Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Terminan de asfaltar Virgen de la Cabeza un año después de que empezara la obra

El Ayuntamiento tendrá que finalizar todavía la instalación de las luces led, la valla de la estación de autobuses y el cambio del pavimento en un tramo de la calle para dar por acabada la remodelación del acceso al centro de la ciudad

Los trabajos de asfaltado en la calle Virgen de la Cabeza retomados este jueves tras abandonar la empresa la obra en mayo. | ANTONIO AMORÓS

Los trabajos de asfaltado en la calle Virgen de la Cabeza retomados este jueves tras abandonar la empresa la obra en mayo. | ANTONIO AMORÓS

La calle Virgen de la Cabeza ya está completamente asfaltada. Casi año después de que arrancaran las obras para remodelar el acceso al centro, el firme está acabado, pero todavía quedan flecos para dar por finiquitada una actuación que se ha demorado más de la cuenta y que se le ha atragantado al Ayuntamiento.

Tras abandonar la empresa concesionaria los trabajos en mayo cuando estaban al 90% de su ejecución, al equipo de gobierno no le quedó otra que asumir la recta final de la reurbanización con otros medios. Este jueves, cortaron el tramo desde la Avenida del Alcalde Vicente Quiles Fuentes para completar el asfalto que había quedado pendiente. Una vez solventada esta parte, lo que aún queda por atender para que la obra pueda darse por acabada es la colocación de luces leds, el cambio pavimento donde ahora hay madera y la finalización de la valla de la estación de autobuses.

La concesionaria abandonó los trabajos, que tenían un plazo de ejecución de cuatro meses, en mayo

decoration

El plazo que dio el ejecutivo local hace unos días para concluir los trabajos fue el mes de julio, con la pretensión de que pudieran estar finalizados en una semana. En este sentido, la edil de Movilidad, Esther Díez, aseguró ayer que el Ayuntamiento todavía no puede intervenir en estos flecos pendientes porque la empresa no ha contestado las alegaciones a las que tiene derecho por ley.

Con ello, para asistir al final de unas obras que se han hecho eternas, sobre todo, para los vecinos del entorno y para los colegios de la zona, todavía habrá que esperar algo más. Los trabajos han consistido principalmente en la creación de un carril exclusivo para el autobús y la ampliación de aceras, lo que ha supuesto la eliminación de la banda de aparcamientos, lo que no se salvó de la polémica.

Fue un proyecto anunciado como la nueva puerta de entrada al casco histórico, con 300.000 euros de presupuesto, que debería haber estado acabado en cuatro meses, incluso antes de la peatonalización de la Corredora. Pero, la actuación ha ido encadenando incumplimientos por parte de la empresa, tal y como sostienen desde el ejecutivo local, que agotó las dos prórrogas legales del contrato.

Primero, el soterramiento de las líneas eléctricas que colgaban de varios postes de madera, (lo que no estaba programado inicialmente), hizo que los trabajadores pidieran más tiempo al Ayuntamiento. Después, hubo imprevistos en la remodelación de las aceras, lo que contribuyó a alargar más los plazos. Para ello tuvieron que aprobar una ampliación del presupuesto de 32.000 euros.

En febrero el vial seguía estando patas arriba. Entonces la edil de Movilidad, Esther Díez, explicaba que la empresa adujo problemas para que le suministraran el material. Confiaron desde el equipo de gobierno en que la actuación podría estar acabada antes de marzo y ya empezó a plantearse sancionar a la mercantil una vez finalizara la obra. Llegó finales de marzo y la actuación seguía sin estar acabada. Sin embargo, para PSOE y Compromís la opción de «echar» a la empresa seguía siendo la última porque consideraba que las obras estaban en la recta final y si se rompía el contrato habría que iniciar un procedimiento de licitación para reanudar los trabajos que se alargaría mucho más de lo que quedaba por acabar en esta calle. Y en mayo dieron por roto el contrato.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats