Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP lamenta el derribo del edificio de Almacenes Parreño

Ruz insiste en que si hubieran actualizado el catálogo de inmuebles protegidos se podría haber evitado la demolición en la calle Salvador

Una grúa preparando el derribo del edificio de Almacenes Parreño, el viernes

Una grúa preparando el derribo del edificio de Almacenes Parreño, el viernes

El Partido Popular acusado al equipo de gobierno de dejar perder el patrimonio ilicitano tras conocer el inminente derribo del antiguo edificio de Almacenes Parreño de la calle Salvador. El viernes, tal y como publicó INFORMACIÓN, la céntrica vía peatonal se cortaba en uno de sus tramos para el comienzo de los trabajos previos a la demolición de un histórico edificio del siglo XIX que carece de protección municipal

El portavoz del PP, Pablo Ruz ha dicho hoy que “si bien el edificio tiene unos propietarios, y estos han decidido su derribo, también es cierto, que esto se produce por que este gobierno municipal de PSOE y Compromís llevan meses, incluso años, anunciando la actualización del catálogo de edificios protegidos y, a día de hoy, no se ha actualizado absolutamente nada, hecho que podría haber evitado este derribo y dando buena muestra de sus reiterados incumplimientos.”

El presidente de los populares ha atribuido al "desprecio al patrimonio municipal, la falta de trabajo y esa forma de entender la política" del equipo de gobierno "al derribo de este edificio en un entorno patrimonial de primera magnitud".

Pablo Ruz ha lamentado, por último, la "desidia del PSOE y de Compromís (que se opuso a conceder la licencia de derribo en contra de sus socios de gobierno) en materia patrimonial" y reclamó que "dejen de mentir y trabajen para defender el patrimonio de todos".

Una demolición anunciada

Desde el viernes una grúa tomó parte de este vial peatonal del centro histórico para iniciar los trabajos previos a la demolición que comenzará en los próximos días, según ha confirmado la propiedad del inmueble a este diario, una vez obtengan todos los permisos. Un tramo de la calle está cortada para albergar la maquinaria que hará desaparecer para siempre el lugar que albergó la antigua juguetería, un edificio que data de finales de siglo XIX o principios del XX, enmarcado en el proceso de construcción de un ensanche pegado al centro que fue propiciado por la burguesía mercantil de la época.

Eso sí, puesto que la Concejalía de Urbanismo no cuenta aún con un proyecto de edificación en el solar (tienen dos años para presentarlo), los dueños tendrán que cumplir con medidas de ornato. Y esto implica que hasta que se construya obra nueva tendrá que mantenerse la primera planta en pie. De hecho, desde la obra han confirmado a este diario que van a van a quitar la planta superior y los balcones por seguridad, pero que no van a hacer la demolición entera.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats