Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Cien millones de inversiones en Elche pero los mismos impuestos

El bipartito promete encontrar una solución este curso al edificio de El Progreso, adjudicar el restaurante del Parque Municipal y renovar diez espacios públicos en los próximos meses

El alcalde y la portavoz de Compromís, en el arranque del curso politico.

Más de cien millones de euros. Es lo que el alcalde, Carlos González, estima que costarán todos los proyectos que van a desarrollarse en Elche durante el presente curso político, incluyendo todo lo que hará el Ayuntamiento, la Generalitat y lo que financiarán los fondos europeos. PSOE y Compromís comparecieron este lunes juntos para prometer y poner cifras a una batería de actuaciones y de obras concretas, muchas ya iniciadas, otras nuevas y otras tantas enquistadas y anunciadas septiembre tras septiembre. Y todo ello, congelando los impuestos y las tasas municipales para el próximo 2022.

Para este cuatrimestre y como más inmediatos, el bipartito se ha comprometido a resolver la ubicación del Palacio de Congresos que prometió pagar la Diputación en la pasada campaña electoral. González confía también en los próximos meses en llegar a un acuerdo con los propietarios y la Conselleria de Cultura para desbloquear el conflicto de Nuevos Riegos El Progreso, inmueble apuntalado desde 2017 en pleno centro, con tal de que los dueños puedan construir un inmueble respetando la fachada. 

El derribo del hotel de Arenales; el concurso de ideas para decidir qué se hará con el Mercado Central; finalizar la fachada del instituto de Torrellano; adjudicar el restaurante del Parque Municipal; «dar pasos firmes» para la apertura del «learning factory»lo que definieron como un centro de formación y de demostración de prototipos o en el antiguo edificio de Correos, que la Generalitat arrastra desde hace tres años, fueron las primeras metas a las que se refirió el alcalde. La puesta en marcha de la Agencia Valenciana de Ordenación del Territorio, o lo que es lo mismo, la oficina que regularizará viviendas de toda la Comunitat, será realidad entre septiembre y octubre en un local provisional, fechas que el equipo de gobierno también ve claves para la concretar la financiación autonómica que recibirá el Palmeral de Elche una vez aprueben las próximas semanas las Cortes Valencianas la tan esperada ley de promoción y de protección. «Dejar avanzado» el nuevo transporte a pedanías (pendiente desde el pasado mandato) y la modernización de la depuradora de Algorós, además de relanzar la candidatura a la Capitalidad Verde Europea con la participación ciudadana son otros de los objetivos que el equipo de gobierno admite estar dispuesto a conseguir a corto plazo. La transformación del parking de Facasa en el Hort de Rastoll; la creación del parque de las víctimas del covid en el Cementerio Viejo; la reforma del Jardín de Andalucía; la modernización del Passeig de Germanías (incluye la apertura del refugio y supresión de la Cruz de los Caídos); la creación de un carril con prioridad para el peatón en la calle Olegario Donmarco Seller, de Carrús, (donde se perderán 120 plazas) y la peatonalización de la Replaceta de les Barques, serán realidad en los próximos meses, según el ejecutivo. Este curso será también, según González, el de la ampliación del colegio La Paz de Torrellano, el de la ampliación del colegio Las Baias y la del colegio Rodolfo Tomás Samper. Además, tendrá lugar el inicio de las obras del colegio público 37 «Els Arrels» y el Virgen de la Luz. 

El nuevo consultorio médico en La Marina y la licitación inmediata de la redacción del segundo centro de salud de Altabix, así como las obras del bloque quirúrgico del Hospital General forman parte de las inversiones autonómicas que el equipo de gobierno ha «vendido» como grandes metas a conseguir este ejercicio político. Las reformas integrales de las instalaciones de La Marina y Los Palmerales, además de la obra del polideportivo inclusivo en el entorno del barrio del Cementerio nutren ese listado de promesas municipales para 2021-2022. Para ello, PSOE y Compromís ya están trabajando en el presupuesto municipal del año que viene, con la vista puesta en aprobarlo en noviembre, que según el primer edil será «expansivo» con la inversión y conllevará la congelación de impuestos. La concurrencia a los fondos europeos de reconstrucción será clave para poder ejecutar gran parte de lo prometido por el momento. La recuperación de los presupuestos participativos y la creación de un reglamento orgánico en el pleno son otros dos de los deberes que se han marcado los responsables políticos para conseguir ser uno de los municipios más transparentes de España. 

Compromís, de la mano de su portavoz, Esther Díez, incidió en la necesidad de atender la emergencia social y dejó claro que los carriles bici y las calles semipeatonales se extenderán por barrios y pedanías como baluarte de sus políticas sostenibles para atajar la contaminación.  

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats