y portavoz de Compromís, es poder blindar la zona para los residentes.

Altabix

Otro ejemplo, donde el Ayuntamiento tiene puesto el foco es en el barrio de Altabix. En este punto, según la concejala de Movilidad, hay demanda de los comerciantes para crear zona azul como existe en buena parte del centro de la ciudad, con el fin de favorecer la rotación de los vehículos. En este caso, el compromiso municipal es también llegar a un acuerdo con comerciantes y vecinos para poner en marcha una medida que no será inminente.

Y es que será a partir de otoño cuando el Ayuntamiento se ha comprometido a ponerse a trabajar en rediseñar el estacionamiento de pago en las calles de la ciudad, que llevará, además, a los responsables municipales a estudiar la supresión de algunas calles donde actualmente hay zona azul, como podría ser la calle Ángel, un vial donde los hábitos de conducción han cambiado tras la peatonalización de la Corredora.

La política de aparcamientos del bipartito se une a los cambios que está afrontando el centro de la ciudad en los últimos años. La peatonalización de la Corredora y de la Plaça de Baix, la prioridad peatonal en una decena de viales, los carriles bici y específicos para el autobús urbano bajo la premisa de reducir el tráfico y «humanizar» las calles son las principales actuaciones que en cuestión de un año están cambiando la forma de moverse en la zona céntrica.

Si bien, estas decisiones han generado elogios entre una parte de los ilicitanos, pero también críticas de aquellos que consideran que hay que dar alternativas de aparcamiento porque algunas de estas obras ha conllevado la supresión de estacionamiento gratuito en la calle. La oposición ha sido especialmente crítica con los planes de la Concejalía de Movilidad que hay en marcha. Y los que quedan.

Sólo el 20% de usuarios paga con el móvil o con tarjeta de crédito

Casi el 20% de los conductores que ha aparcado en la zona azul de Elche este año lo ha hecho con el móvil o con la tarjeta de crédito. Desde septiembre, el Ayuntamiento, a través de la empresa municipal Pimesa, puso en marcha el reivindicado sistema de pago en las calles reguladas por la ORA. En concreto, el 83% abonó las tasas con monedas en el parkímetro, mientras el 11% utilizó la tarjeta y el 6% la aplicación móvil. La concejala de Movilidad, Esther Díez, dice que todavía queda mucho recorrido para que puedan cambiar los hábitos en un año especialmente complejo con la pandemia y valoró los porcentajes de forma positiva.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats