Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La restricción del tráfico en los puentes depende todavía de una aplicación que saldrá a concurso

La puesta en marcha de esta medida vinculada a la peatonalización de la Corredora, que arrancó hace un año, sigue demorándose más de lo previsto por la Concejalía de Movilidad

El puente de Canalejas con vehículos circulando para acceder al casco histórico de la ciudad. |

El puente de Canalejas con vehículos circulando para acceder al casco histórico de la ciudad. |

La restricción del tráfico al centro de la ciudad por los puentes de Canalejas y el de la Virgen que el equipo de gobierno de PSOE y Compromís anunció que pondría en marcha una vez peatonalizara la Corredora sigue demorándose más de lo previsto en el Ayuntamiento de Elche. La intención de aliviar el número de vehículos en el casco histórico continúa siendo un objetivo para el área de Movilidad, dirigida por Esther Díez. La idea es que solo residentes, vehículos de emergencia, transporte público, usuarios de parkings públicos y empresas de mercancías atraviesen los viaductos. Sin embargo, ahora cuando se va a cumplir un año desde que comenzaran las obras de peatonalización en el principal eje de la zona centro, todavía no hay una fecha clara de la puesta en marcha de esta medida que marcará un antes y un después en el municipio.

Tráfico en el puente de Canalejas de Elche. | ANTONIO AMORÓS

La razón que da la edil responsable del departamento es que la propuesta que solicitaron a una empresa especializada, que ha diseñado softwares en otras grandes localidades como Murcia , tiene un presupuesto que se excede de un contrato menor. Por eso, el Ayuntamiento va a tener que elaborar un pliego de condiciones y sacar a licitación la aplicación, lo que implicará que la puesta en marcha de la medida vuelva a dilatarse en el tiempo.

A finales de 2020, la Concejalía de Movilidad Urbana anunció su intención de autorizar a un máximo de 27.000 vehículos el acceso restringido a la zona centro de Elche, a través del puente de Canalejas o del de Santa Teresa, y que la medida iba a estar en vigor en un plazo aproximado de seis meses. La pretensión entonces era que los propietarios de las 9.000 viviendas cuyo acceso rodado se verá afectado (lo que incluye a parte del barrio del Raval) tendrían la posibilidad de incluir un máximo de tres matrículas, que serían reconocidas por las cámaras lectoras.

El argumento del equipo de gobierno para restringir el tráfico en los puentes de Canalejas y el de Santa Teresa es «humanizar» la zona centro reduciendo el tráfico.

decoration

En el caso de los vehículos que atraviesen la zona, si no se dirigen en un tiempo prudencial a un aparcamiento público la idea es que sean sancionados, para lo cual es necesario disponer de información de los turismos que acceden a la zona en tiempo real.

Pasan al día por el puente de Canalejas, según un estudio realizado en 2017 para el Ayuntamiento antes de la peatonalización de la Corredora y de la Plaça de Baix, por lo que ahora será menor.

decoration

Los coches de personas con movilidad reducida tendrán un tratamiento especial para que puedan cruzar ambos puente. El Ayuntamiento ya los tiene, de hecho, registrados.

La idea de la Concejalía de Movilidad es que los propios vecinos puedan contar con una aplicación móvil que puedan autogestionar para dar bajas y altas de matrícula. En principio, la cifra máxima será de tres vehículos por vivienda (pues será el propietario el titular del derecho y se le identificará por el recibo del IBI) y podrá modificarse al alza siempre y cuando se justifique los motivos. Igualmente, los comerciantes tendrán la posibilidad de facilitar un mayor número de matrículas para atender la llegada de mercancías. En el caso de las personas que estacionen su vehículo en aparcamientos público, la autorización para acceder al centro a través de los puentes será automática.

Contaminación

El objetivo de restringir el tráfico en los puentes es minimizar, entre otras cosas, el ruido y la contaminación en las calles Alfonso XII y Juan Ramón Jiménez, donde en 2019, antes de peatonalizar la Corredora, se realizaron obras para adaptar la calzada al paso de los autobuses que ya no hacen parada en la Plaça de Baix.

El puente de Canalejas es atravesado diariamente por más de 7.000 vehículos, según un estudio elaborado para el Ayuntamiento en 2.017. De hecho, el equipo de gobierno llegó a consensuar esta medida con los propios vecinos de Alfonso XII y alrededores preocupados por el aumento de los vehículos tras la peatonalización de la Corredora. La restricción en los dos puentes es una decisión que la Concejalía de Movilidad ve positiva para reducir los vehículos que utilizan el centro como zona de paso. Lo que este departamento municipal persigue es que la gente que quiera visitar el casco histórico y comercial deje sus coches en la red perimetral de aparcamientos para hacer la zona más «humana, verde y segura» para el peatón.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats