Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tramitan de urgencia la retirada del amianto del hotel de Arenales

La constructora sigue con los preparativos para ejecutar la demolición que depende del permiso para desmantelar el fibrocemento - Los terrenos se vieron afectados en los últimos temporales

Una máquina trabaja esta semana en las inmediaciones del hotel de Arenales de forma previa al derribo de las ruinas. | INFORMACIÓN

Una máquina trabaja esta semana en las inmediaciones del hotel de Arenales de forma previa al derribo de las ruinas. | INFORMACIÓN

El permiso para retirar el amianto del hotel de Arenales, como paso previo a la demolición total de las ruinas, será tramitado por la vía de urgencia. A unos días para que arranque agosto la constructora encargada del derribo del complejo hotelero sigue a la espera de esta importante autorización sin la cual no puede desmantelar el fibrocemento ni tampoco tirar abajo el esqueleto de primera línea.

Por el momento, lo que han conseguido los encargados de las obras es que el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat) acepte acelerar la licencia para eliminar el material tóxico que contienen las estructuras del inmueble a escasos metros de la playa.

La incógnita todavía es cuándo recibirán el visto bueno para ello y lo más importante, cuándo se ejecutará el esperado derribo, si antes o después del verano. Mientras tanto, los trabajos previos y preparatorios continúan en las inmediaciones del hotel. Si bien son labores de baja intensidad y movimientos de tierra para que la maquinaria pesada pueda entrar con seguridad una vez se obtengan todos los permisos. Y es que estos terrenos se ha visto profundamente afectados con los últimos temporales, que produjeron hundimientos y acumulación de agua en la parcela donde continúa en pie lo que queda del edificio de los años sesenta.

De cualquier manera, fuentes cercanas a la propiedad insistieron en que el proceso seguirá su marcha y dijeron que tienen voluntad de que cuanto antes puedan quitarse de en medio el problema que han ocasionado tantos años las ruinas del hotel de Arenales.

El pasado mes de junio, la constructora obtuvo luz verde por parte del Ayuntamiento para comenzar con la demolición y estimó que la «operación» tardaría alrededor de cuatro meses. Sin embargo, la tramitación del permiso para desmantelar el amianto está retrasando en cierta medida una obra que ya se vislumbraba que iba a ser compleja.

Lo positivo para muchos usuarios de la playa de Arenales, vecinos y visitantes, es que los trabajos que se están acometiendo estas semanas no están ocasionando grandes molestias como se temía que fuera cuando se anunció que el derribo coincidiría con la temporada alta. De hecho, para muchos que la demolición comience tras el verano, como está planteándose la constructora, es una idea que comparten.

A pesar de que en esta zona del litoral y de La Marina el Ayuntamiento prohíbe por ordenanza hacer obras de construcción y de demolición, justo la parcela donde está el hotel se salva de la normativa porque es suelo no urbanizable y marítimo terrestre, es decir fuera del ámbito de aplicación de la ordenanza. Un argumento que dio el equipo de gobierno para justificar que no había podido evitar el inicio de los trabajos en plena temporada alta.

El alcalde, Carlos González, ya aseguró haber pedido a la empresa que ejecutara los trabajos con el máximo rigor, primando la seguridad, para evitar las molestias en Arenales. «El derribo del hotel es una buena noticia para todos los residentes en Arenales y Elche. Las obras solucionarán un problema que estaba enquistado y que dañaba seriamente la imagen de la pedanía. Esperamos que el impacto en el desarrollo de la temporada estival sea bajo», manifestaba el primer edil hace un mes, antes de añadir: «Se trata del asunto más complejo con el que se ha encontrado el Ayuntamiento de Elche en décadas».

Un derribotras un complejo conflicto jurídico

Las ruinas del hotel de Arenales pasarán a la historia tras un largo conflicto jurídico y un intento fallido de reconstruir el inmueble levantado en los años sesenta. Tras declarar hasta el Tribunal Supremo que aquellas obras de 2015 para reabrir el hotel fueron ilegales porque hubo construcción nueva, ha sido este verano cuando Arenales ha empezado a despedirse del hotel fantasma. El inmueble permanece cerrado desde el año 1979, por lo que ha habido que esperar cuatro décadas para que se le ponga fin a un problema que afea el paseo marítimo.

Un derribo tras un complejo conflicto jurídico

Las ruinas del hotel de Arenales pasarán a la historia tras un largo conflicto jurídico y un intento fallido de reconstruir el inmueble levantado en los años sesenta. Tras declarar hasta el Tribunal Supremo que aquellas obras de 2015 para reabrir el hotel fueron ilegales porque hubo construcción nueva, ha sido este verano cuando Arenales ha empezado a despedirse del hotel fantasma. El inmueble permanece cerrado desde el año 1979, por lo que ha habido que esperar cuatro décadas para que se le ponga fin a un problema que afea el paseo marítimo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats