Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atrapados 20 minutos cada día en Elche

Los padres del Candalix y Luis Cernuda lamentan la situación en la entrada de los escolares tras las obras en Nuestra Señora de la Cabeza

Vehículos subidos en la acera en el Paseo de la Estación y un policía que interviene en la zona. |

Vehículos subidos en la acera en el Paseo de la Estación y un policía que interviene en la zona. | ANTONIO AMORÓS

Atrapados durante más de 20 minutos todos los días. Así se sienten los padres y madres de los alumnos de los colegios Candalix y Luis Cernuda cuando acuden a dejar a sus hijos en los centros educativos o cuando van a recogerlos. Esta situación, que se vive en buena parte de los colegios de Elche, se ha agravado en esta zona tras la obra en la calle Nuestra Señora de la Cabeza, una intervención que lleva más de un año prolongándose y que ha supuesto que la vía pase a tener solamente un carril, dejando el otro para el autobús. También se han suprimido plazas de aparcamiento y el caos en el tráfico se está repitiendo todos los días desde que la semana pasada empezara el nuevo curso escolar.

Imagen tomada este martes del caos de tráfico que se vive a diario en la calle Nuestra Señora de la Cabeza a la entrada y la salida de los colegios. | ANTONIO AMORÓS

«Lo que se vive en Nuestra Señora de la Cabeza, en el aparcamiento de Candalix y en el Paseo de la Estación nos parece un escándalo. No hay plazas de aparcamiento y la mayoría de los padres nos vemos obligados a estacionar en doble fila, por lo que la situación se complica todavía más», lamenta el presidente del ampa del colegio Candalix, Joaquín Palazón. «El problema es que antes había dos carriles en Nuestra Señora de la Cabeza y más plazas de aparcamiento y ahora no los tenemos», apunta en la misma línea la presidenta del ampa del Luis Cernuda, Reme Hernández.

La situación más complicada se vive unos diez minutos antes de las 9 de la mañana, cuando los padres y madres coinciden a la hora de dejar a sus hijos en los colegios, en una zona en la que además de estos dos centros educativos también hay una escuela infantil próxima, Els Xiquets, y en la que, en ocasiones, también aparecen los estudiantes que acuden a examinarse a la UNED. El hecho de que con el protocolo covid la entrada a las colegios se haya hecho escalonada no supone un alivio para los padres, sino más bien un contratiempo, ya que se juntan los que quieren entrar a la «ratonera» con los que buscan la manera desesperada de salir de ella.

«Hay padres que preferimos pagar todos los días 50 céntimos y dejar el coche en el aparcamiento de la estación para evitarnos el caos», sostiene Palazón desde el ampa del Candalix. En su testimonio describe que muchos progenitores estacionan en Renfe pero que también hay quienes se ven obligados a hacerlo más lejos, en el interior del campus de la Universidad Miguel Hernández. La situación que se vive a las 9 de la mañana se repite, aunque en menor medida, cuando los escolares salen a las 13 horas y cuando lo hacen a las 15 horas los que se quedan al comedor. Todo apunta a que, a partir de octubre, cuando las clases finalicen a las 17 horas, también se vivirá la escena.

Atrapados 20 minutos cada día

Atrapados 20 minutos cada día borjacampoy

Agentes de la Policía Local acuden a diario a regular el tráfico para intentar la difícil misión de descongestionar esta céntrica zona de Elche. «El problema por las mañanas es que, una vez que te metes en el embudo, es imposible salir de él en menos de 20 minutos. Y muchos padres no se lo pueden permitir porque tienen que acudir a sus trabajos, es comprensible. Con las prisas, algún día lamentaremos un incidente con los niños», advierte Palazón.

En el caso del Luis Cernuda, la presidenta de su ampa denuncia que con las obras se han perdido las plazas de aparcamiento que había para personas con discapacidad funcional. «Hemos reclamado al Ayuntamiento que se recuperen y no nos han dado una respuesta», concluye Hernández.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats