Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas patronales

Mil raciones de solidaridad

La Gestora de Festejos Populares hace llegar porciones de un arroz con costra gigante a más de un millar de personas en situación vulnerable de centros sociales de Elche y comarca - La ermita de San Crispín acoge la elaboración del plato ilicitano

Instante del corte del arroz con costra en el solar frente a la ermita de San Crispín. | ANTONIO AMORÓS

Las restricciones por la pandemia impidieron que el arroz con costra gigante se elaborara en el Paseo de la Estación y se repartiera entre ilicitanos y turistas. Ante ello, la Gestora y la Concejalía de Fiestas trasladaron el acto a la ermita de San Crispín y le dieron un giro solidario, al llevar más de mil raciones del típico plato ilicitano a seis centros sociales de Elche y otros puntos de la comarca.

La pandemia ha impedido que la tradicional elaboración del arroz con costra gigante del 10 de agosto, en plenas fiestas patronales, se haya podido realizar este martes con el bullicio habitual en el Paseo de la Estación, mientras las comisiones preparan sus platos para participar en el concurso. El año pasado este acto, uno de los más populares de los días grandes, no se pudo llevar a cabo y en esta ocasión se ha recuperado con un giro de guion. Al no haber una celebración pública, la Federación Gestora de Festejos Populares y la Concejalía de Fiestas decidieron que la costra se repartiera en seis centros sociales de Elche para atender a personas que se encuentran en situación vulnerable. Gracias a la colaboración de Alicante Gastronómica, el tradicional plato ilicitano también ha llegado a otros puntos de la comarca del Baix Vinalopó.

Reparto de las raciones que llegaron a partir del mediodía al asilo de San José de Elche. | ANTONIO AMORÓS

Desde las 7 horas el arroz con costra se empezó a elaborar frente a la ermita de San Crispín, junto al instituto Severo Ochoa. Agentes de la Policía Local acordonaron el lugar para que el gigante plato se pudiera elaborar en un acto privado. En torno a las 11.30 horas tuvo lugar el tradicional corte oficial, en el que estuvieron presentes el alcalde, Carlos González, los ediles de Fiestas y Derechos Sociales, el presidente de la Gestora, Fernando Jaén, y las Reinas y Damas de las fiestas.

Integrantes de la Gestora preparan los envases para su distribución.

Un equipo formado por una treintena de personas participó en la confección de la costra, quince de ellas ejerciendo directamente como cocineros. Los otros miembros, pertenecientes en su mayoría a la gestora, se dedicaron a las labores de logística, distribuyendo las raciones en envases de plástico y guardándolas en cajas de cartón que, posteriormente, eran colocadas en furgonetas para su posterior reparto por el servicio DYA. Todos los participantes en la elaboración del arroz con costra se habían hecho una PCR previa para cumplir con las medidas de seguridad que impone la actual situación sanitaria. Los seis centros sociales de Elche a los que se llevó la comida, a partir del mediodía, fueron el Asilo de San José, el comedor social Al Taufik del barrio de Carrús, la Casita del Reposo, el convento ubicado en la carretera del León, el convento de Las Clarisas y el centro de menores L’Omet.

Habitualmente del arroz con costra gigante se reparten unas 2.500 raciones en el Paseo de la Estación, ya que son platos de degustación. En esta ocasión se distribuyeron la mitad, aproximadamente, ya que las raciones envasadas fueron más generosas para completar lo que sería la comida normal de una persona. Para la elaboración del plato se emplearon 75 kilos de conejo troceado, 45 kilos de pollo troceado, 25 kilos de tomate triturado, 20 litros de aceite de oliva, 3 kilos de sal, 200 gramos de colorantes alimentario, 25 kilos de embutido variado (butifarrón, negro y longaniza roja), 85 docenas de huevos y, como no podía ser de otra manera, 90 kilos de arroz. Todo cocinado en un perol de barro y una costrera de grandes dimensiones.

«Creo que esta acción humaniza la fiesta y es el reflejo de que Elche es una ciudad solidaria», señaló el alcalde, quien mostró su satisfacción por ser partícipe de un acto «en el que se produce la fusión de la tradición culinaria y festera y la profunda vinculación solidaria de los ilicitanos». Por su parte, el edil de Derechos Sociales, Mariano Valera, agradeció la labor de todos los que han posibilitado el gesto solidario.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats