Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CEU de Elche pone en marcha un programa de apoyo educativo a personas en riesgo de exclusión social

Once colectivos sociales de la provincia de Alicante presentan sus necesidades a los estudiantes del grado de Educación Infantil y Primaria

Proyecto del CEU de Elche.

Aprender ayudando. Este es eL objetivo de las V Jornadas Universidad y Solidaridad que organiza la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche y en la que once colectivos sociales de la provincia de Alicante presentarán mañana jueves, a los alumnos de los grados de Educación Infantil y Educación Primaria, sus necesidades específicas de apoyo educativo. A partir de aquí, los estudiantes universitarios se integrarán en estas asociaciones para crear materiales y recursos virtuales, así como dar respuesta a contextos socioculturales desfavorecidos, especialmente a personas con necesidades especiales y en situación de exclusión social.

La idea de esta jornada nace ligada a nuestro objetivo primordial de ser servicio a la comunidad, asegura Nuria Andreu, profesora de Magisterio en el CEU de Elche y coordinadora de este proyecto educativo. “La profesión docente va ligada al servicio a otros y por ello la competencia solidaria debe estar también integrada en la formación universitaria, pues todos podemos ayudar a crear un mundo mejor”, concluye. 

Conciénciate; Integra-TEACadot; APSA; Asociación Nooman Valencia; Artes Cultura y Ocio; Sense Barreres; APANAH; Intered; 22 q Levante; Apesoelx y Asociación Globo Elche son los colectivos que participan en estas jornadas, que nacen de la mano de un proyecto de innovación basado en el aprendizaje servicio. “Esta jornada pretende ser un escenario de difusión hacia la solidaridad. Para ello, contactamos con asociaciones que atienden a personas con necesidades específicas de apoyo educativo (personas con N.E.E. y en situación de exclusión social) para que nos cuenten sus proyectos y nos abran cauces para poder colaborar de forma solidaria con ellos”, afirma Nuria Andreu. 

De manera similar opina Antonio Luis Martinez-Pujalte Lopez, de la Asociación Conciénciate, para quien la solidaridad y el compromiso social deben ser componentes esenciales de la formación universitaria. “Igualmente, la experiencia demuestra -y los propios voluntarios lo atestiguan- que la implicación en acciones solidarias y el voluntariado contribuyen decisivamente a la maduración personal de los jóvenes. Especialmente, ayuda a ejercitar la empatía y confiere una mayor fortaleza para hacer frente a las adversidades”.

También para María Ángeles Jaén y Juana María Sánchez, directora y presidenta, respectivamente, de la asociación ARTES Cultura y Ocio esta iniciativa es un valor diferencial para los universitarios. “Concretamente para el alumnado de Magisterio es mucho más enriquecedor, ya que conocen a través de la experiencia otras herramientas para enseñar, exploran nuevos caminos”, aseguran.

De igual forma, Anto Noya, de APANAH considera que con este tipo de iniciativas se sientan las bases de la práctica profesional, independientemente de las disciplinas. “Probablemente se van a encontrar con personas con discapacidad y se ha de generar empatía, atención especializada con todas las personas. Que interioricen sus necesidades y que sean ágiles a la hora de dar respuesta”, apunta.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats